ChicamochaNews.net - Multilenguaje

domingo, 24 de mayo de 2015

EN EL CAMPO NO ME QUEDO

Por MD Darío Elvis Camacho Noriega
El crecimiento desproporcionado de la población urbana frente a la rural tiene múltiples causas en nuestro país, en la región de la Hoya del Chicamocha después de oír y oír a miles de campesinos a los largo de 25 años, la principal causa no es otra que el abandono en que el Estado ha mantenido al campo, en especial el minifundio o mejor, el microfundio. 
Después de que en García Rovira había cerca de 100.000 habitantes, hace 25 años, ahora solo se llega a los 80.000. Las nuevas generaciones de campesinos se han beneficiado de la política pública que facilita el acceso a la educación, ha mejorado la cobertura, pero una vez terminan bachillerato, ante la ausencia de posibilidades de empleo o de medios de producción, los jóvenes así sean formados con énfasis en el sector agropecuario, emigran a la ciudad algunos a estudiar más, la mayoría a trabajar y les va mejor con menos del salario mínimo mensual que quedarse en el campo.
Lo observado es que cada vez es más vieja la población productiva en el campo, cada vez son más los adultos mayores que habitan las casas rurales y cada vez se quedan más solos porque hijo que termina el bachillerato, hijo que se va a la ciudad.   
La decisión de los jóvenes de abandonar el campo no tiene discusión, vivir de la agricultura o la ganadería artesanal sin ningún incentivo no es nada atractivo, este oficio quedó solo para los mayores que no encontrarían opción en la ciudad. Nada pueden hacer nuestros campesinos con su actividad artesanal para producir de manera eficiente y competir con los agricultores o ganaderos de los países con los que a ciegas nuestro gobierno firmo los Tratados de Libre Comercio TLC.  
La desventaja es evidente, además de la producción artesanal los insumos y herramientas o maquinaria tienen IVA, la asociatividad apenas asoma en algunos sectores mientras que con los países que tienen que competir estos campesinos tienen formación profesional en su arte, gozan de subsidios para la mayoría de los sectores de la producción agropecuaria y la asociatividad les disminuye costos de producción y les mejora los precios de venta al evitar la intermediación.  
Otras desventajas para nuestros campesinos son las vías, la vivienda y el acceso a los servicios de salud. Hasta ahora se están mejorando en nuestra región las vías de orden nacional, la Troncal Central del Norte y parcialmente la vía Málaga Curos, pero continua el rezago en las intermunicipales y veredales que no soportan el invierno.  
En vivienda rural, los pocos subsidios se entregan en algunos municipios de manera excluyente, es decir, a los adeptos de los gobernantes de turno, así tengan ya vivienda digna. En salud, los que más sufren el viacrucis de las EPS y en algunos Centros de Salud al servicio de la politiquería son los campesinos, la distancia que los separa de la cabecera municipal les obliga junto con la dificultad para solicitar las citas a no asistir oportunamente a consulta médica menos odontológica y si logra ser atendido no le entregan todos los medicamentos. La precaria situación económica les obliga a veces a no asistir a consulta por no perder un día de jornal que los deja sin para el mercado.
Varios de los municipios de García Rovira duran semanas, hasta meses sin medico por culpa de la equivocada política de la Secretaria de Salud de Santander de crear plazas para servicio social obligatorio o año rural en las clínicas y hospitales del área metropolitana de Bucaramanga lo que deja en franca desventaja a los municipios alejados toda vez que un médico recién egresado prefiere hacer su "año rural" en la ciudad que en un pueblo.  
Este es el panorama real que no es valorado en su real dimensión por quienes tienen el deber ético y legal de mejorarlo, hasta ahora  lo mínimo que  han hecho por mejorar las condiciones de vida de los campesinos ha servido más para satisfacer a los contratistas que  ejecutan los recursos  y para sacar pecho y tajada por parte de algunos mandatarios de turno, pero poco y nada para evitar  la continua migración de los campos a la ciudad; o, ¿será que pueden decir lo contrario con el despoblamiento rural de nuestra región?   
Que lástima que en la próxima contienda electoral se repita la historia de la pelea por el negocio de gobernaciones y alcaldías y no por hacer algo sostenible que impacte positivamente la maltrecha calidad de vida de los campesinos que sin criterio, por falta de educación, nuevamente serán utilizados para elegir a los que los seguirán engañando.

No hay comentarios: