ChicamochaNews.net - Multilenguaje

lunes, 30 de diciembre de 2013

CEGUERA IRREVERSIBLE POR CONSUMO DE ALCOHOL ADULTERADO.

Por Médico Darío Elvis Camacho Noriega

El metanol es el alcohol que viene en los licores adulterados, además de las impurezas propias de su artesanal producción en pobres condiciones de higiene. El metanol se obtiene de la destilación de la madera, se utiliza como anticongelante, en aditivos de combustibles, solvente de lacas y barnices. 

Una vez ingerido, el alcohol metílico o metanol en el organismo se convierte en  metabolitos tóxicos, el principal, el ácido fórmico, que es el responsable de le la ceguera por el daño irreversible al nervio óptico. En intoxicaciones leves, los síntomas son semejantes a los producidos por el alcohol etílico o etanol, el que contienen las bebidas alcohólicas no adulteradas,  los síntomas  además de la embriaguez son  cefalea, mareo y dificultad para la marcha. En casos graves, convulsiones, coma, edema cerebral, la  ceguera irreversible y hasta la muerte. Una vez ingerido el alcohol adulterado, la absorción hacia la sangre se da en los siguientes 30 a 60 minutos, los síntomas de intoxicación pueden aparecer entre los 40 minutos a las 72 horas, lo usual es entre 12 a 24 horas.

El daño a la salud del alcohol adulterado, además de lo ya mencionado consiste en la evasión de impuestos que  pagan las bebidas alcohólicas no adulteradas, impuestos que ayudan a financiar la salud de los colombianos.

Para evitar intoxicaciones y secuelas por el consumo de alcohol adulterado lo ideal es que el consumidor compre  en establecimientos de comercio formal y legalmente constituidos, no olvidar que el contrabando de licores va de la mano con la adulteración o falsificación.

El comprador debe verificar la botella, que se vea y sienta limpia, que las marcas en relieve que tiene no estén tapadas por etiquetas ni elementos externos, que la tapa se vea sellada. Así sea en cualquier establecimiento formal y legal, uno siempre debe exigir que la botella esté sellada con todos los requerimientos de seguridad.

En cuanto a las etiquetas, también se debe observar que no sean reutilizadas, que no estén rotas, enmendadas o sucias; confirmar que la unión entre el cuello de la botella y la tapa no esté sellada con cintas, que el cuello de plástico de la tapa no tenga ningún tipo de abultamiento ni forma irregular y sospechosa. 

Hay que verificar que el licor no se vea con mugre. Lo más importante es la decisión del comprador de adquirir productos en lugares seguros, formales y no propiciar la ilegalidad por ahorrarse algunos pesos. Lo barato sale caro. Desconfíe de los sitios de consumo con barra libre o bebidas a bajos precios.. 

El producto que es original o legítimo usualmente tiene su etiqueta intacta y el líquido está brillante, sin materia extraña flotando, sin turbidez. Lo más importante es cerciorarse que esté debidamente tapado. Si existe un sello hay que verificar que no esté violado.

La invitación desde esta columna siempre con ánimo constructivo es para las autoridades competentes a fin de que redoblen esfuerzos en esta temporada para que no ingrese ni  una sola botella de alcohol adulterado a nuestros municipios y por supuesto a la  comunidad,  para que denuncien ante cualquier sospecha de venta de alcohol adulterado.

Que ningún paisano de los municipios de la Hoya del Chicamocha quede ciego por el consumo de alcohol adulterado

Feliz navidad y próspero año con hábitos de vida saludable.   

miércoles, 6 de noviembre de 2013

DOPPLER VENOSOS DE MIEMBROS INFERIORES DISPONIBLE EN MÁLAGA PERO NO AL ALCANCE DE QUIENES LO NECESITAN.

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Este examen es fundamental para conocer el grado de deterioro del sistema venoso  en los pacientes con síndrome varicoso de miembros inferiores, sin el cual no es posible plantear un buen manejo quirúrgico de las respectivas varices que así lo requieran. 

La Varicectomía y la safenectomía es el  procedimiento quirúrgico con el que los Cirujanos Generales y Cirujanos Vasculares corrigen el síndrome varicoso; estos procedimientos quirúrgicos son del plan obligatorio de salud, todos los ciudadanos que los necesiten  tienen derecho a que se lo realicen de forma oportuna,  eficiente, eficaz y segura en  la IPS más cercana a su domicilio.

Las personas afiliadas al Régimen Subsidiado, como son la mayoría de rovirenses, (aproximadamente 60.000), quienes por sus condiciones socio económicas están en el nivel uno del SISBEN tienen derecho a estos procedimientos quirúrgicos de forma gratuita. Hoy, para fortuna de los rovirenses, el Hospital Regional de García Rovira cuenta con Médico Especialista en Radiología quienes son los idóneos para realizar el Doppler Venoso de Miembros Inferiores, el Hospital  tiene la tecnología necesaria, es decir el Ecógrafo con las especificaciones técnicas para realizar dicho examen, sin embargo, para infortunio de nuestros campesinos, este examen no lo tiene contratado COMPARTA ni ninguna otra EPS  con el Hospital Regional, lo que lleva a que una vez ordenado por el Cirujano General, el paciente casi siempre sin plata, tenga que desplazarse hasta Bucaramanga, donde  COMPARTA lo tiene contratado, o desistir en su intento de  mejorar su salud y dejar que el problema prospere a estadios avanzados, con complicaciones de difícil manejo como la flebitis, tromboflebitis, las ulceras varicosas o el embolismo pulmonar, complicaciones que le restan capacidad de trabajo a los pacientes  para generar  el sustento a su familia.

COMPARTA y las demás EPS tienen el deber moral y legal de contratar la toma de estos exámenes con el Hospital Regional de García Rovira. COMPARTA y las demás EPS no pueden seguir sometiendo al usuario a ir hasta Bucaramanga por estos exámenes, con el argumento de la tarifa, toda vez que el escenario es totalmente diferente, una cosa son las tarifas en el área metropolitana de Bucaramanga, donde los diferentes oferentes de estos servicios compiten con la tarifa y grandes volúmenes de exámenes, y otra cosa es en Málaga donde es lógico que la tarifa para la EPS sea superior por los costos que implica la prestación del servicio en una área de difícil acceso geográfico, esto es un riesgo financiero, que según la normatividad  del sistema de salud colombiano le corresponde asumirlo a las EPS y no al Hospital, mucho  menos al usuario.

Con ánimo siempre constructivo, al igual que con el tema de las trabas para acceder a las endoscopias, comentado en mi anterior columna en defensa de los pacientes de nuestra provincia con o sin recursos, exhorto a los Señores Personeros Municipales a las Veedurías Ciudadanas, las Asociaciones de Usuarios de las distintas EPS, a los líderes que tienen oportunidad de hablarle al oído a los directivos de COMPARTA  y a la representante de  todos los usuarios de García Rovira ante la Junta Directiva del Hospital Regional, para  que hagan lo pertinente en defensa del derecho a la prestación de servicios de salud dentro de la política de accesibilidad, oportunidad, eficiencia y eficacia, pregonadas por el Ministerio de Salud, específicamente con el tema del examen Doppler Venosos de Miembros Inferiores, para que se autorice y realice en Málaga.

Aunque Quevedo haya dicho que, "Donde no hay justicia es peligroso tener razón, ya que los imbéciles son mayoría", es necesaria la voz crítica de quienes de forma independiente y desinteresada, defendemos el principio universal de administración y constitucionalidad nuestro, como es el predominio del interés colectivo sobre el grupal o individual.

jueves, 17 de octubre de 2013

ENDOSCOPIAS TARDIAS: ¡MUERTE SEGURA!

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Increíble, pero cierto. En Colombia, el país latinoamericano que dedica más recursos por persona/año para la atención en salud, los pacientes mueren esperando la autorización para exámenes, consultas especializadas o procedimientos. Con frecuencia vemos en los medios como narran los sufridos familiares que la EPS los llamó para informarles que la cita para su ser querido ya fue autorizada, ignorando que la persona falleció hace semanas.

La provincia de García Rovira tiene el lastre epidemiológico de ser, comparativamente con las demás provincias de Santander y otras regiones del país, la de mayor incidencia de cáncer gástrico, es decir, la provincia con más casos nuevos por cada año, de uno de los tipos de cáncer más frecuente. Es de conocimiento general que en nuestra región han fallecido, por este tipo de cáncer, ricos y pobres; alcaldes, concejales, maestros y campesinos. Por supuesto, el pronóstico para cada persona es favorable o desfavorable en la medida que se diagnostique a tiempo, diagnóstico que solo puede hacerse en la actualidad con endoscopia de vías digestivas altas y biopsia.

Con frecuencia vemos a campesinos y a sus familiares angustiados, porque en la consulta de medicina general  de alguno de los pueblos les han solicitado el examen de endoscopia, porque existe la sospecha de cáncer gástrico o de esófago; el viacrucis inicia cuando tienen que someterse a un requisito nada técnico ni ético impuesto por la EPS COMPARTA  que obliga a que para ellos autorizar dicha endoscopia, el paciente tiene que ser remitido antes a Consulta Especializada de Cirugía General o Medicina Interna, lo que implica múltiples viajes desde los municipios de procedencia hasta Málaga y la pérdida de semanas o meses valiosísimos en la detección oportuna del posible cáncer.

Esta medida absurda de COMPARTA, netamente economicista, va en contra de la política de prestación de servicios de salud que el Estado debe garantizar a los ciudadanos como es la atención con "oportunidad, accesibilidad, eficiencia y eficacia".  La medida ilógica de COMPARTA para la autorización de endoscopias, además de congestionar los servicios especializados de Medicina Interna y Cirugía General de nuestro hospital regional, no guarda coherencia con lo observado en Boyacá, donde los Médicos Generales si pueden solicitar endoscopia directamente a los pacientes que la requieran y COMPARTA la  autoriza.

También es criticable que la tarifa particular para endoscopia y biopsia del hospital regional, sea más costosa que en centros especializados como la FOSCAL, esto no tiene presentación tratándose de la provincia con el índice más alto de pobreza, comparado con las demás provincias santandereanas. Parcialmente entiendo que puede haber mal uso del servicio de endoscopia, especialmente para menores de 40 años donde puede ser más importante fomentar hábitos de vida saludable y un buen tratamiento que la endoscopia y por ello COMPARTA haya restringido la solicitud de endoscopia solo para especialistas.

Una medida salomónica que le corresponde gestionar o pelear a los Señores Personeros de todos los municipios de la provincia, las Veedurías Ciudadanas, la Asociación de Usuarios de la EPS COMPARTA y la representante de todos los usuarios de la provincia  ante la Junta Directiva del hospital regional, es que COMPARTA permita que los médicos generales soliciten directamente la endoscopia y a su vez la EPS la autorice oportunamente para pacientes mayores de 45 años con síntomas y signos sospechosos de cáncer gástrico o esofágico.

Que lastima que el servicio de endoscopia del Hospital Regional de García Rovira que cuenta con uno de los mejores especialistas del departamento, con enorme experiencia y con la tecnología más avanzada, esté subutilizado, en la provincia con el más alto índice de casos nuevos de cáncer gástrico.

Mientras tanto, seguiremos viendo como nuestros campesinos pobres y vulnerables, los que no tienen palanca, les toca mendigar y esperar a que COMPARTA, después de hacerlos sufrir más que la enfermedad, les autorice la endoscopia, con la posibilidad de que ya sea demasiado tarde.

viernes, 13 de septiembre de 2013

“LOS TUMBES EN SALUD ESTÁN DE MODA”

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Por la dificultad que tienen los colombianos del común para acceder a los servicios de salud, bien sea consulta médica, odontológica, exámenes o procedimientos quirúrgicos, han proliferado múltiples posibilidades con las que se pretende suplir de forma fácil y económica, pero nada ética, lo que el Estado no ha podido hacer con su fracasado sistema de salud mercantilista, que enriquece a pocos a costa de la frustración y el dolor  de la mayoría.

Ante la ausencia de equipos multidisciplinarios de salud, que deberían visitar periódicamente los hogares de las personas sin recursos, pobres y vulnerables, tanto del área urbana como rural, para la promoción  de la salud y  la prevención de enfermedades,  lo que se ve, son múltiples supuestos "homeópatas o naturistas", que van casa a casa con morrales repletos de "supuestos medicamentos que curan todo"; son múltiples los casos de campesinos que han suspendido tratamientos serios para la Diabetes o la Hipertensión, por la influencia perversa de estos "avivatos" sin escrúpulos.

A los ingenuos campesinos adolescentes, en su afán de estar a la moda, les están colocando en sus veredas, casa a casa, supuestos tratamientos de "Ortodoncia", ellos lucen dichos alambres, sin saber el daño que les pueden ocasionar, toda vez que esto solo lo pueden hacer odontólogos especializados. Como si todo lo anterior fuera poco, ahora en escuelas rurales y urbanas  están induciendo  la compra de gafas para niños, bajo el supuesto de que todos tienen problemas refractivos, (miopía, hipermetropía,  astigmatismo,  etc.). 

Parcialmente entiendo a las personas que utilizan estos "servicios", porque alguna alternativa deben encontrar para solucionar lo que el Estado les está incumpliendo; lo incomprensible es que las autoridades encargadas de velar porque todos los ciudadanos  tengan acceso a los servicios de salud, en condiciones de oportunidad, accesibilidad, eficiencia y eficacia, como lo ordena la constitución y la ley, no estén haciendo nada al respecto; me refiero a las administraciones departamentales y municipales, quienes a través de las respectivas Secretarias de Salud tienen, además del deber de inspeccionar, vigilar y controlar el adecuado funcionamiento de centros de salud, hospitales, clínicas y  EPS, la responsabilidad de evitar que se den las situaciones descritas inicialmente.  

No tiene presentación que algunas Secretarias de Salud de orden Departamental o Municipal,  autoricen o permitan utilizar su nombre por las  empresas de salud que hacen campañas para la detección de la osteoporosis y problemas visuales, cuando es de conocimiento general  que estos servicios están en el plan obligatorio de salud y es deber de ellos garantizar que se presten gratis desde las EPS,  por medio de los centros de salud y sin barreras de acceso. 

Por el bien de las personas pobres y vulnerables, desde esta columna exhorto, con ánimo constructivo, a las autoridades competentes de los departamentos y municipios de la Hoya del Chicamocha, a mirar con lupa lo que está pasando en los barrios, veredas y escuelas de sus jurisdicciones, con personas y empresas no serias, que están ofreciendo servicios de salud puerta a puerta.

¡Más vale prevenir que lamentar!

miércoles, 11 de septiembre de 2013

“LOS TUMBES EN SALUD ESTÁN DE MODA”

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Por la dificultad que tienen los colombianos del común para acceder a los servicios de salud, bien sea consulta médica, odontológica, exámenes o procedimientos quirúrgicos, han proliferado múltiples posibilidades con las que se pretende suplir de forma fácil y económica, pero nada ética, lo que el Estado no ha podido hacer con su fracasado sistema de salud mercantilista, que enriquece a pocos a costa de la frustración y el dolor  de la mayoría.

Ante la ausencia de equipos multidisciplinarios de salud, que deberían visitar periódicamente los hogares de las personas sin recursos, pobres y vulnerables, tanto del área urbana como rural, para la promoción  de la salud y  la prevención de enfermedades,  lo que se ve, son múltiples supuestos "homeópatas o naturistas", que van casa a casa con morrales repletos de "supuestos medicamentos que curan todo"; son múltiples los casos de campesinos que han suspendido tratamientos serios para la Diabetes o la Hipertensión, por la influencia perversa de estos "avivatos" sin escrúpulos.

A los ingenuos campesinos adolescentes, en su afán de estar a la moda, les están colocando en sus veredas, casa a casa, supuestos tratamientos de "Ortodoncia", ellos lucen dichos alambres, sin saber el daño que les pueden ocasionar, toda vez que esto solo lo pueden hacer odontólogos especializados. Como si todo lo anterior fuera poco, ahora en escuelas rurales y urbanas  están induciendo  la compra de gafas para niños, bajo el supuesto de que todos tienen problemas refractivos, (miopía, hipermetropía,  astigmatismo,  etc.). 

Parcialmente entiendo a las personas que utilizan estos "servicios", porque alguna alternativa deben encontrar para solucionar lo que el Estado les está incumpliendo; lo incomprensible es que las autoridades encargadas de velar porque todos los ciudadanos  tengan acceso a los servicios de salud, en condiciones de oportunidad, accesibilidad, eficiencia y eficacia, como lo ordena la constitución y la ley, no estén haciendo nada al respecto; me refiero a las administraciones departamentales y municipales, quienes a través de las respectivas Secretarias de Salud tienen, además del deber de inspeccionar, vigilar y controlar el adecuado funcionamiento de centros de salud, hospitales, clínicas y  EPS, la responsabilidad de evitar que se den las situaciones descritas inicialmente.  

No tiene presentación que algunas Secretarias de Salud de orden Departamental o Municipal,  autoricen o permitan utilizar su nombre por las  empresas de salud que hacen campañas para la detección de la osteoporosis y problemas visuales, cuando es de conocimiento general  que estos servicios están en el plan obligatorio de salud y es deber de ellos garantizar que se presten gratis desde las EPS,  por medio de los centros de salud y sin barreras de acceso. 

Por el bien de las personas pobres y vulnerables, desde esta columna exhorto, con ánimo constructivo, a las autoridades competentes de los departamentos y municipios de la Hoya del Chicamocha, a mirar con lupa lo que está pasando en los barrios, veredas y escuelas de sus jurisdicciones, con personas y empresas no serias, que están ofreciendo servicios de salud puerta a puerta.

¡Más vale prevenir que lamentar!

sábado, 17 de agosto de 2013

FALSIFICACION DE MEDICAMENTOS

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Recientemente, en los medios de comunicación de nuestro país, fue noticia la condena a un comercializador de medicamentos por vender productos falsificados, específicamente ampollas anticonceptivas. Esto ocurrió en el 2008 y llevó a múltiples embarazos no deseados y lo más grave, a embarazos en mujeres a quienes médicamente se les había contraindicado el embarazo.

Este es solo uno de los incontables problemas que a diario causan los medicamentos falsos, los lectores podrán imaginar lo que le sucede a los que inocentemente toman medicamentos sin saber que son adulterados para evitar que su hipertensión les ocasione infartos, que su diabetes no se les complique, que el sida este controlado, que el cáncer no se disemine, que la infección se controle, que su gastritis mejore o que sus dolores sean controlados.

Con los ejemplos antes mencionados es fácil intuir que los medicamentos falsos tienen la posibilidad de ocasionar la muerte, lo que no es fácil demostrar. Quienes cometen este delito en Colombia tienen la  ventaja de que es excarcelable  mientras a las víctimas  se les deteriora su salud y mueren, esto se parece al trillado tema de los conductores borrachos.

Durante la última década, Colombia se ha mantenido entre las diez naciones donde más se falsifican y comercializan medicamentos fraudulentos.  Mientras en África el 50% de los medicamentos que circulan en el mercado son falsificados, en países de Latinoamérica como Colombia, esa cifra es del 30 al 40% y en países desarrollados cae a un 10%.  

La Organización Mundial de la Salud, (OMS), ha planteado que sólo por antimaláricos (medicamentos para el tratamiento del paludismo o malaria) falsificados, mueren unos 200.000 enfermos de paludismo anualmente. Se calcula que en el mundo un millón de personas morirían al año por esta misma razón.

El representante del gremio que asocia la industria farmacéutica, resaltó que nadie está a salvo de consumir medicamentos falsificados. Contrario a lo que muchos creen, los fármacos falsificados no sólo se venden al público a través de expendios directos, pues recientemente se ha descubierto que a través de redes se introducen en el sistema de salud, vendiéndolos a farmacias, hospitales, distribuidores y EPS.

Toda persona que consuma medicamentos, debe adquirirlos en su lugar de confianza para asegurar su autenticidad, quienes consumen medicamentos provenientes de EPS o en farmacias destinadas para tal fin o en las farmacias de los hospitales y clínicas, deben  apoyarse en las asociaciones de usuarios, en las veedurías ciudadanas para conocer y corroborar si  dichas instituciones están cumpliendo las normas elementales para procurar seguridad y satisfacción a los usuarios, como son la selección de proveedores idóneos que practiquen principios y valores empresariales y tengan implementados sistemas de calidad con normas ISO en los procesos de adquisición, recepción técnica y administrativa, almacenamiento, distribución y dispensación, no sea que esté sucediendo lo que pasa en algunos hospitales y centros de salud del país, en donde el único criterio para seleccionar el proveedor de medicamentos es el que el alcalde, gobernador o político que puso al gerente sea el que ordene a qué proveedor se le compre para ganarse alguna comisión o pagar favores políticos, sin importarles que suceda con la salud y la vida de los usuarios. 

Proteger la salud de los colombianos de asaltos como el de los medicamentos adulterados, es una prioridad para las autoridades competentes. Desde esta columna exhorto a las  juntas directivas de los hospitales públicos, asociaciones de usuarios de servicios de salud, veedurías ciudadanas, para que revisen si los actuales  proveedores de medicamentos dan  total confianza, para asegurar que los medicamentos que se dispensan a nuestros campesinos de la hoya del Chicamocha no tengan nada que ver con el  grave problema de la falsificación. ¡Más vale prevenir que lamentar!

sábado, 20 de julio de 2013

MEDICALIZACION DE LA SALUD

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Para descanso de los politiqueros de las capitales y de nuestros pueblos, responsables de la mayor parte de los problemas de nuestro país, en esta ocasión me voy a referir a un problema poco conocido, pero que cada vez se torna más complejo; me refiero a la medicalización de la salud, en especial a la farmacologizacion, que en lenguaje rovirense es querer mejorar todo con fármacos o medicamentos, pecado en el que incurrimos médicos, pacientes y sus familiares.

No todo problema de salud necesita medicación, aunque a veces lo fácil y rápido sea recetarlos, esta práctica, nada ortodoxa, ha llevado a encontrar paisanos tomando los anti ulcerosos gástricos con tinto; antihipertensivos, (medicamentos para bajar la hipertensión arterial); hipoglucemiantes (medicamentos para disminuir los niveles de glicemia o azúcar en la sangre) e hipolipemiantes, (medicamentos para bajar niveles de colesterol o triglicéridos) sin ninguna dieta y menos ejercicio.

En los salones de belleza, algunas señoras obesas sacan pecho, mencionando que usan la mejor marca de calcio importada para evitar la osteoporosis, pero no hacen ejercicio ni reciben sol, lo que lleva a que la inversión en ese calcio costoso vaya directamente al baño.  Qué decir de los que pretenden mejorar del colon, solo con medicamentos, sin incluir frutas y verduras como fuente de fibra; o los asmáticos, con mascotas perros, gatos, pájaros o hámster; o el colmo, los pacientes con patologías pulmonares que son fumadores. 

Muchos padres de familia desean "purgar" a sus hijos frecuentemente sin inculcarles el hábito elemental de vida saludable como es la higiene de manos, o compran productos no serios para mejorar las defensas a fin de evitar el dengue, sin hacer lo elemental que es evitar que en su casa y sus alrededores existan los criaderos de zancudos.  

El enfoque a los problemas de salud no ha cambiado, primero se debe evitar el factor de riesgo que lo ocasiona, fomentar hábitos de vida saludable y luego se acude a medicamentos.   

A nuestro fracasado sistema de salud le preocupa el gasto en medicamentos, la entrega oportuna de los mismos, pero poco o nada hace por evitar que entre pacientes y médicos prospere cada día más la práctica que pretende solucionar todo con medicamentos, salida facilista, pero poco efectiva a la hora de producir resultados favorables. 

A las débiles campañas nacionales en los medios de comunicación sobre hábitos de vida saludable, la más recientes la del "PLAN A", poco entendible para los ciudadanos de a pie, las asfixian las avasalladoras campañas publicitarias de productos nocivos para la salud como gaseosas cargadas de calorías, responsables de buena parte de la obesidad.

Las secretarias de salud de nuestros municipios desarrollan imperceptibles campañas que pretenden disminuir el riesgo cardiovascular, evitar el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas, pero las mismas administraciones municipales organizan, cada vez con más fuerza, las fiestas patronales, en las que se incita al consumo de cerveza, trago y cigarrillo, con modelos voluptuosas que fácilmente hacen olvidar, en especial a los jóvenes, lo aprendido en los aburridos talleres de salud pública; ¡qué falta de coherencia!

La industria farmacéutica es responsable del consumo innecesario de medicamentos con la inducción al cuerpo médico mediante estudios, no siempre serios, del medicamento que están promocionando, la motivación no ética, con viajes y otros regalos y la manipulada visita médica.  Esta industria a diario induce, por medios masivos, al consumo de medicamentos, basta ver las propagandas frecuentes en televisión, en las que manipulan la mente de las señoras para que tomen la marca de calcio que están promocionando, so pena de que con solo estornudar se le fracturen lo huesos, o la publicidad local con productos populares nada serios, que supuestamente sirven para todas las enfermedades, pero que en realidad no tienen ningún sustento científico.

Es conveniente para nuestra salud hacer un alto en el camino, revisar qué factores de riesgo tenemos y qué hábitos de vida saludable nos falta adquirir; ojalá a los colegas médicos se les permita contar con tiempo suficiente en cada consulta para educar, motivar y convencer a los pacientes y sus familiares sobre el autocuidado de la salud y uso prudente de medicamentos.

martes, 11 de junio de 2013

HOSPITALES ORGULLO NACIONAL Y LOS COMUNES

Por Darío Elvis Camacho Noriega, Médico.

Cien años cumplió el HOSPITAL SAN VICENTE DE PAUL de Medellín, orgullo de los paisas y referente para otros hospitales y clínicas, no solo de Colombia sino de Latinoamérica, toda vez que está en el ranking de los 40 mejores centros de salud de alta complejidad de toda la región. Son incontables los reconocimientos nacionales e internacionales por sus múltiples logros. El año pasado realizaron más de 200 complejos trasplantes, tiene el record de haber hecho los primeros trasplantes exitosos en el mundo de laringe, de tráquea y de esófago. Es una institución de carácter privado que se ha sobrepuesto a todos los retos del manejo del sector salud de nuestro país, incluido el de las detestadas EPS, su sustento económico se deriva de la venta de servicios de salud a la mayoría de EPS, al SOAT y al departamento de Antioquia, también recibe donaciones de empresarios exitosos que saben que allí serán bien utilizadas.

El apego total  de sus directivas y de todos sus empleados a los principios y valores como   la responsabilidad, la honradez, el respeto a la vida, junto con el cumplimiento del Código de Ética y Buen Gobierno, el ser ambientalmente responsables, son los principales factores de éxito que los ha llevado a producir servicios de salud de la más alta calidad, seguros y con la mejor calidez humana; por ello cuentan con la acreditación en salud que otorga el Ministerio de Salud, por medio del ICONTEC. Allí hacen prácticas estudiantes de pregrado y posgrado, solo de universidades también acreditadas. Ellos han creado empresas con las que producen parte de sus suministros y tienen la mejor publicación analítica del sector salud, como es el periódico EL PULSO.

En nuestra región, con pesar registramos como el liquidado HOSPITAL RAMON GONZALEZ VALENCIA  dejo de ser el líder de la prestación de servicios de alta complejidad del Oriente colombiano hace treinta años, para convertirse en una institución pública llena de problemas que lo llevaron  a la liquidación. 

En el extinto RAMON GONZALEZ VALENCIA se hicieron los primeros trasplantes de riñón del oriente colombiano, hubo la primera UCI para adultos y niños y fueron los pioneros en adquirir tecnología de punta; hoy no existe dicha razón social, fue reemplazado por  el recién creado HOSPITAL UNIVERSITRIO DE SANTANDER, el cual no despega, porque aunque cambió de razón social, no cambió de cultura empresarial, toda vez que, al igual que el que se liquidó y como muchos otros hospitales públicos del país, indiferente a su grado de complejidad, tienen, unos más que otros, los tres problemas más serios de la red pública: corrupción, politiquería y desmotivación laboral. De no ser por la UIS y por el convenio docente asistencial, los problemas del nuevo HOSPITAL UNIVERSITARIO DE SANTANDER serían mayores.

Para fortuna de los Santandereanos,  la prestación de servicios de alta complejidad con la mejor tecnología de punta, fue tomada por clínicas privadas como la FOSCAL y la FUNDACION CARDIOVASCULAR, con méritos semejantes a los del HOSPITAL SAN VICENTE DE PAUL DE MEDELLIN.

Mientras predomine el interés particular de algunos gobernantes de turno: alcaldes y gobernadores, sobre el interés general de los usuarios de los hospitales públicos, mientras predomine el interés corrupto de algunos directivos de hospitales, cuya única habilidad es pedir plata a los contratistas; y mientras no haya el real compromiso de producir servicios de salud oportunos, eficientes, eficaces y seguros, no tendremos hospitales públicos acreditados por el ICONTEC y reconocidos por los ciudadanos; hasta ahora son pocos los hospitales públicos acreditados.

Mientras alcaldes y gobernadores no apoyen decididamente las gestiones de los gerentes de hospitales Públicos que trabajan honestamente, apoyados en principios y valores, predominarán los malos servicios de salud para las personas de a pie.

Me pregunto, ¿si se cumple el milagro de que se acaben las EPS con la reforma a la salud que está en manos de los congresistas, los malos gerentes de  hospitales públicos, a quién le echarán la culpa de los malos resultados de sus administraciones?

jueves, 16 de mayo de 2013

LA REFORMA A LA SALUD

Por Darío Elvis Camacho Noriega, Médico

Está en auge la controversia de la reforma a la salud, en los últimos días el artículo de Juan Gossaín en EL TIEMPO, analiza y critica  el contenido de los dos proyectos: uno de ley estatutaria y otro de ley ordinaria radicados en el Congreso de la República, lo cual llevó a la respectiva respuesta justificadora del despistado Ingeniero Ministro de Salud Dr. Gaviria, a lo cual también se pronunció  lo que se denomina la Sociedad Científica. La insatisfacción de la gente frente al sistema de salud alcanza el 80%, según encuesta Gallup del pasado mes de Abril, dato informado también por el diario capitalino; este informe concluye que a los colombianos les afana más el problema de salud y sus perspectivas de solución, que el problema de guerrilla, narcotráfico, inseguridad y desempleo.

El buen escenario y momento histórico que creó la constitución garantista de 1.991, en la que se consagró el derecho a la salud individual y colectiva de los colombianos, es muy diferente al que creó la ley 100 y sus reformas; el primero la Constituyente y el  segundo el Congreso, éste con muy  mínima credibilidad, pero desafortunadamente el que puede reformar el  actual sistema de salud, bien sea para mejorar o empeorar la situación.

Al inicio del  gobierno de la prosperidad para todos, entró en vigencia la última reforma al sistema de salud con la ley 1438, la cual, según el presidente, sería la solución para la inconformidad de todos los colombianos, reforma que no se reglamentó en su totalidad y los efectos no fueron los esperados.  Los expertos dicen que  fracasó, porque le dio continuidad al modelo mercantilista de la salud, que pone en primer lugar el lucro económico y después la salud y la vida. Todos los días los medios masivos de comunicación nos hablan del paseo de la muerte y de las innumerables tutelas, como expresión diciente del fracaso del sistema.

La dificultad para hacer realidad el derecho a la prestación de servicios de salud de los colombianos en condiciones de accesibilidad, oportunidad, eficiencia y calidad, radica en el apetito voraz de los que tienen que ver con el manejo de los recursos para la salud, los cuales, mal contados, superan los $44 billones de pesos por año, estos incluyen lo que el Estado dedica para la salud individual de los 24 millones de colombianos del régimen subsidiado, los recursos de salud pública colectiva, lo que pagamos el resto de colombianos, patronos y trabajadores que estamos en el régimen contributivo o regímenes especiales, y lo que gastan los colombianos de su propio bolsillo cuando su EPS  o su seguro no les atiende oportuna y efectivamente. 

El apetito voraz está en los politiqueros y corruptos inescrupulosos, que los hay, desde el nivel nacional,  departamental y  hasta municipal; los  primeros legislando y decretando más bajo la influencia perversa del poder político económico que del bienestar general de los colombianos, guiados por indicadores que no siempre reflejan la realidad por la que tienen que pasar los usuarios del sistema de salud; los demás, utilizando los recursos de la salud para pagar favores políticos con burocracia, contratación y enriquecimiento personal, a fin de perpetuarse en el poder. 

Los escándalos de corrupción en la mayoría de EPS, la maquiavélica relación entre dueños o directivos de EPS y algunos parlamentarios, los criticados negocios entre EPS y parte de la industria farmacéutica, la desorientada formación de los futuros servidores de la salud, la explotación y las confusas formas de contratación de los actuales servidores de la salud, junto con el pésimo ejercicio de algunos gerentes de hospitales que presuntamente ganaron sus cargos de forma no clara, lo que los convierte en mandaderos de los politiqueros, son otras expresiones de los parásitos que tienen infestado nuestro defectuoso sistema de salud.

El Congreso tiene la posibilidad de reivindicarse con el pueblo, de borrar lo de la "reforma prostitucional", que fue en lo que se convirtió la anhelada reforma a la justicia, archivada finalmente, gracias al inconformismo nacional; de borrar el fracasado intento de reforma a la educación; de borrar la elección del magistrado cuestionado; en fin, tiene la posibilidad de hacerse querer u odiar más.

Los que creemos en las utopías, soñamos con un sistema de salud justo para ricos y pobres, sin intermediación de EPS disfrazadas de gestoras de Salud; dueñas, directa o indirectamente, de clínicas; un sistema que garantice la atención integral e integrada; un sistema orientado más por lo científico que por lo económico, con ninguna influencia perversa de politiqueros y sus "cargaladrillos"; un sistema orientado de verdad a modificar positivamente los indicadores elementales de salud, como mortalidad materna, mortalidad infantil, etc.; un sistema que premie los resultados en educación, promoción de la salud y prevención de la enfermedad; un sistema que sea oportuno y efectivo en la atención de la enfermedad; un sistema que facilite la participación ciudadana y el  control social, donde las asociaciones de usuarios de los hospitales sean tan importantes como su Junta Directiva. En fin, un sistema donde el dinero no sea el fin, sino el medio para el cuidado digno de  la salud y de la vida.

jueves, 18 de abril de 2013

“OSCURO PANORAMA PARA LOS LECHEROS COLOMBIANOS”

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Los grandes productores de leche en Colombia ubicados principalmente en Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia, están preocupados por el oscuro panorama que se avecina, al tener que competir con la leche americana, según el ya firmado  tratado de libre comercio TLC con los Estados Unidos,  con la leche europea,   TLC que está pendiente de ratificación por parte de nuestros parlamentarios, con la leche proveniente del Cono Sur, importada por comerciantes   y pasteurizadores y la leche que entra de contrabando de Venezuela por el efecto del muy bajo precio del bolívar.

Estos  grandes productores colombianos de leche, que ordeñan diariamente por arriba de cien vacas de razas especializadas, con buen manejo, sanidad y nutrición, no tienen nada que hacer frente a los mega hatos gringos, europeos y argentinos, donde ordeñan tres veces al día hatos de más de mil vacas, que pastan praderas ricas en alfalfa y reciben suplementos a base de granos, producidos a gran escala, ordeñan con equipos robotizados y tienen  grandes avances  en asociatividad,  además de recibir importantes subsidios estatales; en términos  parroquianos, es una pelea de toche contra guayaba. 

Por ahora, la situación de al menos 400 mil familias colombianas, que derivan su sustento de la producción de leche, está aparentemente tranquila, debido a que el precio internacional de la tonelada de leche en polvo no da para que haya grandes importaciones que  perjudique la producción lechera nacional y por el contrario, permite que se pueda exportar las muchas toneladas de leche en polvo que hay represadas en el país.

Colanta, la más grande compradora de leche en el país, estaba comprando 2 millones 400 mil litros diarios, ahora compra 2 millones 200 mil litros de leche, sin embargo, le están sobrando 200 mil litros diarios, de los cuales regala 25 mil en promociones, el resto de la leche la está pulverizando. Colanta informó que el stock de leche en polvo nacional es de 20 mil toneladas; en este año se han importado 17 mil toneladas, especialmente del Cono Sur y solo Colanta tiene más de 7 mil toneladas que está tratando de vender a Venezuela. 

Si el precio internacional de la leche en polvo baja, las empresas oligopólicas como Alpina y otras, van a preferir importar la leche y sus derivados, que comprar la producida en  Colombia, como en la Sabana de Bogotá, donde el litro de leche es pagado alrededor de $1.000, incluidos los beneficios por el contenido de sólidos y el bajo recuento de células somáticas. Cuando el precio internacional de la tonelada de leche en polvo baja a menos de 4 mil dólares, el litro de leche ya reconvertida en Colombia, tiene un costo de $ 700 por litro, a razón de una taza de cambio del dólar de $1.800, mientras que la leche líquida nacional se paga, puesta en planta, entre $900 y $ 1.000 en las zonas de alta producción.  

Pensar que nuestros parlamentarios no aprueben el TLC con la Unión Europea es una utopía, ellos obedecen más a los intereses personales o grupales, relacionados con burocracia y contratación que les facilita el Gobierno, que a los intereses de las 400 mil familias  que dependen de la producción lechera, que de paso, son las que los han elegido.  Así las cosas, tendrán menores dificultades las ganaderías especializadas de tierra fría como las de Antioquia, Cundinamarca, Boyacá y Nariño, que están entre 2 y 3 mil metros de altura y que son eficientes, guardadas proporciones.

En nuestra provincia de García Rovira, afortunadamente los costos de producción de la leche en las partes altas son competitivos, comparados con los de la Sabana de Bogotá, toda vez que el mayor componente de los costos directos, que es la alimentación de las vacas, depende principalmente de forrajes, mediante pastoreo en potreros de kikuyo, carretones y raigrases y mínimamente de concentrados; los productores son los mismos trabajadores y por su condición socio económica no deben pagar seguridad social, el costo de la tierra no está disparado, porque a diferencia de la Sabana de Bogotá, no tiene la competencia de la floricultura de exportación, sin embargo, estamos en mora de programas  estatales serios, continuos,  técnicos  y sin politiquería, para el mejoramiento genético y  de praderas, de aprovechar los costos bajos de producción, de las bondades de la certificación de zona libre de brucelosis y la ubicación estratégica sobre la carretera central del norte, para que, desde la asociatividad, los productores se conviertan además,  en transformadores, bien sea de queso a gran escala con valor agregado o leche pulverizada.

El sustento de las 2.500 familias que dependen de la producción de leche en nuestra provincia de García Rovira, depende, no solo de la competitividad, sino de la ayuda de instituciones del Estado como la DIAN, el ICA, la Policía Nacional y las Autoridades Sanitarias, para que no permitan el ingreso y comercialización de la leche de contrabando, de países que ni siquiera son libres de aftosa; además, que se haga realidad el anunciado CONPES lechero y que se usen las salvaguardias, para evitar la importación de leches subsidiadas del Cono Sur.

Si este tema no es atendido adecuadamente por el gobierno, el problema será mayor que el de los cafeteros, toda vez que la producción lechera es tres veces la cafetera, son 400 mil familias que viven de la producción de leche.

Sera que pronto veremos protestas de productores de leche con sus  vacas en la Plaza de Nariño o en la Alpujarra en Medellín o en las grandes vías del país del Sagrado Corazón?  

martes, 19 de marzo de 2013

COMPARTA YA NO ES LA EPS QUE FAVORECIA A LOS HOSPITALES PUBLICOS

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Las innumerables tutelas de las personas pobres y vulnerables en procura de que se le presten servicios de salud contemplados POS, el famoso "paseo de la muerte"  y la explotación de los servidores de la salud son la expresión del fracaso del actual sistema de salud colombiano por  falta de buen manejo de los cuantiosos recursos que a lo largo de 20 años con la mercantilización de la salud enriqueció a pocos, produce sufrimiento al grueso de los colombianos y deterioro de indicadores de salud pública como el de mortalidad materna.

El Estado colombiano en la actualidad dedica para cada uno de los 24 millones de  personas afiliadas al régimen subsidiado la suma de $508.993.20 para garantizar la prestación de servicios de salud del POS en condiciones de accesibilidad, oportunidad y calidad.

En los hospitales y centros de salud de los 12 municipios de García Rovira hay desconcierto en los Gerentes  y demás servidores de la salud porque COMPARTA EPS en los contratos para prestar los servicios de nivel uno de atención  (Medicina general, odontología general, actividades de promoción y prevención,  hospitalizaciones, traslados en ambulancia, exámenes y medicamentos), les está proponiendo que hagan más actividades con un incremento irrisorio del monto del contrato frente al año anterior.  Mientras el incremento de la UPC, es decir lo que el Estado le reconoce a las EPS por cada persona afiliada del régimen subsidiado creció del 2.012 al 2.013 en un buen porcentaje, la propuesta de COMPARTA a los centros de salud de la provincia no tiene el mismo incremento. 

Enhorabuena los señores alcaldes de la provincia, que a su vez son los presidentes de las Juntas Directivas de cada hospital, le escribieron al Gerente departamental de COMPARTA con copia al Señor Gobernador y Secretario de Salud Departamental, reclamando con vehemencia sobre el tema, dado que el desventajoso contrato que COMPARTA le propone a cada centro de salud u hospital lo que los asfixia financieramente con la consiguiente disminución en la cantidad y calidad de los servicios de salud que se prestan en cada uno de los municipios.

Esto, además de generar insatisfacción y poner en riesgo la salud y la vida de los usuarios afectará la imagen de cada uno de los Alcaldes sin dejar de mencionar que los Gerentes de los hospitales van a tener que despedir a varios funcionarios porque simplemente lo que les va a ingresar por la venta de servicios del  principal cliente como lo es COMPARTA, no les alcanzará para los gastos.  No olvidar que varios centros de salud de nuestra provincia  están en riesgo financiero, según información reciente del Ministerio de Salud.

Estas directrices de COMPARTA EPS, son contrarias a las que le dieron fama en el país como la EPS del régimen subsidiado que mejor contrataba y pagaba a los Hospitales públicos, lo que, por supuesto repercutía favorablemente en la atención de los usuarios y el bienestar de los servidores de la salud.

Caería muy bien una seria y clara rendición de cuentas sobre cómo se gastan los recursos públicos por $30.000 millones de pesos que el Estado le reconoce a COMPARTA EPS por año, por los no menos de 60.000 afiliados rovirenses, porque COMPARTA solo invierte por año alrededor de $8.500 millones en atenciones de nivel uno en los doce municipios donde se debe promocionar la salud, prevenir y atender oportunamente la enfermedad  y aproximadamente  $3.300 millones en las atenciones  especializadas que se realizan en el Hospital Regional de García Rovira. 

Por qué el aparato administrativo de COMPARTA EPS es deficiente para facilitar oportunamente las autorizaciones de servicios, cuando de los $30.000 millones que maneja por año con la población rovirense la norma les permite invertir en administración $2.400 millones? En fin, queda un saldo no menor de $15.000 millones para las atenciones que le realizan a los afiliados rovirenses en Bucaramanga y otras ciudades. Cada vez más gasto en la recuperación de la salud que en la  promoción y prevención. Que manera de manejar el riesgo en salud.

Cierro estas cavilaciones y cuestionamientos con un dato reciente de la Superintendencia Nacional de Salud: COMPARTA EPS  no está en riesgo financiero, no está intervenida,  esto en principio está muy bien, lo  preocupante es si el buen comportamiento  financiero está más a expensas de explotar a los centros y hospitales con contratos desventajosos, con grandes descuentos por glosas, en especial a centros de salud débiles desde el punto de vista gerencial o por la no programación de cirugías, como reemplazos de cadera, en la que los usuarios deben esperar para que le programen la cirugía hasta seis meses  después de la valoración favorable del  anestesiólogo con argumentos sin peso como decirles a humildes campesinos  que  el Hospital Universitario de Santander está en reconstrucción  cuando hay otras IPS en el área metropolitana de Bucaramanga que hacen posiblemente mejor, más económico y más rápido estos procedimientos.  O será también por la integración vertical, práctica que los ha llevado a tomar impresiones para prótesis dentales en sitios que no cumplen con los requisitos mínimos de habilitación como en Capitanejo  donde las impresiones para prótesis las hicieron en la oficina administrativa de COMPARTA EPS. En los demás pueblos ni siquiera han tomado las impresiones para garantizar la entrega de prótesis totales a la que tienen derecho los campesinos por estar incluidas en el POS desde hace más de un año.

Muy bien Señores Alcaldes por respaldar a los Gerentes de las ESE en la contratación con COMPARTA EPS que debió firmarse desde el primero de enero, su actuación defiende el derecho a la salud de sus gobernados propósito semejante al  de esta columna técnica e independiente.

domingo, 17 de febrero de 2013

“MINISTRO DESPISTADO”

Por Médico Darío Elvis Camacho Noriega

Recientemente el Ministro de Salud, ALEJANDO GAVIRIA, en entrevista con un prestigioso medio capitalino, sorprendió a usuarios del sistema general de seguridad social en salud y a prestigiosos académicos de la Salud Pública de nuestro país, al afirmar que hay una profunda crisis financiera del sector, pero que no hay crisis en la salud pública y en la prestación de servicios de salud. Tanto usuarios como académicos estamos de acuerdo en la primera  afirmación, y no es para menos, si el modelo privilegia la rentabilidad económica y no le da importancia al individuo sano ni al enfermo.

La corrupción y la politiquería a lo largo y ancho del país con los recursos de la salud son evidentes, el desvío de recursos para la salud, hacia otros sectores con cuantiosas  inversiones privadas, el fraude con los recobros al FOSYGA, son la prueba del fracaso del modelo de administración para la aplicación de los recursos de la salud, lo cual ha llegado a un nivel inaguantable, es un intolerable social.

Lo inaceptable para eruditos en materia de salud pública y de prestación de servicios de salud, es que el Ministro haya afirmado que no hay crisis en estos dos temas. La frase acuñada en este modelo fracasado, "el paseo de la muerte" y la avalancha de tutelas reclamando servicios del POS, son la expresión más  diciente de que hay una grave crisis en el acceso, la oportunidad y la calidad de la prestación de servicios de salud.  La situación de la mortalidad materna e infantil, de las enfermedades inmunoprevenibles y de los niveles de inmunización, la sífilis congénita y la tuberculosis, son solo algunos de los indicadores que muestran la existencia de una grave crisis de la salud pública. 

Cerca de un centenar de prestigiosos profesionales de la salud, en su mayoría académicos de las más prestigiosas universidades de nuestro país, y dirigentes gremiales con PhD, Master en Salud Pública, le enviaron una carta al señor ministro, con ocasión de su despiste en el análisis y la situación del sector salud, donde le argumentan con estudios y publicaciones serias lo que está pasando en la salud pública y en prestación de servicios de salud; le dicen que mientras el sistema se enfoque en la rentabilidad y no en el usuario, para qué echarle más plata al saco roto en el que se convirtió el sistema  de salud colombiano.

Ojala esta respetuosa carta de los académicos al Señor Ministro, de profesión  economista, ex columnista crítico del actual gobierno, sirva para que en realidad se repiense el sistema en el que predomine el beneficio del colectivo sobre el lucro económico y que los colombianos recibamos servicios de salud acordes a la inversión que hace el Estado, para garantizar el derecho constitucional a la salud individual y colectiva.

Mientras se da esta controversia entre los  académicos y el Ministro de Salud, frente a la grave crisis del sector, "La silla vacía" nos cuenta en la publicación del 8 de febrero, que en virtud a los graves problemas que afronta la EPS SOLSALUD, desde que cayó en desgracia el senador Luis Alberto Gil, hay una enorme presión de dirigentes del partido de la U y del Partido Liberal frente al Ministro Gaviria, para definir quién va a ser el interventor, por supuesto, cercano a ellos, no para mejorar el acceso, la oportunidad y la calidad de la prestación de los servicios de salud a los sufridos afiliados de dicha EPS, en su mayoría santandereanos, sino para politiquear con burocracia y la conocida comisión por priorizar los pagos para el senador que tenga la palanca en la Superintendencia Nacional de Salud.  Esto en época preelectoral se vuelve una caja muy jugosa.

¡Que cuadro tan lamentable para la salud de los colombianos!