ChicamochaNews.net - Multilenguaje

sábado, 17 de junio de 2017

En Santander, 26 de cada 100 personas padecen obesidad

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

El desequilibrio entre calorías consumidas y gastadas se ha convertido en la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad. Estos dos problemas de salud, año a año producen mortalidades más tempranas, pérdidas de años de vida saludable y costos elevados a los sistemas sanitarios para la atención de problemas de salud relacionados con la hipertensión, la diabetes, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, entre otras enfermedades.25 Mayo, 2017No hay comentarios en En Santander, 26 de cada 100 personas padecen obesidad

De acuerdo con el estudio factores de riesgo para enfermedades crónicas en Santander, realizado por la Secretaría de Salud Departamental, a través del Observatorio de Salud Pública de Santander, 26 de cada 100 santandereanos padecen obesidad, siendo mayor esta patología en mujeres. En cuanto al sobrepeso, aproximadamente 36 de cada 100 personas presentan esta condición en la región, sin diferencias por sexo.

Dicho estudio fue realizado con la participación de personas entre 15 y 64 años de sectores rurales y urbanos de todas las provincias del departamento de Santander, bajo el método  propuesto por la Organización Mundial de la Salud. Los datos fueron obtenidos a través de encuestas, mediciones físicas y bioquímicas.

Silvia Plata Vanegas, Coordinadora Científica del Observatorio de Salud Pública de Santander OSPS, destacó que "de 2010 a 2015 la prevalencia de personas que padecen sobrepeso u obesidad se incrementó significativamente en Santander, al pasar de 51% a 62%; lo anterior, principalmente por cuenta del sedentarismo y los malos hábitos nutricionales adquiridos por la población". Agregó que "estas dos condiciones incrementan con la edad, siendo mayor el riesgo en mujeres.

La Organización Mundial de la Salud OMS ha fijado algunas recomendaciones claves para llevar una vida saludable; entre otras, consumir diariamente cinco porciones entre frutas y verduras, realizar mínimo 30 minutos diarios de  ejercicio, al menos cinco de los 7 días de la semana, evitar el consumo de alimentos fritos y el exceso de harinas y bebidas azucaradas.

Para nuestro medio, es necesario crear estrategias que garanticen que en los entornos familiares, educativos, laborales y comunitarios se consuma alimentación saludable, se realice actividad física regular y el control en general de los factores de riesgo que influyen en la aparición de enfermedades crónicas como las cardiovasculares y la diabetes. En la región se ha llegado al colmo del absurdo, pues en algún colegio impiden que los niños lleven fruta de la casa porque deben consumir las bebidas azucaradas o los procesados que venden en la cafetería.   

Son comunes en las entidades que deben dar ejemplo de hábitos de vida saludable, las comilonas  de  grasa con bebidas azucaradas. Y qué decir de algunos "líderes" del sector salud  obesos, sedentarios, fumadores y tomadores.

El reto para quienes toman decisiones en materia de salud pública en nuestra región del CHICAMOCHA, es el de reconocer que el sobrepeso y la obesidad está en nuestra comunidad y está causando enfermedad y mortalidad. Lo más importante es que este problema puede ser intervenido desde la educación, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad con el fomento de hábitos de vida saludable. 

¡Ojo! padres de familia que están criando a sus niños con "salsas tapa arterias", procesados y "bebidas azucaradas engordadoras" y que además les permiten permanecer largas horas acostados viendo televisión o manipulando aparatos electrónicos.

¡Más vale prevenir que lamentar!

lunes, 22 de mayo de 2017

Mortalidad materna, en riesgo de aumento

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

La Organización Mundial de la Salud define la defunción materna como la muerte de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, debida a cualquier causa relacionada con o agravada por el embarazo mismo.

La muerte materna es un indicador claro de INJUSTICIA SOCIAL, DESIGUALDAD DE GENERO Y POBREZA. El que un embarazo o parto desemboque en la muerte de la mujer refleja problemas estructurales, tanto de ACCESO AL CONTROL DE NATALIDAD COMO DE ATENCIÓN EN SALUD. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día mueren en todo el mundo aproximadamente 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. Además, casi un 99% de las muertes maternas ocurren en países en desarrollo como el nuestro. Más de la mitad de dichas muertes se producen en entornos frágiles y contextos de crisis humanitaria o pobreza.

La mayoría de las causas de mortalidad materna  aparecen en el proceso de gestación y generalmente son prevenibles o tratables. El 75% de las muertes maternas en el mundo son por hemorragias graves e infecciones que se presentan en el posparto, la hipertensión arterial durante el embarazo (pre eclampsia y eclampsia), complicaciones en el parto y por abortos "peligrosos". La OMS indica que con acceso adecuado a la atención prenatal durante y después del embarazo se puede salvar la vida de las embarazadas y de los recién nacidos.

Según un estudio reciente de la Universidad Nacional, cerca de 600 mujeres gestantes muere en el país por año, promedio 50 por mes, predominan en Colombia las causas asociadas a Hipertensión Arterial (Pre eclampsia Eclampsia). En Chile el índice es de 15 por cada 10.000, en Colombia es de 66 por cada 10.000, una realidad comparable con la de algunos países de África.

La Secretaría de Salud Departamental de Santander, a través del Observatorio de Salud Pública de Santander (OSPS), presentó el Perfil de mortalidad materna y mortalidad perinatal en el departamento entre 2009 y 2014, en el que se subraya que durante este periodo, en el departamento se notificaron 82 muertes maternas. Dentro de los antecedentes maternos se encontró que el promedio de edad de las gestantes fallecidas fue de aproximadamente 28 años. En la región del Chicamocha también se han presentado muertes maternas.

El propósito de esta columna constructiva no es el de hilar fino sobre la fisiopatología de las causas de las muertes maternas, de eso saben los Profesionales de la Salud, el tema central es la dificultad para acceder las maternas oportunamente a los servicios de salud para control prenatal oportuno y seguro, lo cual no se está dando, producto de las dificultades de las EPS, de los problemas de aseguramiento de algunas maternas y la llegada de maternas venezolanas, ahora radicadas en la región. 

Ojo con las instrucciones perversas de poner talanqueras para la atención de maternas en los hospitales municipales y cabecera de provincia. Debe predominar la vida sobre de si hay o no EPS a quien facturarle o familiar que pague los controles prenatales, los partos o las atenciones post parto de madre y recién nacido. Por favor no demoren los trámites de afiliación, en especial cuando se trate de maternas. Las Secretarias de Salud Municipales, tienen entre sus funciones la de velar por el aseguramiento y el acceso oportuno a los servicios de salud, con énfasis en las maternas.

lunes, 10 de abril de 2017

“COMPARTA NO COMPARTE CON LOS HOSPITALES”

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Hace 22 años, cuando se hizo realidad el Régimen Subsidiado para atención en salud de la población pobre y vulnerable en nuestra   región con recursos del Estado, por medio de la Administradora de Régimen Subsidiado CADISGAR, se hizo entrega de los primeros carnets de salud en todos los municipios de García Rovira. Este hecho constituyó el mayor logro social de las últimas décadas para las personas sin recursos, porque desde entonces podían acceder  sin dificultad a los servicios de salud, incluidos medicamentos oportunos y gratis para los más pobres y a su vez, una muy buena fuente de financiación para los hospitales, que en dicha época los mantenía directamente el Estado con escasos recursos, que solo alcanzaban para gastos de personal e insumos básicos.

Por aquella época, las personas tenían que llevar a los hospitales medicamentos, sueros y hasta suturas para la atención de sus familiares; los pobres eran atendidos de "caridad", y le iba mejor a los trabajadores de la salud, porque podían disfrutar de beneficios sindicales y mal a los pacientes porque les tocaba costearse los tratamientos ambulatorios.  

Posteriormente, en virtud de la economía de escala, las leyes del mercado y la mayor inclusión de atenciones en el POS, las antiguas  ARS pasaron a EPS, CADISGAR cambio su razón social a COPSAGAR luego a COMPARTA, paso de ser provincial a EPS de orden nacional.  

Los primeros años los rovirenses sin recursos por escrito agradecían a CADISGAR COPSAGAR y al INICIO DE COMPARTA las atenciones recibidas en los hospitales y clínicas, ahora a muchos les toca mendigar las autorizaciones, interponer tutelas con sus respectivos desacatos para recibir tardíamente tratamientos o procedimientos.

A los hospitales de la región les fue muy bien en los primeros años del régimen subsidiado, los ingresos, producto de la venta de servicios a CADISGAR, COPSAGAR Y COMPARTA, les permitió, además de hacer realidad el derecho a la salud, fortalecerse institucionalmente,  llegando a generar importantes superávits y los muy bien gerenciados los aprovecharon para actualización tecnológica y mejora de infraestructura física.

Las dificultades financieras de la mayoría de EPS del país, producto de múltiples factores, en algunas más notorias que en otras, como la extorsión de grupos ilegales, politiquería, corrupción y torpeza administrativa, llevaron a la quiebra, liquidación y desaparición de varias de ellas, las cuales dejaron enorme hueco financiero en hospitales y clínicas; en Santander el caso más sonado fue SOLSALUD.

COMPARTA dejo de ser fortaleza para los hospitales de la región, ahora es una amenaza, las dificultades financieras, producto en especial de la torpeza administrativa, de no cuidar como se debe el riesgo en salud, con la elemental medida de corroborar en terreno,  con auditoria médica preventiva y recurrente que verifique que  los servicios de salud de promoción, prevención, recuperación y rehabilitación sean oportunos, eficaces, seguros y eficientes; le ha aumentado notoriamente el gasto, por ende contribuyó al desequilibrio financiero. 

Para ajustar sus estados financieros, COMPARTA, a fin de disminuir  el gasto y la cartera con la mayoría de Hospitales de su área de influencia en Santander, usa su posición dominante al querer pagar menos de lo acordado; han acudido a prácticas no santas como proponer la firma de modificaciones de contratos vigentes, e inclusive, de contratos ya liquidados en los que en la letra menuda, no siempre bien revisada por "Gerentes incautos" de algunos hospitales, llevó a que automáticamente la deuda de COMPARTA con los mismos haya disminuido de la noche a la mañana, lo que a su vez repercute negativamente en las finanzas de los hospitales,  algunos ya en riesgo financiero. 

También hay que decirlo, hay hospitales con grandes falencias administrativas que no tienen claros y bien soportados sus estados de cuenta con COMPARTA y otras EPS, lo que los lleva finalmente a aceptar lo que la EPS tenga a bien reconocerles como deuda. La única EPS en Santander que en diciembre de 2016 no hizo el giro   obligatorio a algunos de los hospitales, en especial de nivel uno, fue COMPARTA, esto hará que algunos de ellos entren en riesgo financiero.

Este año, con justa razón, con argumentos válidos, la mayoría de Hospitales de la provincia no le han firmado el contrato a COMPARTA que debió legalizarse desde principio de enero como lo ordenan la normas, porque COMPARTA, con argucias jurídicas y matemáticas, pretende pagar en promedio mes, menos de lo que les pagaba el año anterior y les pretende obligar inclusive a hacer más actividades. Tampoco ha pagado la totalidad de los servicios prestados en la vigencia 2016, a pesar de tener ya claro el total de la deuda con cada hospital, como se lo exigió recientemente el Ministerio de Salud.

La arrogancia, producto de la posición dominante del que tiene la plata, ha llevado a que a algunos Gerentes de Hospitales, en COMPARTA Bucaramanga, les hayan dicho que entre más se demoren en firmar el contrato, más desventajoso les quedará y que ni los Alcaldes ni la Secretaría de Salud Departamental tienen que ver con la negociación y firma de dichos contratos. Mientras esto pasa, sigue el descuido administrativo de COMPARTA, lo cual le aumenta el gasto.

Son frecuentes los reingresos de pacientes a hospitales en nuestra región, aun con remisiones muy costosas a Clínicas de Bucaramanga, por el elemental descuido de no garantizar los medicamentos ambulatorios a pacientes que los requieren de manera oportuna y permanente, con el error de segmentar hasta las formulas en las que una pastillas las entregan en la cabecera municipal y otras en Málaga. .

El llamado respetuoso desde esta columna constructiva al Señor Gobernador, al Señor Secretario de Salud Departamental, a los Señores Diputados, a los Señores Alcaldes de la provincia, con sus respectivos Secretarios de Salud, a la Asociación de Usuarios de COMPARTA, a las veedurías ciudadanas de la provincia, para que en bloque, con la ayuda de la SUPERINTENDENCIA NACIONAL DE  SAUD, le ayuden de manera efectiva a los hospitales a superar la dificultad con COMPARTA, que de no atenderse oportunamente  repercutirá negativamente en el derecho a la salud de la gente pobre de nuestra provincia, la del mayor índice de necesidades insatisfechas, la del mayor aislamiento geográfico y por supuesto, a la quiebra de los hospitales. 

También, el llamado respetuoso a los líderes de COMPARTA, en especial a los oriundos de nuestra provincia, para facilitar la negociación en mejores condiciones para los hospitales.

¡El futuro del derecho a la salud de los pobres de nuestra provincia  está en la mutua ayuda entre HOSPITALES y COMPARTA, no en el mutuo tumbe!!

viernes, 10 de marzo de 2017

“MUERTES POR ACCIDENTES DE TRÁNSITO: GRAVE PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA”

Por Darío Elvis Camacho Noriega – Médico

Según el OBSERVATORIO DE SALUD PÚBLICA DE SANTADER basado en el acumulado de estadísticas vitales, es decir en los certificados de defunción, "en nuestro departamento 27 de cada 100 defunciones  por accidentes de tránsito ocurren en personas entre 20 y 29 años de edad; se presentan cuatro veces más muertes en hombres que en mujeres".

Un informe sobre la situación mundial de la seguridad vial de 2015 señala que "los accidentes de tránsito son una de las causas de muerte más importantes en el mundo, y la principal causa de muerte entre personas de edades comprendidas entre los 15 y los 29 años". 

Según informe de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD –OMS-, "A pesar de que los países de ingresos bajos y medianos tienen menos de la mitad de los vehículos del mundo, se producen en ellos más del 90% de las muertes relacionadas con accidentes de tránsito". Es fácil intuir que se asocia a un alto grado   de irresponsabilidad de quienes deben cumplir y hacer cumplir las normas, posiblemente asociado al bajo nivel cultural.

Agrega la OMS que, "Usar correctamente un casco de motociclista puede reducir el riesgo de muerte casi en un 40%, y el riesgo de un traumatismo grave en más del 70%". En nuestra región, los motociclistas irresponsables y sus pasajeros se creen listos y astutos porque sólo se ponen el casco cuando los mira la autoridad, para evitar el parte.

OMS también dice: "El uso del cinturón de seguridad disminuye entre un 40% y un 50% el riesgo de muerte de los ocupantes delanteros de un vehículo, y entre un 25% y un 75% el de los pasajeros de asientos traseros".

En  nuestro país  y  nuestra región se cumple  con esta obligación elemental, más para evitar los partes y no para prevenir mayores traumatismos en caso de accidente.

Finalmente, la OMS dice: "Las probabilidades de verse involucrado en un accidente son aproximadamente cuatro veces mayores para los conductores que usan el teléfono celular mientras conducen, comparado con los conductores que no lo hacen. Los celulares con manos libres no son mucho más seguros que los que se llevan en la mano". La concentración en la conducción disminuye al hablar por celular, así sea de manos libres. Tan fácil que es parar el vehículo o la moto y hablar por celular.

Mezclar bebidas alcohólicas y conducir, por supuesto, es causa frecuente de accidentes de tránsito. Los accidentes de tránsito a su vez generan pérdida de días productivos, discapacidad, invalidez, muerte y mucho sufrimiento para familiares y relacionados. 

La pregunta para las autoridades, en especial a las de nuestra provincia, es si están haciendo lo suficiente  para evitar los numerosos accidentes de tránsito.  ¿Será que al menos dan buen ejemplo en este tema?, ¿será que en los concejos de seguridad se analizan las estadísticas de accidentalidad y se toman decisiones trascendentales? Por ahora, lo que vemos es el predominio de la cultura de la permisividad frente al cumplimiento de normas, especialmente en pueblos pequeños.

Son incontables los motociclistas y parrilleros sin casco, algunos bajo el efecto de bebidas embriagantes y para completar sin SOAT. Transitan con exceso de velocidad, con sobrecupo, sin luces en la noche,  conducen y hablan por celular, y lo más preocupante  es que una vez sancionado el conductor o retenida su moto o vehículo no falta algún "falso líder" que llame  a la autoridad a interceder por irresponsables conductores.

Es mejor perder algo de popularidad frente a la comunidad que permitir el incremento de muertes o secuelas en accidentes de tránsito.

¡Mano dura en este tema!

jueves, 22 de diciembre de 2016

“Desmanes peligrosos en navidad y año nuevo”

Por Darío Elvis Camacho Noriega – Médico.

Inicio la época en la que menos se cuida la salud, en temporada de Navidad y Año Nuevo es la  época en que más se pone en riesgo la salud y la vida en virtud a los malos hábitos alimenticios, el licor, la velocidad y la pólvora. Unos más que otros incurren en decisiones que tienen en común la agresión a la salud individual o colectiva.

Es de conocimiento universal que el exceso de calorías, bien sea por dulces, harinas o grasas es negativo para la salud, produce impacto negativo en sistema cardiovascular, digestivo, osteomuscular, nervioso, endocrino, etc. Sin embargo, la costumbre, el antojo y la moda, terminan ganándole a la inteligencia, llevando a darle gusto al paladar sin medir consecuencias. Es usual en esta temporada ver en los servicios de urgencias  los descompensados por  DIABETES, GASTRITIS, COLON y lo más delicado, los PREINFARTOS, INFARTOS, TROMBOSIS y HEMORRAGIAS CEREBRALES, luego de las comilonas de fin de año. Sin embargo, a pesar  de conocer el riesgo lo asumen con la complicidad de la misma familia. 

Con el licor, además del riesgo grave para la salud por cuenta del alcohol adulterado a base de alcohol metílico, en especial la secuela más grave que es la ceguera y con el exceso del alcohol etílico así sea de la mejor marca, los que se creen listos, además de consumir irresponsablemente grandes cantidades para mantenerse despiertos, lo mezclan con alucinógenos o al menos con bebidas energizantes, llegando a estados graves de excitación nerviosa con las famosas enlagunadas o hasta el delirio, con todo lo que ello implica para el borrachito y su familia; y ni qué decir si lo mezclan con  conducción da carros o motos o manipulación de pólvora, lo más probable serán las secuelas físicas, mentales, hospitalización, cárcel o morgue, 

 La velocidad en carros o motos, combinada con trago, alucinógenos, sin cinturón de seguridad o sin casco y el colmo, sin SOAT, es la más nefasta de todas las malas decisiones de los que se creen "abejas" pero que en realidad son "burros"; esto solo deja traumatizados con graves secuelas,  muertos, viudas, huérfanos  y deudas. 

La pólvora en manos de empíricos, ebrios y en especial de niños, también cumple su cometido, bien sea por quemaduras, incendios o en los niños que accidentalmente la ingieren con el daño lento e irreversible del hígado, del que solo se recuperan con trasplante del mismo. Con todo ello, aun  vemos papás irresponsables, comprando pólvora de navidad para sus hijos o permitiendo que tengan contacto con ella.

Las campañas para evitar las graves secuelas, no solo se deben reducir a los cuidados con la pólvora, también los excesos de comida, trago, consumo de alucinógenos y la combinación con conducción o con armas. 

Gran reto tienen  no solo las Autoridades Civiles, Militares  y de Policía, sino también los padres o adultos cuidadores de niños, los Técnicos de Saneamiento en cada uno de los pueblos, los expendedores de trago y por supuesto, los consumidores. 

Feliz Navidad para toda la gente de la Región del Chicamocha y próspero Año Nuevo, sin secuelas por los abusos, producto del predominio de la impulsividad sobre la inteligencia.

sábado, 19 de noviembre de 2016

SÍ AL IMPUESTO A LAS BEBIDAS AZUCARADAS E INCREMENTO AL DEL TABACO

Por Médico Darío Elvis Camacho Noriega

La Reforma Tributaria en trámite en el Congreso genera incontables posiciones, a nivel macro estoy de acuerdo con quienes se preguntan para qué Reforma Tributaria si lo que se va recaudar es menos de lo que se pierde por corrupción, la lógica nos dice que  debería haber una verdadera cruzada en contra de la corrupción, porque es la forma absurda de malbaratar los impuestos, pero para ello se necesita un cambio cultural, principios y valores  y renovar la gran mayoría de la clase política por auténticos líderes, mientras tanto, el faltante para financiar el presupuesto nacional requiere de nuevos impuestos.

Es cierto que enfermedades derivadas de hábitos de vida no saludables como el cigarrillo y el consumo excesivo de calorías, entre otras por bebidas azucaradas, genera enfermedad y grandes gastos al sistema de salud. Según el Ministerio de Salud el consumo  de tabaco es el causante del 70% de las muertes por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, el 62% de la mortalidad por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica EPOC y el 25% de la enfermedad isquémica del corazón (infartos en personas de 35 a 64 años). Los fumadores hombres pierden 6.6 años de vida, las fumadoras 7.1 años con relación a la esperanza de vida actual.

El aumento de 200% en el impuesto al tabaco implica subir el costo de la cajetilla promedio de $ 2,800 a $4.200, es decir, aproximadamente el 50% al precio del consumidor, esto evitaría varios miles de muertes por año y ahorraría al sistema de salud al menos $550 mil millones, los optimistas hablan de un ahorro superior, dicho incremento en el impuesto le inyectaría recursos al sector salud.

Por supuesto, la decisión es respetable pero nada inteligente, de quien opte por el tabaquismo, además de poner en riesgo su vida aumenta el gasto en salud por parte del Estado, lo cual es evitable ante todo con educación, con convencimiento, pero requiere del sometimiento parcial con el incremento del valor de los cigarrillo, lo que en principio, al parecer no convence, pero lo real y cierto es que le aporta más recursos al menguado presupuesto que hay para la salud. Vamos a ver si estos argumentos convencen a los congresistas para que lo aprueben tal como se presentó o si podrá más la presión de los representante de las tabacaleras con sus jugosas chequeras que les interesa más su lucro a expensas de causar daño, que la salud de sus consumidores. 

Por el lado de las bebidas azucaradas la Organización Mundial de la Salud, OMS, en el documento Políticas Fiscales para la dieta y la prevención de enfermedades no trasmisibles, plantea que un incremento del 20% en el precio de venta de bebidas azucaradas podría traducirse en reducción proporcional en el consumo de estos productos, en especial en las poblaciones de menos recursos.

El Director del Departamento de prevención de enfermedades no transmisibles de la OMS, dice que si los gobiernos gravan productos como las bebidas azucaradas, pueden reducir los padecimientos asociados a estas y salvar vidas, además de reducir los costos de la salud y aumentar ingresos para invertir en servicios de salud. Solo en 2015 en  Colombia, alrededor de 3.200 personas murieron de Diabetes, Enfermedad Cardiovascular, patologías relacionadas directamente con el consumo de bebidas azucaradas. Del total de muertes en el país, el 3.4% es consecuencia directa de Diabetes, de esta estadística, el 13% tuvo como causa directa el consumo de bebidas azucaradas.

El Ministerio de Salud dice que el 81.2% de los colombianos consume gaseosas o refrescos frecuentemente, así mismo, el 22.1% lo incluye dentro de su alimentación diaria, en mi concepto médico "grave error". La expectativa es que el impuesto del 20% a las bebidas azucaradas reduce los litros de consumo por persona año de 57 litros a 46 litros.

El reto para cambiar de hábitos de vida saludable en el tema de bebidas azucaradas,  incluye la educación, promoción y prevención por medios masivos en tiempo y horario semejante al que emplean las industrias productoras de estas bebidas que se enriquecen  sin ningún escrúpulo con la inducción por medios masivos al consumo de bebidas azucaradas de niños jóvenes y adultos, sin importarles que causen daño en sus clientes y hasta ahora sin aportar significativamente al sistema de salud.

Otro reto para nuestros parlamentarios: será que son capaces de legislar en pro del interés colectivo o cederán frente a la presión de estas industrias.

domingo, 16 de octubre de 2016

“Nuevo golpe a hospitales públicos”

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Los Hospitales y Centros de Salud públicos en donde se hace realidad el derecho a la salud de la gente de a pie, además de tener que soportar la influencia perversa de los politiqueros locales, departamentales y nacionales, ahora les toca de manera obligatoria  contra posible sanción, fiarle a las EPS quebradas, según circular reciente de la Superintendencia Nacional de Salud, medida que no aplica a Hospitales y Clínicas privadas.

Antes de la absurda circular de la Superintendencia Nacional de Salud, cuando la deuda de una EPS crecía y se hacía muy antigua, los Hospitales podían anunciarle y suspender los  servicios hasta  que  se hiciera un buen abono a la cuenta.

Por otra parte, el Ministerio de Salud, con la información anual que obligatoriamente reportan todos los Hospitales Públicos del país, pequeños y grandes, hace la respectiva clasificación financiera del riesgo, la publica alrededor del quinto mes del siguiente año, allí aparecen los hospitales sin riesgo, con riesgo bajo, medio y alto, los dos últimos deben inmediatamente acogerse al programa de Saneamiento Fiscal y Financiero del Ministerio de Hacienda, el cual busca  mejorar los ingresos  y con gran austeridad en el gasto volver a estar en equilibrio, es decir que con los ingresos anuales recaudados paguen la totalidad de los gastos; los que no logran salir del riesgo alto pueden ser sujetos de liquidación.

Por supuesto que parte de la culpa de que muchos hospitales estén en riesgo la tienen algunos Gerentes de Hospitales que sin mérito alguno, sin principios ni valores, corruptos, con maniobras ilegales  avaladas por algunos Alcaldes y Gobernadores han puesto a los hospitales al servicio de la politiquería y no de la razón de ser: los pacientes.

La absurda medida de obligar a los Hospitales a seguir entregando servicios fiados a EPS  quebradas como CAFESALUD, que recibió a los afiliados y beneficiarios de la quebrada SALUDCOOP es contradictoria, toda vez que por un lado los Hospitales tienen el deber de recuperar cartera morosa para financiar sus gastos y su normal funcionamiento, para no caer en riesgo financiero y sí lo están para poder salir del mismo, la medida hace que no puedan presionar el cobro con la suspensión de servicios y entren en desequilibrio. Lo que no hizo bien la Superintendencia Nacional de Salud con la pésima intervención a SALUDCOOP, el pobre e inoportuno control sobre CAFESALUD y otras EPS, lo pretende tapar obligando a los Hospitales a que se quiebren. No olvidar que otras grandes EPS quebradas como SOLSALUD y CAPRECOM, manejadas también por la clase política,  dejaron en graves aprietos financieros a los Hospitales con deudas que no se reconocieron y mucho menos se pagarán.   

No se necesita hilar muy fino ni ser experto en economía y  administración de la Salud  para entender que cuando predomina lo politiquero sobre lo técnico todo fracasa, EPS, Hospitales, Secretarias de Salud Departamentales o Municipales. No es un secreto que en algunas EPS quebradas, intervenidas tardíamente por la Superintendencia Nacional de Salud, sus interventores fueron finalmente cuotas de partidos políticos  o parlamentarios, como parte de la mermelada, decisiones que a simple vista están empeorando el ya oscuro panorama de la salud en Colombia, en especial en la atención de los de a pie.  Pobres Hospitales, pobres Servidores de la Salud y pobres pacientes y su familia. ¿Cuándo será que en nuestro país se tomen decisiones dentro del marco de los principios y valores? ¿Cuándo se hará realidad en nuestro país el principio universal de la administración y principio constitucional nuestro como "predominio del interés general sobre el individual"?