ChicamochaNews.net - Multilenguaje

lunes, 15 de octubre de 2012

“EL USUARIO Y SU FAMILIA O EL POLITICO Y SU GRUPO”.

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

En nuestro país culturalmente está aceptado que los hospitales públicos y otros entes descentralizados, dependientes de la nación, los departamentos y los municipios, sean vistos como trofeos que ganan los políticos en las elecciones para cumplir con sus acuerdos programáticos, que no son más que el pago de deudas a los "cargaladrillos", a quienes conviene tener contentos para la futura contienda electoral.  Con contadas excepciones, en Colombia los hospitales públicos son utilizados para pagar favores burocráticos, recuperar gastos de campañas e ir haciendo el plante para la siguiente compra de conciencias, porque lo importante es conservar el poder y el negocio, sin interesar los medios. 

Estos hechos los vemos todos los días en las noticias, son la expresión de la doble moral de muchos de los líderes políticos,  la competencia por el que más abuse del poder y de los recursos del Estado no tiene límite. Nada que ver lo que hacen los colombianos corruptos con lo que nos mostró PIRRY recientemente, en su programa sobre Corea del Sur, en el que vimos que allí la competencia por alcanzar el poder político  se basa en el que mejor haga las cosas, prueba de ello es como dicho país, en ruinas hace medio siglo, después de la guerra, hoy es una economía pujante al servicio de la calidad de vida de sus ciudadanos.

En nuestro país está escrito y se predica desde el Ministerio de Salud y de la Protección Social sobre la política de prestación de servicios de salud, basada en el acceso equitativo, la calidad y la eficiencia, sin embargo, al ente rector del sistema se le acaba el discurso por el supuesto respeto que deben tener de la política regional.

En otros términos, el Ministerio de Salud y de la Protección Social se venda los ojos ante el manejo politiquero y corrupto de los hospitales por parte de muchos departamentos y municipios en donde, en vez de tener modelos de atención, basados en la satisfacción y seguridad del usuario, con equilibrio económico y el mayor lucro social, producto del buen servicio, lo que vemos son hospitales públicos manejados por "gerentes mandaderos", sin criterio técnico, sin principios ni valores, quienes, a pesar de cumplir con los requisitos de formación académica y experiencia, son simples soba chaquetas de los gobernantes de turno, sacrifican el beneficio colectivo por el beneficio personal, al poner a disposición los cargos y los recursos económicos con la expectativa de ser tenidos en cuenta en el futuro, indiferente como le vaya a los usuarios. 
A estos "gerentillos" no les interesa  contar con el mejor Talento Humano seleccionado por competencias, motivado con  contrataciones justas , pago oportuno y que su permanencia sea por resultados; por el contrario, solo les interesa vincular a los recomendados, quienes a su vez saben que su permanencia depende de su palanca política y no de  si hacen bien las cosas, para ello reciben listados de qué personas deben ingresar sin ningún tipo de selección técnica, como lo piden los estándares de acreditación,  para abrir los espacios. Para los nuevos funcionaros hacen sorteos de quien debe irse en un intento de tranquilizar la conciencia.

Con los recursos económicos también se hace fraude, lo importante no es comprar insumos o tecnología  de calidad a costo razonable,  lo que hacen es manipular la contratación para que las compras se hagan a las empresas que patrocinan campañas políticas.

En este oscuro accionar de muchos hospitales públicos que no se comportan como dicen las normas, a veces con la anuencia de sus Juntas Directivas, le va mal a los usuarios, prueba de ello son los indicadores de resultado, como las muertes maternas evitables, la mortalidad infantil, las infecciones intrahospitalarias, los cada vez  más frecuentes accidentes cerebrovasculares, por la ineficacia en la atención de la Hipertensión Arterial y la Diabetes; las muertes  evitables por varios tipos de cáncer,  que si se detectan a tiempo son curables.  

Bueno, en este país también hay justificación para todo, los gobernantes politiqueros y corruptos, una vez los ciudadanos valientes les reclaman por el mal funcionamientos de los hospitales, culpan al "gerentillo mandadero" y estos a su vez  trasladan la culpa  a las EPS. 

Dr. DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA
Médico.

No hay comentarios: