ChicamochaNews.net - Multilenguaje

miércoles, 20 de junio de 2012

“LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DEL ÚNICO POS”

Por Darío Elvis Camacho Noriega (*)

Desde el 1 de julio de 2012 según el acuerdo 032 de la  COMISION DE REGULACIÓN EN SALUD, CRES, el POS del Régimen Subsidiado será idéntico al del Régimen Contributivo. Este último acuerdo ordena a las EPS prestar los servicios a la población de 18 a 59 años que no estaban en el POS  subsidiado por lo cual eran financiados y prestados por el ente territorial departamental, según la clasificación del SISBEN de cada usuario.  Para financiar estos nuevos servicios incorporados al POS subsidiado  la unidad de pago por capitación o mejor, lo que el Estado le reconoce por persona/por año a la EPS pasará de $352.000 a $433.666.80, valor que no es igual a la UPC del Régimen Contributivo, que para el 2012 está en $547.000, porque este régimen  a diferencia del Régimen Subsidiado debe responder por las incapacidades y licencias de maternidad.

Desde el próximo primero de julio en el Sistema de Seguridad Social de nuestro país, solo hablaremos de un solo Plan Obligatorio de Servicios de Salud, POS, para los afiliados al Régimen Contributivo o Subsidiado.  El derecho a la  prestación de servicios de salud para las personas del Régimen Subsidiado, como parte del derecho constitucional a la salud, será pagado con los recursos que para tal fin recibirán del Estado las EPS, quienes tienen la obligación de facilitar estos servicios con criterios de accesibilidad, oportunidad, eficiencia y calidad, bien sea a través de prestadores públicos (Hospitales y Centros de Salud) o prestadores privados (Clínicas, Centros Médicos) organizados en redes integradas de servicios.

Lo bueno de este avance  es que los usuarios del Régimen Subsidiado tendrán derecho al mismo POS del Régimen Contributivo, esto constituye una expresión de equidad, es el cumplimiento de una de las metas de  la criticada ley 100 de 1993, de lo ordenado en la sentencia T-760 por la Corte Constitucional en el 2008 y es el cumplimiento, un año antes de la meta señalada, del actual Plan Nacional de Desarrollo respecto a la unificación del POS.  Implica que una sola entidad,  la EPS  a la que se esté afiliado, es la encargada de la gestión financiera y de prestación de servicios, de manera tal que se garantice la atención en salud de los afiliados. 

Lo malo es que no es la reforma de fondo que reclaman las asociaciones científicas, el gremio de hospitales y clínicas, las asociaciones de usuarios, analistas serios  para solucionar la crisis del sector salud ocasionada por la intervención innecesaria de las EPS, permeadas por "politiqueros" sin escrúpulos  que cohonestan con los múltiples "palacinos" que hay en la mayoría de EPS a quienes les interesa más el beneficio personal  o el lucro económico empresarial que la mejora de la calidad de vida de los afiliados con la prestación de buenos servicios de salud, tanto de promoción, prevención, asistenciales y de recuperación.  Los recursos del sistema son suficientes, lo  malo es que antes de convertirse en servicios de salud, sean menguados por corrupción y politiquería, al interior de las EPS y en algunas IPS, bien sea Hospitales Públicos o Clínicas Privadas.  Lo anterior  en ausencia de la anhelada Inspección, Vigilancia y Control que deben hacer la Superintendencia Nacional de Salud,  los Departamentos y Municipios.

Lo feo es que  es otra  salida populista del Gobierno Nacional  para procurar mejorar o  al menos, no decaer más en las encuestas de popularidad.  Esta medida le inyecta cuantiosos recursos a las EPS, que son las  mayores responsables de la crisis del sistema.

Mientras nuestro mercantilizado  sistema de salud tenga el riesgo moral de anteponer el lucro económico por encima de la salud y la vida de los colombianos, mientras no se manejen los recursos  con principios y valores  seguiremos viendo enfermedad y muerte, que seguramente  podría ser evitable. 

Con la sola unificación del POS y la universalización del aseguramiento no se evitarán   las atenciones inoportunas de baja calidad y los paseos de la muerte.

(*) DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA

Médico.

No hay comentarios: