ChicamochaNews.net - Multilenguaje

viernes, 26 de enero de 2018

VIH/SIDA, un grave problema de Salud Pública

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Según el OBSERVATORIO DE SALUD PÚBLICA DE SANTANDER, en la actualidad, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) continúa siendo un grave problema de salud pública. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a finales de 2016 la cifra de personas infectadas por este virus a nivel mundial ascendió a 36,7 millones; a mediados de 2017 se reportaron 20,9 millones de personas en tratamiento.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que dos millones de personas padecen VIH en América Latina y el Caribe; además, "cada año, 100.000 personas adquieren el virus y 50.000 pierden la vida por causas relacionadas con el SIDA". Este virus causa deterioro en el sistema inmunológico, minimiza la capacidad del organismo para combatir infecciones; en las etapas más avanzadas, se convierte en SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) y puede tardar entre 2 y 15 años en manifestarse, dependiendo del individuo.

Si bien no existe cura para la infección por VIH, están disponibles fármacos antiretrovíricos eficaces que pueden controlar el virus y contribuir a prevenir su transmisión, a fin de lograr que las personas con VIH o alto riesgo de contraerlo puedan tener una vida larga, saludable y productiva.

Cálculos del Observatorio de Salud Pública de Santander (OSPS), basados en el Sistema de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA) indicaron que en el año 2016 se reportaron 462 casos de VIH/SIDA, para una tasa de incidencia notificada de 22,3 casos por 100.000 habitantes, siendo tres veces superior los casos notificados en hombres que en mujeres (es decir, fueron reportados 3 casos de VIH/SIDA en hombres por cada caso en mujeres). De acuerdo con la OMS, la transmisión del VIH se da a través del intercambio de  líquidos corporales de la persona infectada, entre estos: la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales. Se ha determinado que no es posible infectarse mediante contactos cotidianos como abrazos, besos, apretones de mano, compartir agua o alimentos.

Los factores de riesgo de esta enfermedad incluyen el tener relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo; tener otra infección de transmisión sexual como herpes genital, sífilis, clamidia, blenorragia o vaginosis bacteriana; el hecho de compartir objetos como agujas, jeringas u otros materiales; someterse a procedimientos que requieran cortes o perforaciones con material no esterilizado.

Para el control real del VIH/SIDA, es conveniente que se intensifiquen las acciones de tratamiento a los pacientes que tengan acceso a consultas, exámenes y tratamiento oportuno y se prioricen cada vez más estrategias educativas entendibles convincentes de prevención de la enfermedad, especialmente entre adolescentes y adultos jóvenes.

Las preguntas son: ¿qué estará pasando a nivel local en los pueblos de la REGION DEL CHICAMOCHA? ¿las actividades de promoción y prevención sin medición de impacto estarán cumpliendo su cometido? O, ¿las relaciones inseguras, en especial en jóvenes, estará generando más casos nuevos de VIH positivos y futuros pacientes con SIDA con el trauma  para el paciente, la familia y mayor costo para el debilitado sistema da salud?    

jueves, 14 de diciembre de 2017

Corrupción: ausencia de principios y valores

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Desde los casos más escandalosos del nivel nacional como los de Odebrecht, en el sector de infraestructura; el cartel de la toga, vergüenza judicial; el cartel de la hemofilia, entre los muchos del sector salud; el tumbe a los niños con el Plan de Alimentación Escolar PAE, pasando por los escándalos departamentales en el que predominan los elefantes blancos con la plata de regalías hasta los chanchullos de los municipios con las compras y obras de mala calidad con sobreprecios o las ficticias y los innumerables casos en sector privado que está siempre detrás de la corrupción en lo público. La extensión y persistencia de las prácticas corruptas en el país demuestran que no se trata de un fenómeno ocasional y aislado, ni que es exclusivo de la política, sino que estamos ante tendencias profundamente arraigadas en la cultura que afectan los códigos morales más profundos.Publicidad

La primera reacción ante este alud de corrupción es poner en entredicho la eficacia de los organismos de control y del sistema judicial, pero aunque el papel de estas instituciones es muy importante, hay que notar que su actuación tiene límites y se reduce a los hechos cumplidos: estas entidades no hacen mucho en prevención y poco o nada a la hora de combatir las raíces sociales del problema. En los diferentes niveles de los organismos de control también hay algunos personajes que llegaron allí porque compraron el cargo y su misión es la del famoso "cuarto de hora", extorsionando a los que vigilan o absolviendo compinches o a los que le ayudaron a llegar al cargo. De nada servirá pasar de las no menos de 60 contralorías, (la mayoría de bolsillo), a una sola, si la designación del líder o la entrada y permanencia de los funcionarios no se amarra a lo fundamental: LA ÉTICA.

La corrupción, epidemia mundial, cáncer de nuestra nación, no se asocia a nivel académico, etnia, religión o inclinación política, simplemente está arraigada en nuestra sociedad, es sinónimo de viveza; los papas poco éticos aplauden a sus hijos cuando hacen sus primeras pilatunas asociadas a la trampa, les dicen con orgullo que "son inteligentes", si son de estrato alto; "abejas" en estrato medio y bajo, cuando en realidad  no pasan de ser pichones de la corrupción.

El pensamiento y actuar solidario, soporte para combatir la corrupción en nuestra sociedad, se reduce al entorno familiar o clientelista. No tenemos lo que sí sucede en otros países con menos corrupción, donde la solidaridad abarca hasta toda una clase social, en especial la media; sus miembros, así no se conozcan, respetan los derechos, cumplen los deberes y lo recursos de la comunidad se consideran de todos; son vistos como verdadero bien público, en verdad sagrados y no como los ven los corruptos: un gran botín.

La corrupción, según expertos, sí se asocia al nivel socioeconómico; no en vano se ha acuñado el refrán "la ley es para los de ruana". Esto es relevante, porque los estratos alto y medio-alto son los mayores agentes de la corrupción en Colombia. Desde luego, la criminalidad se encuentra más abierta en los estratos inferiores, pero esta nace, en parte por las dificultades de acceso a las oportunidades económicas, inequidad y es secuela de la misma corrupción. También dicen los expertos que lo que históricamente ha existido en nuestro país, es un acomodo entre élites nacionales, regionales y locales: las primeras conceden a las segundas un amplio grado de autonomía a cambio de su respaldo. Centralismo corruptor.

Agregan que, "el limitado crecimiento económico del país y la concentración de sus beneficios, han significado niveles de apenas subsistencia para la mayoría de colombianos". Esta precariedad en las condiciones de vida obliga a concentrar la atención en satisfacer las necesidades más básicas, pero no permite pensar e influir en los niveles superiores, donde se fundamentan la moralidad y la solidaridad. Los analistas del fenómeno de la corrupción dicen que solamente el crecimiento de una clase media próspera, segura e independiente, puede fortalecer la capacidad moral.

En ausencia de una moral de base amplia, el Estado es percibido como un botín, una fuente de la cual hay que aprovecharse si la oportunidad lo permite. Y el sector privado no escapa a tendencias similares.

En Colombia nunca ha habido frontera entre corrupción y astucia.

Muy bien por quienes, a pesar de estar dentro de una sociedad complaciente con la corrupción, viven y fomentan sin protagonismo la cultura de: "hacer las cosas bien sí paga y produce felicidad".

domingo, 19 de noviembre de 2017

Sobrepeso y obesidad infantil, un tema preocupante

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Malos hábitos alimenticios y sedentarismo, son las causas principales de que los niños ganen peso de forma excesiva. La obesidad infantil se define como aquella circunstancia donde el peso para la edad de los niños está por encima del estándar recomendado por la Organización Mundial de la Salud, OMS.  

Dos de cada diez niños colombianos padecen problemas de sobrepeso, o lo más delicado, obesidad. En el país, el 46% de la población general presenta este problema de salud pública. La obesidad es una de las enfermedades más preocupantes en el siglo XXI, se considera casi una epidemia y un problema de salud pública. La prevención de la obesidad es uno de los mayores retos que enfrentamos en la actualidad.

Lo más preocupante, es que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y con muchas más probabilidades de padecer, en edades tempranas, enfermedades cardiovasculares, diabetes y hasta cáncer.

El objetivo de la prevención de la obesidad infantil, consiste en lograr un equilibrio calórico que se mantenga a lo largo de toda la vida. Se recomienda a los padres que tengan un estilo de vida saludable que lo fomenten, consumiendo frutas y verduras, haciendo  ejercicio, puesto que el comportamiento de los niños suele modelarse a través de la observación y la adaptación; en los niños se generan hábitos de vida saludable con el ejemplo. El entorno escolar es ideal para obtener conocimientos sobre opciones dietéticas saludables y la actividad física.

Las comidas rápidas, alimentos procesados, los paquetes, salsas, etc., son alimentos que contribuyen a una inadecuada dieta en los niños y al desarrollo de la obesidad infantil. En ausencia de regulación en nuestro país las empresas productoras nacionales o extranjeras de este tipo de alimentos se lucran, mientras los consumidores, niños y adultos se enferman.

Es de conocimiento universal, que la alimentación saludable, cero tabaco, ejercicio físico diario y bajo consumo de alcohol, disminuyen hasta en un 70% la mortalidad prematura.

Los colombianos se caracterizan por tener malos hábitos alimenticios. Se sabe que 3 de cada 10 personas consume diariamente alimentos fritos, 2 de cada 10 colombianos consume gaseosas o bebidas azucaras a diario, 9 de cada 10 consume azucares y dulces, 1 de cada 3 no consume frutas a diario y 2 de cada 3 no consume verduras; además del elevado consumo de comidas con exceso de sal. Esos malos hábitos tienen mayor prevalencia en los estratos socioeconómicos bajos con SISBEN 1 y 2

Dato desalentador: en Colombia el 72% de los hombres y el 86% de las mujeres no realizan al menos 150 minutos de actividad física por semana. Además, el 62% de los niños y adolescentes ve televisión o manipula video juegos de manera excesiva, por supuesto, sin hacer actividad física alguna.

Una buena política pública en salud, para enfrentar con éxito el problema de sobrepeso y obesidad, se basa en el reduccionismo, con tres componentes:

1.- Cambio en los incentivos, es decir, cambio de precios en productos como las bebidas azucaradas. Deben tener impuestos y su recaudo debe ser para ayudar a atender el gasto en salud, ocasionado por sobrepeso y obesidad.

2.- Cambio en el chip que está en la mente de las personas, que tiene como fin dar información sobre el valor alimentario, y en algunos casos contrarrestar cierta publicidad nociva como las de las bebidas azucaradas y alimentos procesados.

3.- Cambiar normas de comportamiento social, que se puede hacer desde la educación; la generación de normas, impuestos y subsidios; etiquetado y empaquetado y regulación de la publicidad en alimentos para menores de 18 años.

Qué lástima que en la última reforma tributaria, haya pesado más ante el cuestionado congreso de nuestro país, el poder económico de las empresas que producen bebidas azucaradas, que el conocimiento universal de los perjuicios de las mismas sobre la salud; lo inteligente, así fuera antipopular, era gravar  con impuestos dichas  bebidas.

Por ahora, solo queda la necesidad de crear conciencia desde temprana edad en los colombianos, para prevenir y disminuir los índices de obesidad y sobrepeso que están afectando a la mayoría de ciudadanos. Los llamados a hacer esta tarea son los padres de familia y cuidadores de niños bien informados para que, con argumentos, eviten el acceso de niños y niñas a los alimentos que propician sobrepeso y  obesidad, para que eviten en el futuro tener que mendigar al fallido sistema de salud con sus EPS, atención médica para sus hijos obesos.

¡Detrás de un niño con sobrepeso u obesidad, hay papás o cuidadores alcahuetes!

jueves, 19 de octubre de 2017

El poder, ¿para qué?

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Falta menos de un año para que finalicen los 8 años del gobierno SANTOS y los cuatro años de los actuales parlamentarios; van casi dos años de los Gobernadores y Alcaldes con el infortunio de que son muy contadas las muestras del buen uso del poder. El desprestigio del presidente ya casi es record, según las grandes encuestadoras que miden la popularidad de los personajes influyentes en la vida nacional, y el Congreso mantiene el deshonroso puesto de ser la institución más desprestigiada del país. Congreso y Presidente, los encargados de mejorar la calidad de vida, en especial de los de a pie, distrajeron su tiempo en el tema fundamental para el futuro del país, como es la paz, pero dejaron de lado graves problemas como el de la salud, cultivos ilícitos, narcotráfico y por supuesto, la corrupción.

Los años de abundancia de recursos estatales, producto de regalías por los buenos precios del petróleo, no impactaron positivamente lo que más requiere solucionar nuestro país, como es la inequidad social. Los ricos se hicieron más ricos y a los de a pie no se les mejoró su calidad de vida, de forma significativa.

Los ricos educan a sus hijos en las mejores instituciones del país o del exterior, lo pobres,  con desnutrición a bordo, problemas de vivienda, transporte e inseguridad, reciben educación tercermundista con maestros desmotivados, mal pagos, sin suficientes ayudas didácticas e infraestructuras en su mayoría obsoletas e inseguras, y restaurantes escolares con sabor a corrupción. Los ricos cuidan su salud con Medicina Pre pagada, con excelentes servicios dentro y fuera del país, chequeos ejecutivos, (no siempre necesarios). Los congresistas con régimen especial de salud, complaciente con excentricidades; los de a pie, ni con tutelas ni palancas, ni encadenándose, logran recibir servicios de salud oportunos y al menos en condiciones dignas.

Cuando a algunos congresistas se les cuestiona por su pobre ejecutoria sobran las disculpas, pero ninguno acepta que han usado el poder en beneficio propio o de sus allegados, dejando en segundo plano el interés nacional, el interés del colectivo. En salud no reconocen que prefieren las gabelas económicas o la burocracia que les generan las EPS, con tal de que las protejan del débil control de la Supersalud, así a sus electores les toque un pésimo servicio.

Como si fuera poco, el mal ejemplo de la rama ejecutiva y legislativa, la judicial dejo ver recientemente lo que se sabía pero no se publicaba, la venta de sentencias de todo tipo al mejor postor, el predominio de las palancas, los sobornos sobre las decisiones en derecho. Los supuestos honorables magistrados de las altas cortes y de múltiples tribunales, utilizando su poder para enriquecerse y aumentar la desconsoladora impunidad nacional. Qué decir de algunos funcionarios de organismos de control, de instituciones que deben cuidar el medio ambiente, utilizando sus podercitos en beneficio propio, pero nada qué ver con la misión, visión principios y valores de las empresas donde trabajan.

Qué vergüenza nacional el concierto diario de doble moral de muchos de quienes ostentan dignidades del Estado, fingen ser consagrados funcionarios y en realidad son picaros de cuello blanco que se hacen elegir o nombrar, comprando el cargo, y luego recuperan su vergonzosa inversión extorsionando a sus vigilados, como alcaldes de actuar irregular, rectores inescrupulosos de colegios, gerentes de hospitales poco honestos, entre otros. Cargos en los que cogió carrera que es necesario robar para después tener como defenderse ante los organismos de control.

Muy grave la crisis de principios y valores, qué mal ejemplo para quienes se están formando o inician en lo público. Nuestro país necesita un verdadero cambio, para ello hay que empezar por lo fundamental: principios y valores, tanto de los que eligen, como de los que son elegidos; no tanto marco normativo y sí mucho soporte ético y moral. Como nos hace falta la cultura milenaria de los antiguos griegos que simplemente vivían convencidos de que hacer las cosas bien sí paga y produce felicidad.

El poder que otorga el Estado es para servir al máximo a las comunidades, para el manejo respetuoso eficiente y eficaz de los recursos públicos que en verdad son sagrados, no para servirse, enriquecerse o para tener séquito pago de aduladores.

Los buenos servidores públicos logran grabar su nombre para siempre en el corazón de las comunidades, los malos solo en vistosas placas costeadas con recursos del Estado y en los  expedientes judiciales.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Cáncer de próstata

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

El cáncer es una de las principales causas de muerte a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud, (OMS) indicó que en el 2012, 8,2 millones de muertes en el mundo se debieron a esta causa. Asimismo, señaló que los  principales  tipos de cáncer que en  los dos últimos años afectaron a los hombres en el mundo, fueron: de pulmón, cáncer de hígado, de estómago, colorrectal y  de próstata.

El cáncer de próstata afecta principalmente a hombres después de los 50 años; los países desarrollados son los que presentan una mayor proporción de casos por la mayor  longevidad, mientras que en los países en desarrollo, como el nuestro, que se encuentran en transición demográfica, es decir, cada vez  hay más población mayor, ya se empieza a evidenciar este fenómeno en su población adulta.

En Colombia, el cáncer de próstata es la segunda causa de mortalidad por cáncer en la población masculina, por lo cual es necesario priorizar su detección temprana, prevención y control.

Según datos del Observatorio de Salud Pública de Santander, (OSPS) evidenciaron que en el departamento la mortalidad por cáncer de próstata en el año 2015 fue de 10,4 por 100.000 hombres.

De acuerdo con Silvia Plata Vanegas, Coordinadora Científica del OSPS, "es necesario tener en cuenta en los servicios de atención en salud, con énfasis en consulta externa, que para el diagnóstico de cáncer de próstata el principal diagnóstico diferencial es la hiperplasia prostática benigna (crecimiento anormal de la próstata, considerado como benigno). Lo anterior, con el fin de realizar un adecuado direccionamiento de la población, dentro de los servicios de salud, e iniciar tratamiento y rehabilitación de manera temprana, evitando complicaciones y muertes prematuras".

La pregunta es, ¿qué estará pasando con nuestros hombres adultos mayores en la Región del Chicamocha, en especial los de a pie, los del campo?, ¿será que sólo tienen posibilidad  de saber cómo está su próstata hasta cuando llegan por urgencias por primera vez obstruidos u orinando sangre?, ¿o los que les toca orinar cada media hora en la noche?, o, ¿será que se está haciendo lo correcto? es decir, preguntando, examinando y cuando se requiera solicitando el ANTIGENO PROSTATICO ESPECIFICO, PSA y/o LA ECOGRAFIA RESPECTIVA? La respuesta es obvia, la gran limitación que tienen los centros de salud y hospitales de nuestra región, impuesta principalmente por las EPS, impide que los Médicos puedan aplicar su conocimiento para detectar a tiempo el cáncer de próstata.

La asfixia económica que tienen los hospitales y centros de salud por los contratos desventajosos que les toca firmar a los Gerentes y las  grandes deudas de las EPS, los han llevado a que reduzcan el número de consultas, de exámenes, lo que deja en enorme desventaja a los de a pie y del campo, quienes se quedan sin el derecho de tener acceso oportuno a consulta médica para detectar tempranamente el cáncer de próstata. 

Mientras tanto, seguiremos viendo en los medios nacionales como son atendidos  rápidamente en las mejores clínicas de Colombia y Estados Unidos personajes como SANTOS y URIBE, cuando les encontraron tempranamente el cáncer de próstata, mientras nuestros campesinos, a veces con su subsidio de adulto mayor, tratando de conocer si tienen o no cáncer de próstata, para luego mendigar en la EPS la atención respectiva; cuando al fin les sale la cita con el UROLOGO, se la cancelan porque no hay contrato con los hospitales; cuando son atendidos, ya es demasiado tarde.

¡La inequidad social es obstáculo para la verdadera paz!

lunes, 14 de agosto de 2017

Presión arterial en Colombia 2017

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

La presión arterial permite que la sangre circule de manera correcta por los vasos sanguíneos y cumpla su función de llevar a todos los órganos el oxígeno y los nutrientes que necesitan  para mantener correctamente su funcionamiento.

La presión arterial alta, es decir, la Hipertensión, lleva a daño progresivo de las arterias, afecta el funcionamiento de los respectivos órganos, en especial el cerebro, corazón y riñones; el daño es mayor si  dicha Hipertensión se asocia a otros factores de riesgo como sobrepeso, obesidad sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo, niveles altos de colesterol, triglicéridos, azúcar y estrés, lo que lleva  a infarto, trombosis, hemorragias cerebrales e insuficiencia renal, con el respectivo sufrimiento para pacientes y sus familias, y enorme gasto para el sistema de salud, EPS.

La Fundación Oftalmológica de Santander (FOSCAL), orgullo santandereano, en conjunto con la Red Colombiana para la Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares y Diabetes (RECARDI), desarrolló en Colombia jornadas de tamizaje de la Presión Arterial (PA) en 11 departamentos, donde actualizaron los datos y brindaron asesoría en hábitos saludables a muchos colombianos.

Según datos proporcionados por RECARDI y la FOSCAL, indican que 7,1% de la población participante en el estudio, consume de forma regular tabaco y 11,9% alcohol. Adicionalmente, se encontró en la población evaluada, que el 38,4% presenta sobrepeso y el 12,7% obesidad, siendo los hombres los más afectados.

Otros datos indicaron que el 79,15% de las personas, sufren de hipertensión arterial leve, seguido del 16,0% que padece hipertensión arterial moderada y el 4,9% hipertensión arterial severa. Asimismo, se evidenció que la frecuencia de hipertensión no controlada es más alta en hombres, en comparación con las mujeres (29,8% vs 24,6%), y estos están más propensos a sufrir de un infarto agudo de miocardio (IAM) y diabetes mellitus tipo 2 (DM2). 

En la región del Chicamocha, la Hipertensión Arterial, en asocio con algunos o todos los factores de riesgo mencionados constantemente, pasa la cuenta de cobro con los infartos, trombosis y daño renal, a quienes no cambian los malos hábitos de vida  y no se adhieren a los tratamientos.

¿Qué hacer?

El reto para las Administraciones Municipales, con sus respectivas Secretarías de Salud, es fomentar, de verdad, los hábitos de vida saludable y hacer seguimiento con indicadores. Es necesario que los líderes municipales incorporen en su conocimiento y discurso los indicares de salud pública.

Es lamentable que algunos pseudo líderes de nuestras comunidades, solo conozcan y compitan con otros pueblos con el pobre indicador de "canastas de cerveza vendidas en las fiestas patronales por cada año". 

Como siempre, ¡más vale prevenir que lamentar! 


Libre de virus. www.avast.com

viernes, 21 de julio de 2017

Continúa en riesgo el derecho a la salud en la provincia

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Es evidente que las dificultades administrativas y económicas de la EPS COMPARTA están repercutiendo negativamente en la prestación de servicios de salud en los municipios de nuestra región, desde la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y lo asistencial, hasta la rehabilitación,   porque está asfixiando económicamente a los  Hospitales y Centros de Salud. No es exagerado pensar que van a acabar con la Red Pública de Hospitales en la región, a ninguno le han pagado en su totalidad la deuda acumulada de años anteriores y este año, violando las normas; solo les giran mensualmente una parte del pago.

Aun múltiples hospitales en Santander no le han firmado contrato a la EPS COMPARTA para la prestación de servicios de salud de la presente vigencia, porque lo que les ofrecen es significativamente inferior a lo que habían contratado el año anterior, a pesar que a la EPS el Estado le reconoce y gira oportunamente más por cada persona afiliada que el año pasado y por supuesto, los gastos de los hospitales de un año a otro crecen, así sean eficientes.

Es absurdo que a algunos hospitales la EPS COMPARTA les proponga hacer menos citologías en el año para la cantidad real de mujeres que están afiliadas y según su edad, la requieren como único método efectivo para encontrar tempranamente y curar cualquier lesión pre maligna en el cuello del útero, antes de que avance y se convierta en tragedia para la paciente y la familia, y enorme gasto para la EPS. Otro absurdo es contratar menos actividades en odontología, lo que llevaría a mayor deterioro de la salud oral de los afiliados, toda vez que para esas actividades los hospitales solo tendrían que contratar medio tiempo o menos, de Odontólogo.

Algunos Gerentes ya firmaron contrato por la presión de la falta de recursos para pagar obligaciones en sus hospitales, sin medir consecuencias del posible daño fiscal que les pueda encontrar la Contraloría, por firmar a menos valor que el año pasado, sin ningún argumento que lo justifique. 

Si la EPS COMPARTA tiene dificultades económicas, no es disminuyendo el monto del contrato de prestación de servicios en cada municipio lo que le permitirá superar la crisis, es cuidando que cada contrato, con cada hospital, en condiciones justas, se convierta en acciones suficientes, eficaces, eficientes y oportunas en la atención de las personas para que no se compliquen y requieran atenciones más costosos en centros de salud especializados, lo que  lleva a mayor crisis económica. Es lo que debieron hacer desde su inicio.

En toda la Historia de la EPS COMPARTA en nuestra región, nunca han tenido Auditor Medico presencial permanente. Su estrategia para hacer rendir los recursos que el Estado le entrega a tiempo para la  atención en salud de los afiliados, no ha pasado más allá de argucias contractuales para que al momento de la liquidación de los respectivos contratos, se hagan grandes descuentos a los pobres hospitales; claro, son hábiles en la perfilacion de los hospitales, o mejor, de los Gerentes; a algunos los embolatan más que a otros. Ese es un criterio administrativo muy pobre.

El hecho es que en los municipios de la región, cada vez es más difícil hacer realidad el derecho a la salud en condiciones dignas, con oportunidad, eficacia y eficiencia por la futura quiebra de los Hospitales y los Centros de Salud, si los Señores Gobernadores, Diputados, Alcaldes, Concejales, Secretarios de Salud, Gerentes, Veedores Ciudadanos, Líderes Comunitarios y ciudadanía en general, no actúan a tiempo.

El deber es defender el derecho constitucional a la salud de la comunidad, actuando en bloque y utilizando los medios legales frente al nivel nacional, para evitar mayor sufrimiento a los de a pie, a los que no tienen los privilegios de los que acabo de mencionar.

La mayoría de los Gerentes de los Hospitales hacen su mejor esfuerzo, pero frente a la posición dominante de la EPS se requiere actuar en bloque. 

¡Más vale prevenir que lamentar!


Libre de virus. www.avast.com