ChicamochaNews.net - Multilenguaje

viernes, 25 de septiembre de 2015

“PROMESAS EN SALUD”

Por Darío Elvis Camacho Noriega, Médico.
En plena campaña política para definir Alcaldes y Concejales para el próximo cuatrienio, con preocupación escucho las pobres propuestas de algunos candidatos para el sector salud, en especial en los municipios de García Rovira. Sin pretender que los señores candidatos conozcan a fondo el tema de salud como lo maneja un experto salubrista, por lo menos deben conocer lo fundamental del asunto. Hasta ahora predominan las promesas incumplibles, la utopía sobre la realidad.
Algunos  candidatos a las alcaldías cuando les preguntan que van a hacer por la salud, dicen que mejorarán la atención de los centros de salud u hospitales de nivel uno convirtiéndolos en nivel dos, cuando el potencial real de usuarios no supera los 6.000, solo está San Andrés  con 9.000 y para que un Hospital de segundo nivel de equilibrio en condiciones de eficiencia, sin politiquería ni corrupción, se requieren no menos de 60.000 usuarios. 
Otros candidatos  dicen que traerán médicos generales con gran experiencia, ignorando que este es un problema estructural del sistema de salud colombiano que no favorece en nada  la permanencia durante años de los médicos generales en los municipios alejados y pequeños, los que prometan eso faltan a la verdad, no conocen la realidad; lo cierto es que mientras no se intervengan en Santander las plazas para año rural o servicio social obligatorio que sobrepasan las 120 en el área metropolitana de Bucaramanga, muchas de ellas en clínicas privadas, los pueblos aislados como los de nuestra provincia no tendrán la posibilidad de contar con Médicos Generales y se les dificultará cada vez más, contar con al menos médicos en servicio social obligatorio o rurales. 
Pesa más en la pérdida de credibilidad y posicionamiento de los Centros de Salud y Hospitales de los municipios frente a la comunidad el grave daño que múltiples administraciones municipales y algunas gerencias le han causado a estos centros con politiquería y corrupción, que el contar solo con médicos en su año rural; a los  jóvenes médicos que hacen su año rural en nuestros municipios no se les puede echar la culpa de la baja capacidad resolutiva de los Centros de Salud y Hospitales de nivel uno, donde ellos trabajan sin tener en cuenta que parte del personal auxiliar no es idóneo, porque es  escogido por influencias y no por competencias, no tienen lo básico en ayudas diagnosticas  como laboratorio clínico permanente, electrocardiógrafos, monitor fetal, monitor de signos vitales, equipos de órganos de los sentidos, entre otros, y ayudas terapéuticas como farmacias bien surtidas y fisioterapia y en algunos municipios con sobrecarga de trabajo.
Doy fe que muchos de estos médicos en servicio social obligatorio hacen su mejor esfuerzo y con dedicación atienden hasta donde las ayudas diagnósticas y terapéuticas disponibles se lo permiten.
Además, Señores Candidatos a las Alcaldías, cuando les pregunten que van a hacer por la salud no es solamente lo relacionado con el funcionamiento del Centro de Salud u Hospital,  lo primero que hay que responder es que harán su mayor énfasis en las acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, que es la esencia del accionar de los hospitales de primer nivel. Además, desde la administración municipal  deberán  garantizar  agua potable, vivienda digna con adecuada disposición de excretas, gestión en control de vectores, educación con jornada completa con alimentación y transporte escolar seguro,  fomento del deporte y  la cultura, disminuir el alcoholismo, el tabaquismo, la drogadicción; evitar el maltrato intrafamiliar y la malnutrición, fomentar los hábitos de vida saludable, no permitir conductores borrachos, sin casco, mejorar caminos y vías interveredales porque finalmente la salud es el principio y el fin de todo proceso de desarrollo, no hay desarrollo si no hay salud y para que el desarrollo, si no es para mejorar la salud.
Dios quiera que no se repita la historia en que los candidatos en campaña prometen lo mejor para el sector salud pero en la práctica, una vez elegidos y posesionados, algunos  utilizan los descuadernados Centros de salud y Hospitales para pagar favores políticos y recuperar parte de la inversión de la campaña vendiendo las Gerencias, cobrando  comisión a la adquisición de medicamentos y otros insumos hospitalarios, cambiando personal con criterio politiquero y hasta usando las ambulancias para mandados de sus familiares y concejales amigos. El accionar de algunos alcaldes frente a COMPARTA, solo se limita a pedirle cargos, recomendar pacientes allegados y patrocinio para fiestas.
Los politiqueros no tienen escrúpulos ni compasión con sus electores, la historia nos enseña que Hospitales y Centros de Salud que funcionaban bien, generaban satisfacción y seguridad a los usuarios y familiares y hasta estaban acreditados, los han acabado en cuestión de meses; casos más sonados como el Hospital de Dos Quebradas, Risaralda; el del Tunal en Bogotá, el del corregimiento del Sumapaz, de nivel uno, en área rural de Bogotá, cuya experiencia exitosa fue conocida hasta en centros académicos de Europa. 
Amanecerá y veremos qué pasará en nuestros municipios con la salud.

No hay comentarios: