ChicamochaNews.net - Multilenguaje

martes, 6 de noviembre de 2012

EN RIESGO LA ACCION DE TUTELA PARA LOS SERVICIOS DE SALUD

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega (*)

En un gobierno de corte neoliberal, en donde son más importantes los indicadores económicos que los de calidad de vida, o mejor, donde es más importante la plata que la salud y la vida, nada raro tiene que se vuelva realidad el proyecto de ley que pretende eliminar la tutela para acceder a los servicios de salud, proyecto de ley estatutaria presentado por el Presidente del Senado Roy Barreras, quien ha militado en al menos tres partidos, como dicen los paisanos "al sol que más alumbre", a este senador y otros con su influencia politiquera, les atribuyen algunos medios de comunicación las dificultades de la EPS  estatal CAPRECOM.

La acción de tutela, como lo reconocemos los que hemos estado de lado de los prestadores de servicios de salud, en el ejercicio administrativo de hospitales o como servidores de la salud, ha salvado muchas vidas y ha evitado discapacidad y dolor a las familias colombianas, por supuesto, a las más desfavorecidas.  Muchos médicos hemos aconsejado la tutela  a pacientes tímidos  de nuestros pueblos que creen en medio de su humildad que la acción de tutela es una ofensa para la EPS  y que por ello pueden ser castigados. La acción de tutela seguramente es lo más palpable que tienen los ciudadanos de a pie, desde la Constitución del 91, ha permitido que los pacientes accedan a los servicios de salud, no solo a los no contemplados en el POS, sino los que, estando en el POS, deberían ser garantizados con criterios de accesibilidad, oportunidad y calidad por parte de las EPS,  pero  dado el ánimo de lucro económico con el que trabajan terminan siendo negados o no autorizados a tiempo.

El nuevo proyecto de ley propone que los colombianos para acceder a los servicios NO POS,  primero deberán esperar los dictámenes de los Comités Técnico Científicos de las EPS, quienes tomarán sus decisiones de acuerdo con los protocolos y guías que se expidan.

Lo malo de esto es que dichos protocolos y guías no son los que utilizan los hospitales y clínicas para el manejo de las patologías más frecuentes, los cuales incluyen además  de lo que ordena en el POS, medicamentos y procedimientos NO POS tomados de la medicina basada en la evidencia; al contrario,  los protocolos y guías que utilizarán los Comités Técnico Científicos de las EPS, serán los que para tal fin expidan desde el nivel central, en el que sin duda, predominará la influencia perversa de las EPS, con su poder político económico (parlamentarios a su servicio, no gratis), sobre las Asociaciones Científicas, lo que finalmente llevará a limitar la autonomía médica, es decir, la potestad que tiene el médico tratante de escoger de forma responsable y científica la mejor opción para el paciente, una vez agotadas las posibilidades de manejo que están en el POS.

Si los pacientes no están de acuerdo con estos dictámenes, no podrán presentar una tutela, pues el proyecto crea la acción de protección a la salud, de la que conocerán  solo los Jueces Civiles del Circuito y los Tribunales Superiores, con esto el ciudadano de a pie, en su mayoría de municipios con población rural, como son los de García Rovira y el Norte de Boyacá, no podrán, con ayuda de las personerías, interponer la Acción de Tutela en el juzgado de su municipio, lo que constituye una barrera más de acceso del desgatado sistema de seguridad social en salud.

Dicen los analistas que de ser realidad este nuevo proyecto de ley, la Corte Constitucional no seguirá conociendo los casos de negación de servicios de salud, lo que elimina una de las principales garantías con las que cuentan los pacientes. Por su jerarquía, la Corte Constitucional ha establecido una línea jurisprudencial garantista, que incluso ha obligado al gobierno a tomar medidas como la unificación de los planes de salud de los regímenes contributivo y subsidiado.

Mientras el Gobierno Nacional y la mayoría de senadores y representantes no piensen de verdad  en la calidad de vida de sus gobernados, estoy de acuerdo con lo que dice el Senador Robledo, que el Presidente y el Congreso están más en favor de las EPS que de los colombianos. Me pregunto frente a este tema, si los "cargaladrillos" que tiene cada uno de los senadores y representantes en los municipios y veredas de nuestra región del Chicamocha donde obtienen votos, si al menos conocen el problema del sector salud, si les ha tocado vivirlo, si saben qué grado de responsabilidad tienen sus jefes políticos, si entienden las implicaciones que tiene este proyecto de ley para nuestras comunidades, o será que solo les interesa el arreglo burocrático y económico que los atan a sus "distinguidos jefes", porque solo practican la estrategia egoísta y mediocre de pegarse al sol que más alumbre.

Dr. DARIO ELVIS CAMACHO NORIEGA

(*) Médico.

No hay comentarios: