ChicamochaNews.net - Multilenguaje

miércoles, 24 de diciembre de 2014

¿PACTOS POR LA TRANSPARENCIA?

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega

Recientemente, publicitados mandatarios departamentales y municipales se mostraron entusiasmados con la moda de firmar pactos por la transparencia, donde se comprometen a hacer el mejor uso de los recursos públicos y a cumplir con el principio universal de la administración y la constitución, como es el predominio del interés general sobre el grupal o el individual. Será que los que hacen esta estrategia "pantallera" se les olvidó que desde el momento en que se posesionaron juraron cumplir con la constitución y las leyes, normas que en general dicen que el gobernante debe mejorar las condiciones de vida de sus gobernados y no solo las de ellos, utilizando los recursos públicos de manera eficiente y eficaz, recursos que no son de los gobernantes sino de la comunidad.  

Creo que esos actos, así sean públicos y en compañía de los organismos de control, sobran; sirven para lo mismo que sirven los actos públicos de la famosa colocación de la primera piedra o las amañadas rendiciones de cuentas, o para lo que sirven los elefantes blancos, que los hay muy grandes en las capitales y pueblos pequeños, incluso de la región del Chicamocha. Será que con estos dudosos pactos por la transparencia quieren mantener cautivos a los electores, ya desilusionados con los tres años iniciales de mandato, o será que tienen algunos pecados, toda vez que algunos de los que firman dichos pactos han sido cuestionados por los medios masivos de comunicación, específicamente con temas relacionados con el supuesto direccionamiento ilegal de la contratación de recursos públicos hacia los financiadores de sus campañas, hacia sus amigos o simpatizantes, así no sean idóneos para ejecutarlos.

Utilizar a los organismos de control como garantes de dichos pactos tampoco es prenda de garantía de que van a respetar los recursos públicos o que van a procurar el bien general sobre el  individual; basta con ver las noticias en las que aparecen funcionarios de estos organismos involucrados en casos de corrupción, especialmente en lo que tiene que ver con el archivo de procesos, previos pagos de sobornos. No en vano, algunas administraciones públicas cuando calculan los costos  para un contrato, además de incluir los costos e impuestos legales de las obras o la compra de bienes, incluyen el costo del soborno que debe pagar el afortunado contratista y lo que posiblemente tengan que darle a algún funcionario de algún organismo de control que los "empapele". Todo, pago con los recursos que deben ser destinados a mejorar la calidad de vida, en especial de los de a pie,  o  a disminuir la inequidad, causa principal del conflicto colombiano. 

Los líderes que hacen bien las cosas cuando son gobernantes, ordenadores de gasto o funcionarios públicos, llegan con las manos libres y limpias a los cargos, no son "pantalleros", utilizan el poder para servir, no colocan primeras piedras, no hacen inauguraciones, no gastan presupuesto en auto publicidad, no dejan placas con sus nombres, no aceptan comisiones, no le dicen desagradecidos a sus electores, no son condenados o sancionados por actuaciones indebidas, no tranzan con  funcionarios de organismos de control, poco hablan de transparencia, la viven. Estos buenos líderes quedan en la historia de sus regiones y en el corazón de los ciudadanos, porque ponen en práctica la frase de que hacer las cosas bien si paga y produce felicidad; comportamiento basado en principios y valores que finalmente les permiten seguir viviendo dentro de su comunidad con la frente en alto y gozan del aprecio y reconocimiento de la sociedad.  

 ¡Lástima que sean tan escasos!

No hay comentarios: