ChicamochaNews.net - Multilenguaje

martes, 6 de noviembre de 2012

EN RIESGO LA ACCION DE TUTELA PARA LOS SERVICIOS DE SALUD

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega (*)

En un gobierno de corte neoliberal, en donde son más importantes los indicadores económicos que los de calidad de vida, o mejor, donde es más importante la plata que la salud y la vida, nada raro tiene que se vuelva realidad el proyecto de ley que pretende eliminar la tutela para acceder a los servicios de salud, proyecto de ley estatutaria presentado por el Presidente del Senado Roy Barreras, quien ha militado en al menos tres partidos, como dicen los paisanos "al sol que más alumbre", a este senador y otros con su influencia politiquera, les atribuyen algunos medios de comunicación las dificultades de la EPS  estatal CAPRECOM.

La acción de tutela, como lo reconocemos los que hemos estado de lado de los prestadores de servicios de salud, en el ejercicio administrativo de hospitales o como servidores de la salud, ha salvado muchas vidas y ha evitado discapacidad y dolor a las familias colombianas, por supuesto, a las más desfavorecidas.  Muchos médicos hemos aconsejado la tutela  a pacientes tímidos  de nuestros pueblos que creen en medio de su humildad que la acción de tutela es una ofensa para la EPS  y que por ello pueden ser castigados. La acción de tutela seguramente es lo más palpable que tienen los ciudadanos de a pie, desde la Constitución del 91, ha permitido que los pacientes accedan a los servicios de salud, no solo a los no contemplados en el POS, sino los que, estando en el POS, deberían ser garantizados con criterios de accesibilidad, oportunidad y calidad por parte de las EPS,  pero  dado el ánimo de lucro económico con el que trabajan terminan siendo negados o no autorizados a tiempo.

El nuevo proyecto de ley propone que los colombianos para acceder a los servicios NO POS,  primero deberán esperar los dictámenes de los Comités Técnico Científicos de las EPS, quienes tomarán sus decisiones de acuerdo con los protocolos y guías que se expidan.

Lo malo de esto es que dichos protocolos y guías no son los que utilizan los hospitales y clínicas para el manejo de las patologías más frecuentes, los cuales incluyen además  de lo que ordena en el POS, medicamentos y procedimientos NO POS tomados de la medicina basada en la evidencia; al contrario,  los protocolos y guías que utilizarán los Comités Técnico Científicos de las EPS, serán los que para tal fin expidan desde el nivel central, en el que sin duda, predominará la influencia perversa de las EPS, con su poder político económico (parlamentarios a su servicio, no gratis), sobre las Asociaciones Científicas, lo que finalmente llevará a limitar la autonomía médica, es decir, la potestad que tiene el médico tratante de escoger de forma responsable y científica la mejor opción para el paciente, una vez agotadas las posibilidades de manejo que están en el POS.

Si los pacientes no están de acuerdo con estos dictámenes, no podrán presentar una tutela, pues el proyecto crea la acción de protección a la salud, de la que conocerán  solo los Jueces Civiles del Circuito y los Tribunales Superiores, con esto el ciudadano de a pie, en su mayoría de municipios con población rural, como son los de García Rovira y el Norte de Boyacá, no podrán, con ayuda de las personerías, interponer la Acción de Tutela en el juzgado de su municipio, lo que constituye una barrera más de acceso del desgatado sistema de seguridad social en salud.

Dicen los analistas que de ser realidad este nuevo proyecto de ley, la Corte Constitucional no seguirá conociendo los casos de negación de servicios de salud, lo que elimina una de las principales garantías con las que cuentan los pacientes. Por su jerarquía, la Corte Constitucional ha establecido una línea jurisprudencial garantista, que incluso ha obligado al gobierno a tomar medidas como la unificación de los planes de salud de los regímenes contributivo y subsidiado.

Mientras el Gobierno Nacional y la mayoría de senadores y representantes no piensen de verdad  en la calidad de vida de sus gobernados, estoy de acuerdo con lo que dice el Senador Robledo, que el Presidente y el Congreso están más en favor de las EPS que de los colombianos. Me pregunto frente a este tema, si los "cargaladrillos" que tiene cada uno de los senadores y representantes en los municipios y veredas de nuestra región del Chicamocha donde obtienen votos, si al menos conocen el problema del sector salud, si les ha tocado vivirlo, si saben qué grado de responsabilidad tienen sus jefes políticos, si entienden las implicaciones que tiene este proyecto de ley para nuestras comunidades, o será que solo les interesa el arreglo burocrático y económico que los atan a sus "distinguidos jefes", porque solo practican la estrategia egoísta y mediocre de pegarse al sol que más alumbre.

Dr. DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA

(*) Médico.

lunes, 15 de octubre de 2012

“EL USUARIO Y SU FAMILIA O EL POLITICO Y SU GRUPO”.

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

En nuestro país culturalmente está aceptado que los hospitales públicos y otros entes descentralizados, dependientes de la nación, los departamentos y los municipios, sean vistos como trofeos que ganan los políticos en las elecciones para cumplir con sus acuerdos programáticos, que no son más que el pago de deudas a los "cargaladrillos", a quienes conviene tener contentos para la futura contienda electoral.  Con contadas excepciones, en Colombia los hospitales públicos son utilizados para pagar favores burocráticos, recuperar gastos de campañas e ir haciendo el plante para la siguiente compra de conciencias, porque lo importante es conservar el poder y el negocio, sin interesar los medios. 

Estos hechos los vemos todos los días en las noticias, son la expresión de la doble moral de muchos de los líderes políticos,  la competencia por el que más abuse del poder y de los recursos del Estado no tiene límite. Nada que ver lo que hacen los colombianos corruptos con lo que nos mostró PIRRY recientemente, en su programa sobre Corea del Sur, en el que vimos que allí la competencia por alcanzar el poder político  se basa en el que mejor haga las cosas, prueba de ello es como dicho país, en ruinas hace medio siglo, después de la guerra, hoy es una economía pujante al servicio de la calidad de vida de sus ciudadanos.

En nuestro país está escrito y se predica desde el Ministerio de Salud y de la Protección Social sobre la política de prestación de servicios de salud, basada en el acceso equitativo, la calidad y la eficiencia, sin embargo, al ente rector del sistema se le acaba el discurso por el supuesto respeto que deben tener de la política regional.

En otros términos, el Ministerio de Salud y de la Protección Social se venda los ojos ante el manejo politiquero y corrupto de los hospitales por parte de muchos departamentos y municipios en donde, en vez de tener modelos de atención, basados en la satisfacción y seguridad del usuario, con equilibrio económico y el mayor lucro social, producto del buen servicio, lo que vemos son hospitales públicos manejados por "gerentes mandaderos", sin criterio técnico, sin principios ni valores, quienes, a pesar de cumplir con los requisitos de formación académica y experiencia, son simples soba chaquetas de los gobernantes de turno, sacrifican el beneficio colectivo por el beneficio personal, al poner a disposición los cargos y los recursos económicos con la expectativa de ser tenidos en cuenta en el futuro, indiferente como le vaya a los usuarios. 
A estos "gerentillos" no les interesa  contar con el mejor Talento Humano seleccionado por competencias, motivado con  contrataciones justas , pago oportuno y que su permanencia sea por resultados; por el contrario, solo les interesa vincular a los recomendados, quienes a su vez saben que su permanencia depende de su palanca política y no de  si hacen bien las cosas, para ello reciben listados de qué personas deben ingresar sin ningún tipo de selección técnica, como lo piden los estándares de acreditación,  para abrir los espacios. Para los nuevos funcionaros hacen sorteos de quien debe irse en un intento de tranquilizar la conciencia.

Con los recursos económicos también se hace fraude, lo importante no es comprar insumos o tecnología  de calidad a costo razonable,  lo que hacen es manipular la contratación para que las compras se hagan a las empresas que patrocinan campañas políticas.

En este oscuro accionar de muchos hospitales públicos que no se comportan como dicen las normas, a veces con la anuencia de sus Juntas Directivas, le va mal a los usuarios, prueba de ello son los indicadores de resultado, como las muertes maternas evitables, la mortalidad infantil, las infecciones intrahospitalarias, los cada vez  más frecuentes accidentes cerebrovasculares, por la ineficacia en la atención de la Hipertensión Arterial y la Diabetes; las muertes  evitables por varios tipos de cáncer,  que si se detectan a tiempo son curables.  

Bueno, en este país también hay justificación para todo, los gobernantes politiqueros y corruptos, una vez los ciudadanos valientes les reclaman por el mal funcionamientos de los hospitales, culpan al "gerentillo mandadero" y estos a su vez  trasladan la culpa  a las EPS. 

Dr. DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA
Médico.

viernes, 21 de septiembre de 2012

¿RENDICIÓN DE CUENTAS?

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

En los últimos días, en nuestra provincia, están invitando en cada uno de los municipios a reuniones de "Rendición de Cuentas", por parte de COMPARTA EPS, reunión que es presidida por los líderes que esta empresa tiene en cada uno de los municipios, con unas diapositivas enviadas desde la EPS, en las que su contenido no dice gran cosa; no habla del riesgo en salud y no se refiere a los problemas de acceso y oportunidad en la prestación de servicios;  quienes dirigen la reunión en cada pueblo, con el respeto que merecen, no  son las personas idóneas para responder las preguntas de la comunidad, de los ciudadanos de a pie, de quienes conforman la Asociación de Usuarios, de los  personeros, de las Veedurías Ciudadanas, de los medios de comunicación y de los prestadores de servicios de salud.

Las preguntas que no pueden resolver los líderes de COMPARTA EPS, de cada uno de los municipios, pero que deben ser respondidas por sus directivos, son:

Si la Comisión de Regulación en Salud, CRES, hizo múltiples inclusiones en el POS desde principio de 2012, con el respectivo incremento económico de lo que paga por cada mes el Estado a las  EPS:

-¿Por qué a la fecha los usuarios no reciben de manera continua los nuevos medicamentos combinados para la hipertensión, que hace más efectivo y llevadero el tratamiento?

-¿Por qué los  diabéticos no cuentan con los glucómetros que les permita, desde su casa, con ayuda de la familia, monitorear las cifras de azúcar en su sangre?

-¿Por qué no hay continuidad en la entrega de las nuevas insulinas ordenadas por los  especialistas?

-¿Por qué los afiliados edéntulos, (sin la totalidad de sus dientes), en su mayoría adultos mayores, no reciben las respectivas prótesis dentales?

-¿Por qué no se entregan o prestan  las ayudas ortopédicas para rehabilitación?

-¿Por qué no se ha contratado el servicio con psicólogos clínicos en cada uno de los municipios?

-¿Por qué no hay continuidad en la entrega de medicamentos psiquiátricos nuevos, para evitar recaídas y hospitalizaciones de los campesinos  "dementes" (esquizofrénicos)?

-¿Por qué se pretende que los hospitales de nivel uno presten, por el mismo valor contratado, los nuevos servicios incluidos en el POS?

-¿Por qué se pretende contratar servicios ambulatorios especializados con una IPS de Málaga, que no los tiene habilitados, servicios que ya existen en el HOSPITAL REGIONAL DE GARCIA ROVIRA, en vez de facilitar la prestación de  otros que se necesitan en la región, como OFTALMOLOGÍA, PSIQUIATRÍA, UROLOGÍA, OTORRINOLARINGOLOGÍA?

Si todos los entendidos en el tema de seguridad social en salud, saben que es en el nivel uno de atención de cada municipio, donde se puede intervenir el riesgo en salud, para procurar comunidades saludables, con  menos enfermos y menos gasto en la recuperación de la salud:

-¿Por qué no hay un auditor de calidad permanente por parte de COMPARTA EPS para los doce municipios de la provincia, con aproximadamente 65 mil afiliados, (más de la mitad de los que tiene COMPARTA en Santander),  que lleve de la mano a cada uno de los centros de salud y hospitales, con seguimiento a los  planes de mejora, para que su accionar sea más efectivo en su arte de promocionar la salud, prevenir e intervenir efectivamente la enfermedad, para que sean menos "remisores" a niveles superiores de complejidad, con mayor sufrimiento para los usuarios y mayor gasto para la EPS? Las cuentas las hizo hasta el Ministerio de Hacienda, que no son expertos en salud, en economía de la salud.

En conclusión, es mejor encontrar oportunamente en cada municipio y vereda los pacientes hipertensos y diabéticos, atenderlos integralmente, educarlos junto a su familia sobre los cuidados y riesgos de la enfermedad  y  mantenerlos controlados, que gastar grandes sumas  de dinero en unidades de cuidados intensivos o en servicio de diálisis, esperando un trasplante de riñón.

Hoy, la relación de COMPARTA EPS con los hospitales y centros de salud de nuestra provincia es solamente económica y poco o nada técnica.

Muy bien señores de COMPARTA EPS, por ser de las pocas EPS del régimen subsidiado no intervenidas por la Superintendencia Nacional de Salud, eso nos enorgullece a los rovirenses, muy importante que tengan estados financieros aceptables, los cuales pueden mejorar, si ponen en práctica lo que es de conocimiento universal: que en el nivel uno de atención es donde se soluciona el 80% de las contingencias en salud.

Bueno, mientras se dan las rendiciones de cuentas en nuestra región, en las que se habla de la misión, visión, objetivos, valor de la upc, cantidad de afiliados, asociación de usuarios y red de servicios de COMPARTA EPS, sin responder por las dificultades que a diario sufren sus afiliados, seguiremos esperando que nuestros parlamentarios, en un acto heroico y generoso con el bien común, dejen de ser comisionistas y se comporten como congresistas, para que legislen en favor de todos los colombianos una nueva ley que elimine la intermediación con ánimo de lucro y no sean simples tramitadores de mandados de las EPS y otras empresas que se enriquecen con los dineros de la salud, mientras los ciudadanos del común sufren enfermedades, discapacidades y muertes evitables.   

domingo, 19 de agosto de 2012

ESTAMPILLAS DEPARTAMENTALES AFECTAN A USUARIOS, SERVIDORES DE LA SALUD y HOSPITALES.

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega (*)

La aplicación de las estampillas, según la última circular de la Secretaria de Hacienda Departamental, afectan directamente la prestación de los servicios de salud a los usuarios de las Empresas Sociales del Estado de Santander; (Hospitales y Centros de Salud públicos), tanto de orden departamental como municipal, porque incrementa los costos  de producción de los servicios, todas vez que, según dicha circular, son sujetos gravables los insumos hospitalarios; (medicamentos, sangre, oxigeno, suturas, reactivos de laboratorio, material de imagenología, material de odontología, combustibles y papelería); la  mano de obra que no está en nómina; la adquisición de equipo tecnológico y las obras civiles.

Las estampillas creadas mediante ordenanzas departamentales que deben aplicar los Hospitales son: PRO UIS 2%, PRO HOSPITALES PUBLICOS 2%, PRODESARROLLO 2%, PROELECTRIFICACION 2%, PROREFORESTACION 1%, PROCULTURA 2%, PRO ADULTO MAYOR 2%, lo que suma un 13%, más el 10% de dicho 13%, que debe pagarse también por ordenanza para la entidad que administra el tema de estampillas, da un total de 14.3%. Todas estas estampillas, sin duda, tienen los mejores propósitos, pero aplicarlas en los Hospitales y Centros de Salud  se convierten en una limitante para la prestación de servicios de salud.

Nuestra Constitución Política, en el artículo 48 dice textualmente:  "No se podrán destinar ni utilizar los recursos de las instituciones de la Seguridad Social para fines diferentes a ella". Mandato constitucional que también lo reitera la Ley 100 en su artículo 9°.   

Ante el problema generado en el país por la aplicación de estampillas a los recursos del sector salud, la Superintendencia Nacional de Salud Pública, la circular 064, ante ello la Secretaría de Hacienda Departamental emitió la circular 01 en la que evitaba la aplicación de las estampillas departamentales a los medicamentos y los servicios profesionales asistenciales; (mano de obra diferente a nómina), sin embargo, en junio de este año, la misma Secretaría de Hacienda, con una interpretación criticable de lo ordenado por la Constitución Nacional y recordado por la circular de la Superintendencia, nuevamente obliga la aplicación de  las estampillas por el 14.3%.

Vale la pena señalar que nuestro departamento es el que tiene el mayor porcentaje de estampillas, sin dejar de mencionar que hay municipios que también han gravado las compras de  sus Centros de Salud, con estampillas creadas mediante Acuerdo, situación que también está en contra de lo que dice la constitución. La Secretaría de Hacienda Departamental de Santander, al obligar a los Hospitales a aplicar el oneroso 14.3% a las compras de bienes y servicios, ignora las repercusiones que tiene para los usuarios y servidores de la salud, a saber:
Pérdida de competitividad, en especial de las nuevas ESE departamentales como el HOSPITAL REGIONAL DE GARCIA ROVIRA frente a la competencia privada que, por cierto, ya se la puso COMPARTA, toda vez que incrementa los costos en un 14.3% porque afecta los rubros de mano de obra que en la mayoría de estas ESE están entre el 60 al 65% del total de gastos, los gastos de operación y comercialización, (insumos hospitalarios) que representan aproximadamente el 18% y gastos generales, en especial los de mantenimiento, que son en promedio el 5%.

Los gastos de inversión se incrementarán también en el mismo porcentaje si es para tecnología; (Un ecógrafo le costará 15% más al hospital público que  a una clínica privada) y en 20% si es para obras civiles porque además de estampillas departamentales se debe aplicar el 5% de seguridad ciudadana.  Todo esto sin tener en cuenta el daño que le hace a los Hospitales y Centros de Salud la politiquería y la corrupción.
Insatisfacción de usuarios de los Hospitales y Centros de Salud públicos que no puedan incrementar los contratos de mano de obra en el 14.3% para evitar el efecto de las estampillas en lo que finalmente se le paga a los servidores de la salud administrativos o asistenciales, toda vez que van a recibir 14.3% menos de lo que devengaban antes, constituyendo un castigo inmerecido a su sacrificada  labor, lo que repercute directamente en  el detrimento de la calidad y calidez de la atención.
Fomenta la peligrosa integración vertical (EPS prestando los servicios de salud con IPS propias controlando maquiavélicamente el gasto para obtener lucro económico a expensas del deterioro de la salud de los usuarios), al costar 14.3% más los medicamentos y la hora de especialista en los Hospitales; esto llevará a que las EPS prefieran  suministrar  directamente los medicamentos y  enviar a los usuarios a sus IPS, simplemente porque les rinde más la plata.

Otro riesgo potencial que se deriva es que los Hospitales y Centros de Salud públicos, para que las EPS no les quiten los servicios usualmente contratados, tendrán que vender por debajo de los costos de producción lo que los llevara a ser deficitarios y los dejará en potencial riesgo de quiebra y nueva liquidación. A los Gerentes de los Hospitales y Centros de Salud les afectará en el indicador de la calificación anual que relaciona ingresos con gasto, toda vez que el gasto crecerá más que el ingreso. Los Gerentes, por cumplir con la circular de Hacienda Departamental, quedan expuestos jurídicamente  a investigaciones por parte de la Supersalud, por incumplimiento de la circular 064 que exhorta el cumplimiento de lo ordenado por la Constitución Nacional, de no gravar con tributos los recursos de las instituciones de la Seguridad Social.

Afecta negativamente la condonabilidad del crédito con que la Nación, a través del Ministerio de Hacienda financió la liquidación de los hospitales quebrados de Santander, con el riesgo potencial de que nuestro departamento, como cada ESE del convenio, incumplan con el indicador de gasto que en cada ESE va a crecer mucho más que el indicador de producción  de servicios, lo que a su vez afectará los indicadores de equilibrio de la operación corriente y presupuestal.
En la vida real, en Santander, por efecto de las estampillas, la UPC subsidiada alcanza para menos cantidad de servicios y medicamentos en los Hospitales y Centros de Salud públicos, frente a otros departamentos por el efecto negativo de las estampillas, con el agravante reciente de que, con la nueva UPC S es evidente que no alcanza para financiar la última unificación del POS. Seguramente habrá otras repercusiones que por ahora no vemos. El asunto es que, aplicar estampillas a los recursos de la salud es nefasto para los Hospitales y Centros de Salud públicos, lo que no le permitirá facilitar el cumplimiento de los  buenos  indicadores de resultado propuestos en el Plan de Desarrollo Departamental del Señor Gobernador.  Qué pesar que la impávida Ministra de Salud no entienda este tema, bueno  tampoco ha querido entender que el actual sistema tocó fondo.
Desde esta tribuna, en defensa de la mejor prestación de servicios de salud para los usuarios de los Hospitales y Centros de salud públicos de Santander y porque no se menoscaben más los derechos contractuales de los servidores de la salud, exhorto a los Señores Diputados, al Señor Secretario de Salud y por supuesto al Señor Gobernador, para que hagan lo pertinente, para que los recursos que hacen realidad el derecho a la prestación de servicios de salud no sean afectados por las estampillas departamentales.


(*) DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA.

Médico y Cirujano, Especialista en Administración de Servicios de Salud.

lunes, 16 de julio de 2012

NUEVAS SANCIONES PARA CONDUCTORES BORRACHOS.

Por Darío Elvis Camacho Noriega (*)

 

Las lesiones, discapacidad y muertes relacionadas con la embriaguez de conductores son noticia todos los días,  son más  dolorosas cuando suceden al interior de nuestra comunidad. 

A diario vemos la facilidad con la que se viola la prohibición de conducir carros o motos en estado de embriaguez, actitud irresponsable, acompañada de arrogancia y de intentos de soborno a la autoridad, antes que asumir la falta y sus consecuencias. 

Más grave aún la actitud frente a la prohibición de conducir en estado de embriaguez, de quienes deben ser ejemplo para la sociedad, como es el caso de funcionarios públicos de diverso rango, tanto el "honorable senador" que se cree con fuero para evitar la prueba de alcoholemia o el funcionario de nuestros pueblos que se embriaga y conduce frente a la comunidad y la autoridad sin que pase nada, excepto que se accidente.

Estos irresponsables conductores, bien sea funcionarios públicos, lideres o personas del común, creen que los accidentes por embriaguez solo suceden en otras partes, no escuchan los consejos y reclamos de sus seres queridos y les vale cinco las normas y la autoridad; solo reaccionan cuando ya han causado lesiones o muerte o cuando están  frente a un estrado judicial. Ya es tarde, aunque muy bien por el arrepentimiento, por pedir perdón a la comunidad o a los lesionados o por asumir sanciones, pero lo ideal es la prevención.

La prevención a nivel individual consiste en asumir lo de la inteligencia vial, no solo pregonarla sino practicarla, si va a tomar entregue las llaves, practique lo del conductor elegido, etc., el asunto es no hacer la mezcla mortal: gasolina mas alcohol.

A nivel colectivo la prevención abarca la información, educación y comunicación por parte de las autoridades.  Muy bien por la decisión del señor alcalde de Bucaramanga de prohibir el tránsito de motos en horas nocturnas en el fin de semana, estadísticamente logró reducir la cantidad de accidentes y de muertes.

Qué bueno que en nuestra provincia, en la organización de ferias y fiestas y a lo largo de todo el año, se incluyan estrategias encaminadas a evitar las lesiones y muertes por accidentes de tránsito, al menos las relacionadas con la conducción en estado de embriaguez.

Mientras tanto, bienvenida la  ley 1548 del 5 de julio  de 2012, que en resumen establece las siguientes sanciones, según niveles de alcoholemia, así:

* Entre 20 y 39 mg de etanol/100 ml de sangre total: Suspensión de la licencia de conducción entre seis y 12 meses.

* Primer Grado, entre 40 y 99 mg de etano/100 ml de sangre total: suspensión de la licencia de conducción entre 1 año y tres años.

* Segundo Grado, entre 100 y 149 mg de etanol/100 ml de sangre total: suspensión de la licencia de conducción entre 3 años y 5 años.

* Tercer Grado, de 150 mg de etanol/100 ml de sangre total en adelante: suspensión de la licencia de conducción entre 5 años y 10 años.

* Quien se niegue a realizar la prueba de alcoholemia perderá la licencia por un período de entre 5 y 10 años.

La invitación a la comunidad y autoridades es a cumplir y hacer cumplir esta norma para evitar lesiones y muertes por accidentes de tránsito, ocasionadas por conductores "borrachos", no interesa que se pierda la popularidad del mandatario, lo importante es que no se pierdan vidas,  evitar discapacidad y dolor a familiares.

 

(*) DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA 

Médico.

miércoles, 20 de junio de 2012

“LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DEL ÚNICO POS”

Por Darío Elvis Camacho Noriega (*)

Desde el 1 de julio de 2012 según el acuerdo 032 de la  COMISION DE REGULACIÓN EN SALUD, CRES, el POS del Régimen Subsidiado será idéntico al del Régimen Contributivo. Este último acuerdo ordena a las EPS prestar los servicios a la población de 18 a 59 años que no estaban en el POS  subsidiado por lo cual eran financiados y prestados por el ente territorial departamental, según la clasificación del SISBEN de cada usuario.  Para financiar estos nuevos servicios incorporados al POS subsidiado  la unidad de pago por capitación o mejor, lo que el Estado le reconoce por persona/por año a la EPS pasará de $352.000 a $433.666.80, valor que no es igual a la UPC del Régimen Contributivo, que para el 2012 está en $547.000, porque este régimen  a diferencia del Régimen Subsidiado debe responder por las incapacidades y licencias de maternidad.

Desde el próximo primero de julio en el Sistema de Seguridad Social de nuestro país, solo hablaremos de un solo Plan Obligatorio de Servicios de Salud, POS, para los afiliados al Régimen Contributivo o Subsidiado.  El derecho a la  prestación de servicios de salud para las personas del Régimen Subsidiado, como parte del derecho constitucional a la salud, será pagado con los recursos que para tal fin recibirán del Estado las EPS, quienes tienen la obligación de facilitar estos servicios con criterios de accesibilidad, oportunidad, eficiencia y calidad, bien sea a través de prestadores públicos (Hospitales y Centros de Salud) o prestadores privados (Clínicas, Centros Médicos) organizados en redes integradas de servicios.

Lo bueno de este avance  es que los usuarios del Régimen Subsidiado tendrán derecho al mismo POS del Régimen Contributivo, esto constituye una expresión de equidad, es el cumplimiento de una de las metas de  la criticada ley 100 de 1993, de lo ordenado en la sentencia T-760 por la Corte Constitucional en el 2008 y es el cumplimiento, un año antes de la meta señalada, del actual Plan Nacional de Desarrollo respecto a la unificación del POS.  Implica que una sola entidad,  la EPS  a la que se esté afiliado, es la encargada de la gestión financiera y de prestación de servicios, de manera tal que se garantice la atención en salud de los afiliados. 

Lo malo es que no es la reforma de fondo que reclaman las asociaciones científicas, el gremio de hospitales y clínicas, las asociaciones de usuarios, analistas serios  para solucionar la crisis del sector salud ocasionada por la intervención innecesaria de las EPS, permeadas por "politiqueros" sin escrúpulos  que cohonestan con los múltiples "palacinos" que hay en la mayoría de EPS a quienes les interesa más el beneficio personal  o el lucro económico empresarial que la mejora de la calidad de vida de los afiliados con la prestación de buenos servicios de salud, tanto de promoción, prevención, asistenciales y de recuperación.  Los recursos del sistema son suficientes, lo  malo es que antes de convertirse en servicios de salud, sean menguados por corrupción y politiquería, al interior de las EPS y en algunas IPS, bien sea Hospitales Públicos o Clínicas Privadas.  Lo anterior  en ausencia de la anhelada Inspección, Vigilancia y Control que deben hacer la Superintendencia Nacional de Salud,  los Departamentos y Municipios.

Lo feo es que  es otra  salida populista del Gobierno Nacional  para procurar mejorar o  al menos, no decaer más en las encuestas de popularidad.  Esta medida le inyecta cuantiosos recursos a las EPS, que son las  mayores responsables de la crisis del sistema.

Mientras nuestro mercantilizado  sistema de salud tenga el riesgo moral de anteponer el lucro económico por encima de la salud y la vida de los colombianos, mientras no se manejen los recursos  con principios y valores  seguiremos viendo enfermedad y muerte, que seguramente  podría ser evitable. 

Con la sola unificación del POS y la universalización del aseguramiento no se evitarán   las atenciones inoportunas de baja calidad y los paseos de la muerte.

(*) DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA

Médico.

jueves, 10 de mayo de 2012

“DOBLE MORAL”

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega
Aunque parezca normal o culturalmente aceptado, no está bien lo que estamos viendo a lo largo y ancho del país en materia de "instrucciones perversas" a los nuevos Gerentes de las Empresas Sociales del Estado. Me refiero a los centros de salud, hospitales de baja, mediana y alta complejidad por parte de algunos nominadores de estos cargos que son los Alcaldes  y  Gobernadores. 

Estas instituciones tienen el deber de hacer realidad el derecho a la prestación de servicios de salud con criterios de accesibilidad, oportunidad, eficiencia y calidez humana, para ello cada nuevo Gerente debe, partiendo de un diagnostico, hacer su Plan de Gestión y Plan de Desarrollo para ejecutarlo en los cuatro años de su periodo institucional; debe, al finalizar cada año, presentar el respectivo informe de gestión ante la Junta Directiva para su calificación, la cual, si es favorable, le permitirá continuar en el cargo o de lo contrario será causal de retiro del mismo. 

El éxito o fracaso de la gestión de los gerentes a su vez, relacionado directamente con  la satisfacción o insatisfacción de los usuarios, está ligado a dos temas fundamentales: Talento Humano (trabajadores) y suministros hospitalarios.  Los servidores de la salud adecuadamente seleccionados, inducidos, motivados, evaluados, re inducidos, promovidos o removidos con una directriz clara de ingresar por competencias y permanecer por buenos resultados, son la cara social de las instituciones.

La adquisición de los suministros hospitalarios  como medicamentos, material médico quirúrgico, material para imagenologia, odontología, laboratorio clínico, equipo biomédico y papelería con la mejor selección de productos y proveedores con criterios de calidad y costo razonable, junto a  procesos y procedimientos  serios de  recepción, almacenamiento, distribución y dispensación, son  el complemento para materializar el derecho a la prestación de servicios de salud de los usuarios; por supuesto, con el mayor respeto por los recursos económicos producidos por todos los trabajadores.

Los dos anteriores recursos, orientados con un buen mapa de procesos y  un sistema integral de gestión de calidad, son el camino para asegurar la credibilidad y posicionamiento empresarial de los Hospitales y Centros de Salud para lograr la competitividad que les permita sobrevivir en el mercantilizado sistema de seguridad social en salud de los colombianos.

Hasta acá todo está bien, ese es el buen propósito de los Centros de Salud y Hospitales Públicos, según las normas, pero todo cambia cuando intervienen algunos Alcaldes o Gobernadores politiqueros al dar las "instrucciones perversas" a sus nuevos coequiperos en su falso  propósito de mejorar la calidad de vida de los gobernados.   

Los malos Alcaldes  y Gobernadores, en acto público o privado, toman el juramento al Gerente y este a su vez jura cumplir la Constitución y la Ley con la advertencia de que si no cumple con la Constitución y la Ley, Dios y la Patria le reclamarán; pero unos segundos después se da la contradicción más grande, sale a flote la doble moral del mandatario, propia de politiqueros, toda vez que  el mismo que le tomó el juramento o a través de "personajes de confianza", le dicen al feliz recién posesionado que todo lo que tiene que ver con personal y compras del Hospital o Centro de Salud que va a dirigir debe ser autorizado por quien le tomó el juramento, porque hay que cumplir con compromisos burocráticos y económicos de la campaña. El que da estas instrucciones perversas no tiene la menor idea de cómo se maneja técnica y honradamente un Hospital. 

El,  ahora  "aturdido" nuevo Gerente, solo acierta a decir que sí, porque ya sabe que se expone a perder el respaldo de la Junta Directiva, que por el poco criterio de algunos de quienes la conforman, usualmente está arrodillada al  presidente de la misma que es el Gobernador o el Alcalde; si el nuevo Gerente es  osado y se opone a las "instrucciones perversas", ya sabe que corre riesgo con los entes de control que dependen de la administración municipal o departamental.  Claro, hay muchos casos en que  el nuevo Gerente, nada "aturdido", acepta con entusiasmo las "instrucciones perversas",  porque además de  haber pagado por el cargo desde antes del "concurso de méritos" a quien lo acaba de posesionar y tomar juramento, se comprometió a: nombrar los recomendados, tengan o no las competencias, así las auxiliares de enfermería no sepan lo elemental como es la correcta aplicación de biológicos (vacunas) y a adquirir los insumos hospitalarios donde le den "CVY o comisión" para recuperar la inversión, indiferente como le vaya al paciente. 

Mientras todo esto pasa, ni el Alcalde, ni el  Gobernador, ni la Junta Directiva, ni entes de control  han hecho nada en función de la obligación estatal de brindar satisfacción y seguridad a los usuarios y familiares que acuden a los hospitales y centros de salud, porque gobernantes y gobernados  tienen el paradigma de que los servicios de salud en lo  público, es normal que sean  malos,  aun los perciben como una caridad estatal y ven a estas instituciones como trofeos que ganan los politiqueros para hacer y deshacer, en función de sus intereses particulares y no en función del interés colectivo, por supuesto, en este escenario queda a un lado el respeto a la vida y a la dignidad humana. 

Pobres comunidades usuarias donde, a la manipulación perversa de los Hospitales y Centros de salud, por parte de politiqueros,  se suma la pésima intermediación que hacen la mayoría de EPS.  Que pesar con la gente que vive en la miseria.

Muy bien por los  Señores Alcaldes, Señores Gobernadores y Juntas Directivas que con principios y valores personales, que no son nada distinto que predicar y  aplicar los mandamientos y que al conocer y cumplir la constitución y las leyes han hecho bien la tarea de dejar en manos de Gerentes técnicos, idóneos, honrados, responsables y con sensibilidad social la toma decisiones para mejorar la prestación de servicios de salud.  

Dios y La Patria demanden a quienes han actuado favoreciendo el interés particular sobre el colectivo en uso de la  doble moral que los caracteriza.

DARÍO ELVIS CAMACHO NORIEGA.
Médico

lunes, 2 de abril de 2012

¡MISION CUMPLIDA!


Por: MD. Darío Elvis Camacho Noriega (*)

El 26 enero de 2.006 en mi condición privilegiada de primer Gerente, recibí de manos del Gobernador de entonces, Coronel HUGO HELIODORO AGUILAR NARANJO la misión de organizar y poner en marcha la nueva ESE HOSPITAL REGIONAL DE GARCIA ROVIRA, producto del proceso de rediseño, reorganización y modernización de la red pública de hospitales, como solución al colapso de la extinta ESE HOSPITAL  SANTO DOMINGO DE MALAGA,  la cual fue liquidada por tener patrimonio negativo, debía, a pesos de la época, $6.000 millones, incluidos 12 meses de salarios, las primas de los últimos tres años y  19 mesadas a pensionados.  Ni vendiendo el edificio con el lote, los equipos obsoletos y la cartera, alcanzaba para pagar las deudas. Las deudas eran 20 veces lo que se vendía de servicios de salud en un mes. En ese escenario, sufrieron los usuarios de toda García Rovira y los funcionarios, estaban deteriorados los indicadores de salud pública como el de muerte perinatal, los hospitales y centros de salud de los municipios tenían que llevar los pacientes en sus ambulancias hasta Bucaramanga, los usuarios tenían  que comprar los medicamentos y los insumos para su atención en hospitalización y cirugía, dado que las cuentas estaban embargadas.

Motivado por el aprecio, respeto y solidaridad con la comunidad rovirense, como molagavitense privilegiado por haber tenido acceso a la educación superior, con la experiencia de dirigir exitosamente el HOSPITAL SAN BARTOLOME de CAPITANEJO, actuando siempre dentro del marco legal, sin apartarme de los principios y valores empresariales y personales, en unión con las personas que constituyen la Familia HOSPITAL REGIONAL DE GARCIA ROVIRA, nos dimos a la terea de formar una empresa útil a la comunidad, cumplidora de sus obligaciones, en crecimiento constante, auto sostenible con venta de servicios, cada vez menos  dependiente del Estado y con el mejor  blindaje frente a la corrupción, politiquería y pereza laboral. Avanzamos significativamente con nuestra política de satisfacción y seguridad para el usuario y la familia, dimos los primeros pasos para convertirnos en una empresa ambientalmente responsable, al iniciar la implementación de la estrategia Hospital Verde, con la fundación ECOEFICIENCIA.

Prediqué y apliqué el cumplimiento de los principios universales de la administración y constitucionales nuestros, como son el predominio del interés general sobre el individual, el respeto por la vida y la dignidad humana.  Las personas que conformaron el equipo asistencial y administrativo ingresaron más por sus competencias que por influencias, han permanecido y deben permanecer por sus resultados.  Adquirimos con recursos propios tecnología biomédica, otros equipos, mobiliario y vehículos de la mejor calidad, a precios del mercado, sin intermediarios, todo orientado a darle competitividad a la institución.

Hice lo necesario para hacer realidad la política de prestación de servicios del Ministerio de la Protección Social, hoy Ministerio de Salud, con criterios de accesibilidad, oportunidad, eficiencia y calidad. Estoy satisfecho y orgulloso por haber contribuido en la implementación del PROGRAMA MADRE CANGURO con todas las bondades para los niños prematuros y su familia. 

Los avances en producción de servicios en los 6 años, se resumen en haber pasado de cuatro especialidades que tenía el hospital liquidado, a seis; de 600 cirugías por año, a 2.600; de 19.000 consultas de medicina general por año, a 30.000; de 6.000 consultas de medicina especializada, a 23.000; de 28.000 exámenes de laboratorio, a 55.000; de dispensar 18.000 formulas, a 54.000. Hoy el Hospital, según el Ministerio de Salud y Protección Social y la Secretaria de Salud Departamental, es el mejor de los de nivel dos de complejidad del país. Recuperamos y remodelamos la infraestructura física, convirtiéndola en agradable para pacientes, visitantes y el Talento Humano. La satisfacción de solo el 88%, según encuestas de 2.011, no me deja tranquilo, por ello ofrezco disculpas a las personas que les generamos inconformidad con nuestros servicios, sus quejas fueron siempre oídas y motivo de planes de mejora.

En lo económico, producto del respeto por los recursos públicos, su eficiente uso, los avances son muy significativos: en los 6 años vendimos en servicios de salud $47.000 millones; pagamos oportunamente todas las obligaciones, todos los descuentos obtenidos de los proveedores por pronto pago fueron para el Hospital. A marzo 31 de 2.012, el Hospital no queda debiendo nada, quedan en bancos $1.200 millones con los cuales se pagarán los meses de abril y mayo.  Quedan cuentas por cobrar, reconocidas por EPS y demás pagadores, por más de $2.000 millones.  En seis años invertimos $4.500 millones en tecnología y mejoramiento de la infraestructura con recursos propios, producto del trabajo de la familia HOSPITAL REGIONAL DE GARCIA ROVIRA.  Los estados financieros, hoy son ejemplo en el país, según el asesor para Santander de la Subdirección de Calidad  del Ministerio de Salud. Todos los  6 años pasamos con pasivo en cero o cercano a cero; a   diciembre 31 de 2.011, los activos ascendieron  a más de $8.500 millones, valor semejante al patrimonio, porque nuestro pasivo fue insignificante.  

Los proveedores del Hospital, tanto de Málaga como de otras ciudades, todos dan fe de la claridad con que se manejaron las compras. El mayor proveedor de medicamentos e insumos hospitalarios fue la COOPERATIVA DE HOSPITALES Y ORGANISMOS DE SALUD DE SANTANDER, COHOSAN, por ser el más competitivo del oriente colombiano en cuanto a calidad, precio y valor agregado, representado en  capacitación, asistencia técnica y apoyo al Talento Humano. Nuestras relaciones contractuales con los compradores de servicios, EPS y otros regímenes, siempre estuvieron orientadas a favorecer al usuario, con la asesoría de la ASOCIADION DE EMPRESAS SOCIALES DEL ESTADO E IPS DE SANTANDER, ASEHISAN.

El Departamento Administrativo de la Función Pública, en el año 2.008 con el informe "Hospital quebrado, hoy es modelo de gestión" nos otorgó un reconocimiento por buenas prácticas administrativas, lo que nos colocó dentro de las mejores entidades públicas del sector salud del país. Nuestra experiencia está registrada en el Banco de Éxitos, dentro de la Política Nacional de Alta Gerencia; dicho galardón lo recibí de manos del Señor Presidente ALVARO URIBE VELEZ, en el Salón Santander de la Casa de Nariño en Bogotá.

Los logros alcanzados en seis años y dos meses fueron siempre pensando en el usuario y su familia, nunca los utilice para vanidad personal con inauguraciones o placas conmemorativas.

Mi mayor satisfacción: la gratitud expresada de manera espontanea por personas sencillas de García Rovira, las quince mil firmas solicitando mi reelección y las voces solidarias de líderes religiosos, civiles y comunitarios y los medios de comunicación. Mi enorme gratitud a todas y todos los compañeros de trabajo y a la Junta Directiva, en especial a los representantes de la comunidad, el sector de la producción y el estamento científico externo e interno, por anteponer el bien colectivo por arriba del grupal o individual, por creer que desde lo público  se puede ser eficiente y eficaz y por creer que sí vale la pena ingresar por competencias y no por influencias. Mi gratitud a los buenos políticos que apoyaron mi gestión, sin pedir nada a cambio.  

Con mis oraciones a nuestro Creador y el llamado a la comunidad para que proteja el Hospital, como el patrimonio social más valioso de los rovirenses, les digo a mis paisanos  ¡Misión Cumplida!

(*) MD. Darío Elvis Camacho Noriega
Ex gerente Hospital Regional de García Rovira. Hoy Gerente (e) Hospital Manuela Beltrán de El Socorro.

sábado, 17 de marzo de 2012

SEGURIDAD DEL PACIENTE


Por MD Darío Elvis Camacho Noriega (*)

La SEGURIDAD DEL PACIENTE es un tema universal, abarca todo lo que hacemos los servidores de la salud, indiferente a su preparación académica o responsabilidad.  

La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha exhortado a los diversos gobiernos y a los profesionales de la salud para el despliegue de los procesos de seguridad del paciente, como una prioridad de la atención en salud; no hacerlo significa pérdida de vidas, discapacidad, sanciones y  mayor costo en la atención. Hoy entendemos el problema como una consecuencia de la complejidad en la atención en salud, antes que de la negligencia del equipo de salud.

El desarrollo  de esta nueva medicina del siglo XXI nos ha permitido superar tabúes, como el mito de la infalibilidad del médico y las acciones dirigidas a castigar antes que a identificar y corregir las fallas del proceso de atención. 

En nuestro país, quienes han avanzado en el tema de seguridad del paciente han demostrado la disminución del riesgo y han identificado cada vez más situaciones inseguras a las que les generan barreras de seguridad.

La caída de los pacientes, las infecciones de heridas quirúrgicas limpias, los medicamentos mal dispensados o mal administrados, las intervenciones quirúrgicas en el sitio anatómico equivocado, son solamente algunas de las expresiones de la falta de atención segura para los pacientes.

En nuestro hospital, orgullosamente público, la seguridad del paciente no es una vanidad, es una necesidad; tiene relación directa con el riesgo que debemos controlar para bien del usuario y su familia, para tranquilidad del Talento Humano y una estrategia válida para la competitividad que nos fidelizará más  usuarios.

La mente abierta al cambio y la facilidad de adaptación a los mismos, da la supervivencia empresarial.

Desde hace seis años la familia HOSPITAL REGIONAL DE GARCIA ROVIRA  rompió con el esquema de hospital ineficiente, mantenido del Estado, y pasamos a ser una empresa autosuficiente, con futuro. Al entender que nos debemos a la satisfacción de los usuarios, como clientes consumidores y a las entidades administradoras de planes de beneficios (EPS) como clientes pagadores, en esta nueva cultura empresarial es indispensable agregar al tema de satisfacción del usuario el de seguridad del paciente.

Invito a todas y todos los servidores de la salud de la Región del Chicamocha a conocer el tema de seguridad del paciente, el cual hace parte de la política de calidad del Ministerio de Salud y de la Protección Social. 

Es necesario, para ser mejores prestadores de servicios de salud, identificar las situaciones inseguras e implementarles barreras de seguridad, a fin de evitar causar daño a los pacientes, con las graves consecuencias personales e institucionales. 

Hoy, además del manejo eficiente y pulcro de los hospitales, es indispensable generar satisfacción y seguridad al paciente y a su familia, convencidos  de que es el camino correcto para la  estabilidad empresarial  y personal.   

(*) DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA

Médico, Gerente ESE Hospital Regional de García Rovira