ChicamochaNews.net - Multilenguaje

jueves, 22 de diciembre de 2016

“Desmanes peligrosos en navidad y año nuevo”

Por Darío Elvis Camacho Noriega – Médico.

Inicio la época en la que menos se cuida la salud, en temporada de Navidad y Año Nuevo es la  época en que más se pone en riesgo la salud y la vida en virtud a los malos hábitos alimenticios, el licor, la velocidad y la pólvora. Unos más que otros incurren en decisiones que tienen en común la agresión a la salud individual o colectiva.

Es de conocimiento universal que el exceso de calorías, bien sea por dulces, harinas o grasas es negativo para la salud, produce impacto negativo en sistema cardiovascular, digestivo, osteomuscular, nervioso, endocrino, etc. Sin embargo, la costumbre, el antojo y la moda, terminan ganándole a la inteligencia, llevando a darle gusto al paladar sin medir consecuencias. Es usual en esta temporada ver en los servicios de urgencias  los descompensados por  DIABETES, GASTRITIS, COLON y lo más delicado, los PREINFARTOS, INFARTOS, TROMBOSIS y HEMORRAGIAS CEREBRALES, luego de las comilonas de fin de año. Sin embargo, a pesar  de conocer el riesgo lo asumen con la complicidad de la misma familia. 

Con el licor, además del riesgo grave para la salud por cuenta del alcohol adulterado a base de alcohol metílico, en especial la secuela más grave que es la ceguera y con el exceso del alcohol etílico así sea de la mejor marca, los que se creen listos, además de consumir irresponsablemente grandes cantidades para mantenerse despiertos, lo mezclan con alucinógenos o al menos con bebidas energizantes, llegando a estados graves de excitación nerviosa con las famosas enlagunadas o hasta el delirio, con todo lo que ello implica para el borrachito y su familia; y ni qué decir si lo mezclan con  conducción da carros o motos o manipulación de pólvora, lo más probable serán las secuelas físicas, mentales, hospitalización, cárcel o morgue, 

 La velocidad en carros o motos, combinada con trago, alucinógenos, sin cinturón de seguridad o sin casco y el colmo, sin SOAT, es la más nefasta de todas las malas decisiones de los que se creen "abejas" pero que en realidad son "burros"; esto solo deja traumatizados con graves secuelas,  muertos, viudas, huérfanos  y deudas. 

La pólvora en manos de empíricos, ebrios y en especial de niños, también cumple su cometido, bien sea por quemaduras, incendios o en los niños que accidentalmente la ingieren con el daño lento e irreversible del hígado, del que solo se recuperan con trasplante del mismo. Con todo ello, aun  vemos papás irresponsables, comprando pólvora de navidad para sus hijos o permitiendo que tengan contacto con ella.

Las campañas para evitar las graves secuelas, no solo se deben reducir a los cuidados con la pólvora, también los excesos de comida, trago, consumo de alucinógenos y la combinación con conducción o con armas. 

Gran reto tienen  no solo las Autoridades Civiles, Militares  y de Policía, sino también los padres o adultos cuidadores de niños, los Técnicos de Saneamiento en cada uno de los pueblos, los expendedores de trago y por supuesto, los consumidores. 

Feliz Navidad para toda la gente de la Región del Chicamocha y próspero Año Nuevo, sin secuelas por los abusos, producto del predominio de la impulsividad sobre la inteligencia.

sábado, 19 de noviembre de 2016

SÍ AL IMPUESTO A LAS BEBIDAS AZUCARADAS E INCREMENTO AL DEL TABACO

Por Médico Darío Elvis Camacho Noriega

La Reforma Tributaria en trámite en el Congreso genera incontables posiciones, a nivel macro estoy de acuerdo con quienes se preguntan para qué Reforma Tributaria si lo que se va recaudar es menos de lo que se pierde por corrupción, la lógica nos dice que  debería haber una verdadera cruzada en contra de la corrupción, porque es la forma absurda de malbaratar los impuestos, pero para ello se necesita un cambio cultural, principios y valores  y renovar la gran mayoría de la clase política por auténticos líderes, mientras tanto, el faltante para financiar el presupuesto nacional requiere de nuevos impuestos.

Es cierto que enfermedades derivadas de hábitos de vida no saludables como el cigarrillo y el consumo excesivo de calorías, entre otras por bebidas azucaradas, genera enfermedad y grandes gastos al sistema de salud. Según el Ministerio de Salud el consumo  de tabaco es el causante del 70% de las muertes por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, el 62% de la mortalidad por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica EPOC y el 25% de la enfermedad isquémica del corazón (infartos en personas de 35 a 64 años). Los fumadores hombres pierden 6.6 años de vida, las fumadoras 7.1 años con relación a la esperanza de vida actual.

El aumento de 200% en el impuesto al tabaco implica subir el costo de la cajetilla promedio de $ 2,800 a $4.200, es decir, aproximadamente el 50% al precio del consumidor, esto evitaría varios miles de muertes por año y ahorraría al sistema de salud al menos $550 mil millones, los optimistas hablan de un ahorro superior, dicho incremento en el impuesto le inyectaría recursos al sector salud.

Por supuesto, la decisión es respetable pero nada inteligente, de quien opte por el tabaquismo, además de poner en riesgo su vida aumenta el gasto en salud por parte del Estado, lo cual es evitable ante todo con educación, con convencimiento, pero requiere del sometimiento parcial con el incremento del valor de los cigarrillo, lo que en principio, al parecer no convence, pero lo real y cierto es que le aporta más recursos al menguado presupuesto que hay para la salud. Vamos a ver si estos argumentos convencen a los congresistas para que lo aprueben tal como se presentó o si podrá más la presión de los representante de las tabacaleras con sus jugosas chequeras que les interesa más su lucro a expensas de causar daño, que la salud de sus consumidores. 

Por el lado de las bebidas azucaradas la Organización Mundial de la Salud, OMS, en el documento Políticas Fiscales para la dieta y la prevención de enfermedades no trasmisibles, plantea que un incremento del 20% en el precio de venta de bebidas azucaradas podría traducirse en reducción proporcional en el consumo de estos productos, en especial en las poblaciones de menos recursos.

El Director del Departamento de prevención de enfermedades no transmisibles de la OMS, dice que si los gobiernos gravan productos como las bebidas azucaradas, pueden reducir los padecimientos asociados a estas y salvar vidas, además de reducir los costos de la salud y aumentar ingresos para invertir en servicios de salud. Solo en 2015 en  Colombia, alrededor de 3.200 personas murieron de Diabetes, Enfermedad Cardiovascular, patologías relacionadas directamente con el consumo de bebidas azucaradas. Del total de muertes en el país, el 3.4% es consecuencia directa de Diabetes, de esta estadística, el 13% tuvo como causa directa el consumo de bebidas azucaradas.

El Ministerio de Salud dice que el 81.2% de los colombianos consume gaseosas o refrescos frecuentemente, así mismo, el 22.1% lo incluye dentro de su alimentación diaria, en mi concepto médico "grave error". La expectativa es que el impuesto del 20% a las bebidas azucaradas reduce los litros de consumo por persona año de 57 litros a 46 litros.

El reto para cambiar de hábitos de vida saludable en el tema de bebidas azucaradas,  incluye la educación, promoción y prevención por medios masivos en tiempo y horario semejante al que emplean las industrias productoras de estas bebidas que se enriquecen  sin ningún escrúpulo con la inducción por medios masivos al consumo de bebidas azucaradas de niños jóvenes y adultos, sin importarles que causen daño en sus clientes y hasta ahora sin aportar significativamente al sistema de salud.

Otro reto para nuestros parlamentarios: será que son capaces de legislar en pro del interés colectivo o cederán frente a la presión de estas industrias.

domingo, 16 de octubre de 2016

“Nuevo golpe a hospitales públicos”

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Los Hospitales y Centros de Salud públicos en donde se hace realidad el derecho a la salud de la gente de a pie, además de tener que soportar la influencia perversa de los politiqueros locales, departamentales y nacionales, ahora les toca de manera obligatoria  contra posible sanción, fiarle a las EPS quebradas, según circular reciente de la Superintendencia Nacional de Salud, medida que no aplica a Hospitales y Clínicas privadas.

Antes de la absurda circular de la Superintendencia Nacional de Salud, cuando la deuda de una EPS crecía y se hacía muy antigua, los Hospitales podían anunciarle y suspender los  servicios hasta  que  se hiciera un buen abono a la cuenta.

Por otra parte, el Ministerio de Salud, con la información anual que obligatoriamente reportan todos los Hospitales Públicos del país, pequeños y grandes, hace la respectiva clasificación financiera del riesgo, la publica alrededor del quinto mes del siguiente año, allí aparecen los hospitales sin riesgo, con riesgo bajo, medio y alto, los dos últimos deben inmediatamente acogerse al programa de Saneamiento Fiscal y Financiero del Ministerio de Hacienda, el cual busca  mejorar los ingresos  y con gran austeridad en el gasto volver a estar en equilibrio, es decir que con los ingresos anuales recaudados paguen la totalidad de los gastos; los que no logran salir del riesgo alto pueden ser sujetos de liquidación.

Por supuesto que parte de la culpa de que muchos hospitales estén en riesgo la tienen algunos Gerentes de Hospitales que sin mérito alguno, sin principios ni valores, corruptos, con maniobras ilegales  avaladas por algunos Alcaldes y Gobernadores han puesto a los hospitales al servicio de la politiquería y no de la razón de ser: los pacientes.

La absurda medida de obligar a los Hospitales a seguir entregando servicios fiados a EPS  quebradas como CAFESALUD, que recibió a los afiliados y beneficiarios de la quebrada SALUDCOOP es contradictoria, toda vez que por un lado los Hospitales tienen el deber de recuperar cartera morosa para financiar sus gastos y su normal funcionamiento, para no caer en riesgo financiero y sí lo están para poder salir del mismo, la medida hace que no puedan presionar el cobro con la suspensión de servicios y entren en desequilibrio. Lo que no hizo bien la Superintendencia Nacional de Salud con la pésima intervención a SALUDCOOP, el pobre e inoportuno control sobre CAFESALUD y otras EPS, lo pretende tapar obligando a los Hospitales a que se quiebren. No olvidar que otras grandes EPS quebradas como SOLSALUD y CAPRECOM, manejadas también por la clase política,  dejaron en graves aprietos financieros a los Hospitales con deudas que no se reconocieron y mucho menos se pagarán.   

No se necesita hilar muy fino ni ser experto en economía y  administración de la Salud  para entender que cuando predomina lo politiquero sobre lo técnico todo fracasa, EPS, Hospitales, Secretarias de Salud Departamentales o Municipales. No es un secreto que en algunas EPS quebradas, intervenidas tardíamente por la Superintendencia Nacional de Salud, sus interventores fueron finalmente cuotas de partidos políticos  o parlamentarios, como parte de la mermelada, decisiones que a simple vista están empeorando el ya oscuro panorama de la salud en Colombia, en especial en la atención de los de a pie.  Pobres Hospitales, pobres Servidores de la Salud y pobres pacientes y su familia. ¿Cuándo será que en nuestro país se tomen decisiones dentro del marco de los principios y valores? ¿Cuándo se hará realidad en nuestro país el principio universal de la administración y principio constitucional nuestro como "predominio del interés general sobre el individual"?

jueves, 15 de septiembre de 2016

Hacer las cosas bien sí paga y produce felicidad

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

La cara de satisfacción, felicidad, cumplimiento de metas, orgullo, los merecidos aplausos,  el reconocimiento de los medios nacionales y lo más importante, la admiración y el respeto de la gente de a pie hacia los deportistas que con gran  mérito nos representan en los JUEGOS OLIMPICOS de Río de Janeiro, Brasil y en especial los que nos han dado medallas y  diplomas  olímpicos, son la mejor prueba de que "hacer la cosas bien sí paga y produce felicidad colectiva".

Cuanto nos hace falta a los colombianos, a los santandereanos y a los paisanos de la Región del Chicamocha, entender y practicar esta manera de vivir, la de hacer la cosas bien y generar felicidad colectiva e individual. Qué frustración produce ver a mayores y jóvenes convencidos que lo que se vale es ser "abeja" y más grave aún, que algunos estén formando a sus hijos en la cultura del camino fácil, del torcido, del tumbe, como si eso fuera un logro que genera admiración, al hijo pícaro lo ven como inteligente, qué pesar  que los modelos a imitar en algunas regiones sea el de dirigentes que han hecho  "nombre" desde la ilegalidad: narcotráfico, contrabando o enriquecimiento con recursos del Estado, los de mejorar calidad de vida, en especial de los de a pie.

La historia nos enseña que es mejor pensar más en lo colectivo que en lo individual, la educación desde el hogar en el marco de valores, principios y buen ejemplo, la dedicación en el trabajo, la constancia, la disciplina, son la base del desarrollo y a su vez del mejoramiento de la calidad de vida; basta ver el ejemplo de Japón tras quedar derrotado y  en ruinas en la Segunda Guerra Mundial y que en solo medio siglo superó dicha hecatombe para ubicarse hoy entre los países desarrollados que generan felicidad a su población, en tiempo record después del desastre natural del tsunami y del accidente nuclear, de manera efectiva recuperaron las poblaciones afectadas.

En nuestro país de "abejas", en ausencia de principios y valores, poco perseverantes, escasa disciplina, amantes del camino fácil heredado de la cultura mafiosa, falsos líderes que anteponen el interés individual sobre el colectivo, predomina la pobreza, la inequidad, el subdesarrollo, con el agravante de padecer la peor epidemia social: la corrupción, posiblemente más dañina que la guerrilla y el paramilitarismo juntos.  Reconstruir Gramalote, un pueblo pequeño, no ha sido posible después de 6 años,  tenemos más elefantes blancos que los de África, reina el poder avasallador del dinero sobre la razón, los líderes de la justicia son cuestionados, en salud predomina la plata sobre la salud y la vida, la educación de los pobres no tiene norte ni es completa, los politiqueros legislan según conveniencias individuales o de grupo, los politiqueros egocéntricos hacen bulla por la primera piedra y  poco hacen por culminar las obras.

Qué vergüenza con nuestros últimos Juegos Nacionales, la politiquería y la corrupción no permitieron su realización en la ciudad sede, Ibagué; además, dejaron a la pobre ciudad  sin escenarios deportivos viejos ni nuevos, el despistado Presidente como siempre hizo el oso unos meses antes asegurando que sí se realizarían los Juegos Nacionales en Ibagué, parecido a la promesa de la vía Málaga Curos. Para rematar, a los líderes de la guerrilla les irá mejor que a los Campeones Olímpicos y a quienes han trabajado honestamente toda  la vida.

Qué tal si nuestros CAMPEONES OLIMPICOS hicieran la misma alharaca en sus inicios como la de los politiqueros pantalleros con las primeras piedras, CATHERINE IBARGUEN    solo saltaría lazo, MARIANA PAJON aun correría en triciclo, OSCAR FIGUEROA seguiría  incapacitado por las hernias discales. 

Nuestro país, departamento y región serían mejor si predominaran los líderes luchadores, dedicados, honestos, disciplinados, aferrados como nuestros Campeones Olímpicos a la mejor forma de vivir la de "hacer las cosas bien sí paga y produce felicidad".    

¡Ánimo a los  pocos que hacen las cosas bien!

sábado, 23 de julio de 2016

GERENTES DE LAS ESE SE NOMBRARÁN A DEDO

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Los Hospitales y Centros de Salud Públicos son Empresas Sociales del Estado, "ESE", que  constituyen una categoría especial de entidad pública descentralizada, con personería jurídica, patrimonio propio y autonomía administrativa, y fueron creadas o reorganizadas por las Asambleas Departamentales o Concejos Municipales.

El objetivo de las ESE es la prestación de servicios de salud, entendidos como un servicio público a cargo del Estado y como parte integrante del Sistema de Seguridad Social en Salud, con dos principios fundamentales: 1.- EFICIENCIA, definida como la mejor utilización de los recursos técnicos, materiales, humanos y financieros, con el fin de mejorar las condiciones de salud de la población atendida y 2.- CALIDAD, relacionada con la atención efectiva, oportuna, personalizada, humanizada, continua, de acuerdo con estándares aceptados sobre procedimientos científico-técnicos y administrativos, y mediante la utilización de la tecnología apropiada, de acuerdo con los requerimientos de los servicios de salud que ofrecen.

La máxima autoridad de las ESE es la Junta Directiva, en la que participan en condiciones iguales miembros que representan a la comunidad, al estamento científico interno y externo, al sector político administrativo representado por el Alcalde o el Gobernador que por ley preside la Junta y el respectivo Secretario de Salud. En jerarquía sigue el Gerente, quien actúa en la Junta como secretario, con voz pero sin voto.

El financiamiento de las ESE depende fundamentalmente de la venta de servicios de salud  a las EPS del régimen Subsidiado, Contributivo y otros regímenes como el Magisterio, el Ejército, la Policía Nacional, SOAT, particulares. El ingreso para financiar los gastos tienen que ganarlo con venta de servicios, a diferencia de una alcaldía que ejecuta en su mayoría lo que le llega de la nación o el departamento, así no hagan mayor gestión. La autosostenibilidad de las ESE depende de verdaderos Gerentes que sean capaces de prestar buenos servicios que generen satisfacción y seguridad a los usuarios y que a su vez sea capaz de mantener equilibradas las finanzas, no solo para gastos de funcionamiento, sino para inversión en mejoramiento de infraestructura y actualización tecnológica, sin necesidad de mendigarle al Estado.  

Para procurar que llegaran buenos Gerentes a las ESE y estas cumplieran su misión, se introdujo por norma la meritocracia, para que por medio de universidades serias se seleccionaran los mejores Gerentes, sin embargo, con sorpresa y por obra de los congresistas, los que han politiqueado con Hospitales y EPS y con la firma del rico y despistado Presidente, mediante la ley 1797 del 13 de julio 2016, en vez de perfeccionar el proceso para hacerlo menos manipulable por los politiqueros, le dieron la potestad a los Alcaldes y Gobernadores de nombrar sin concurso a los respectivos Gerentes, simplemente a dedo, sin que sea el mejor, solo que cumpla unos requisitos obsoletos en materia de Gerencia.

Esto es un desacierto, vuelven los Hospitales y Centros de salud a ser trofeos que ganan Gobernadores y Alcaldes para cumplirle a los los politiqueros, no sé qué estaría pensando el supuesto piloso Ministro de Salud para facilitar de esa manera la entrega de la autonomía de las ESE a la politiquería. Esta decisión en el país del sagrado corazón, donde la mayoría de Gobernadores y Alcaldes no son ni honestos y mucho menos íntegros,  llevará a que predominen aún más los Gerentes mandaderos de la politiquería y quede a un lado el arte de hacer realidad el derecho a la salud de los de a pie, con modelos de atención eficientes, eficaces y seguros. El conocimiento, la experiencia, los principios y valores, ya no contarán para ser buen Gerente de hospital, ahora solo basta con cumplir requisitos con diplomas de universidades de garaje y tener buena palanca.

¡Pobres pacientes y servidores de la salud de los Hospitales Públicos!

lunes, 20 de junio de 2016

“FRUSTRACIÓN ROVIRENSE”

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Cada año, desde 2012, todos los Hospitales y centros de salud del país son medidos en su parte financiera, con un rasero uniforme que dice si están bien financieramente o están en riesgo financiero bajo, medio o alto. Los que tienen algún tipo de riesgo entran en un programa de saneamiento fiscal y financiero en los siguientes 4 años, si no mejoran, pueden entrar en liquidación.

Cuando se publican resultados como los de la última clasificación de riesgo fiscal y  financiero de Hospitales, los Gerentes que les va mal siempre dicen que no tienen la culpa y señalan a un tercero como la causa de su desgracia financiera, siempre le echan la culpa a las EPS, cosa que en repetidas ocasiones, con argumentos, hemos mencionado que no es cierto, toda vez que pesan más en estos resultados financieros el conocimiento, los principios y valores, la defensa del interés general sobre el individual, el respeto por los recursos públicos, el aprecio y respeto por los pacientes, el verdadero liderazgo de quienes toman decisiones en los hospitales públicos, como son los Gobernadores, los Alcaldes, las Juntas Directivas de cada Hospital y por supuesto, los Gerentes.

Podrán dar infinidad de explicaciones, pero lo cierto, es que cuando los hospitales se ponen al servicio de la politiquería, se abre paso a la corrupción y a la pereza laboral, generando pérdida de credibilidad en la comunidad y desequilibrio en las finanzas. Es un sofisma decir y defender que prestar servicios de salud en Hospitales públicos es ante todo un negocio en el que prima facturar y cobrar. En toda empresa que viva de la venta de servicios que quiera sostenerse y crecer, prima el buen servicio, la satisfacción de los usuarios y la organización de los procesos, el dinero es consecuencia de lo anterior.

Según resultados publicados recientemente por el Ministerio de Salud, en 2015 solo el  52% de las ESE Hospitales Públicos están sin ningún riesgo financiero. Esto para el Ministro de Salud es un logro, porque hospitales que tenían dificultades financieras mejoraron con las medidas implementadas como el saneamiento de cartera. En Santander, el 53% de nuestros hospitales tampoco tienen riesgo financiero; sin embargo, se pasó de tener 49  hospitales sin riesgo financiero en 2014, a 44 en 2015, de acuerdo con los resultados publicados el mes pasado.

Lo que sorprende y frustra, es que nuestro HOSPITAL REGIONAL DE GARCÍA ROVIRA, el patrimonio social más valioso para los rovirenses, haya quedado en RIESGO FINACIERO, así sea bajo, situación que bajo ninguna circunstancia debió pasar, dado que es el único de los hospitales de capital de provincia de Santander que tiene las mejores ventajas competitivas: único sin competencia en una región geográficamente aislada, con más de  80.000 usuarios potenciales cautivos, la mayoría de venta de servicios es con COMPARTA EPS, la EPS que paga más a tiempo sus obligaciones a los hospitales. Hospital que tiene la mejor actualización tecnológica, costos fijos de funcionamiento, muy bajos frente a los costos variables, lo que le permite adaptarse a las oscilaciones del mercado.

Además de lo anterior, el Hospital Regional de García Rovira fue capaz, desde su creación, el 26 de enero de 2006, partiendo de cero pesos, pagando arriendo costoso, por el deteriorado edificio al Hospital Santo Domingo en liquidación, de crear suficiente capital de trabajo para pagar todas sus obligaciones a tiempo y financiar con más de $4.000 millones, la compra de equipo biomédico nuevo, moderno y de las mejores marcas del mundo; mejorar su estructura física, producto de esfuerzo propio, es decir, de excedentes  financieros de la venta de servicios, de llegar a tener los mejores resultados, no solo en lo económico sino en satisfacción a los usuarios; sin cobros cuestionables a acompañantes de pacientes o excedentes por habitación unipersonal, resultados reconocidos por el DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO DE LA FUNCIÓN PÚBLICA, con diploma entregado por el propio Presidente de la República en la Casa de Nariño, con publicación en el periódico EL ESPECTADOR, con el artículo titulado, "HOSPITAL QUEBRADO, HOY ES UN MODELO DE GESTIÓN". 

Corresponde al nuevo gobierno departamental y directivos del hospital de los rovirenses, no solamente recuperar el riesgo financiero, sino mejorar la satisfacción y seguridad del  usuario y su familia. El reto es llevarlo a mejor sitial que el que obtuvo en sus primeros 6 años de funcionamiento.

Felicitaciones a los y las Gerentes que mejoraron el riesgo financiero de sus hospitales o mantienen a sus Hospitales fuera de riesgo y trabajan por la satisfacción de los usuarios.

sábado, 14 de mayo de 2016

COHOSAN, 25 AÑOS.

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Asociarse personas naturales o jurídicas es una estrategia antigua y vigente para mejorar la competitividad de sus asociados. En Colombia, la asociatividad es factor de éxito de múltiples empresas, tanto del sector público como privado, bien sea en productores de bienes o prestadores  servicios.

Las cooperativas de hospitales vienen desde la década de los 80, mediante ellas los hospitales asociados adquieren insumos: medicamentos, material médico quirúrgico o dispositivos médicos, material de imagenologia, material de laboratorio, de odontología, dotación hospitalaria, papelería, aseo y cafetería.

Los hospitales, como personas jurídicas en los diferentes departamentos, se unen para constituir la respectiva cooperativa de la que son dueños cada uno de los hospitales, no los gerentes, su carta de navegación son los estatutos,  su máxima autoridad es la Asamblea General de asociados hábiles, es decir, los hospitales que estén al día con sus obligaciones, luego está el Concejo de Administración y la parte ejecutiva esta en cabeza del respectivo Gerente de la cooperativa.

La estrategia para garantizar insumos hospitalarios a costo razonable y de la  mejor calidad, está en su potencial de compras, el cual se mide por la cantidad de los diferentes insumos comercializados en la vigencia anterior. En términos sencillos, para el caso de un medicamento como el Losartan,   cada cooperativa suma las compras de cada uno de los hospitales asociados en el último año, las cooperativas de hospitales a su vez suman sus potenciales de compra, le dicen a los diferentes laboratorios de la industria farmacéutica, para el caso del Losartan, que pueden comprar y comercializar para la siguiente vigencia una enorme cantidad de tabletas, en dicha puja de precios solo pueden participar los laboratorios productores de medicamentos que cumplan con la normas que demuestren la buenas prácticas de manufactura, es decir, que su calidad sea garantizada, que ese producto genere tranquilidad al hospital que lo va a dispensar y seguridad para el paciente que se lo toma. 

El caso del Losartan se repite para centenares de medicamentos de uso intrahospitalario y ambulatorio y otros insumos hospitalarios, esto en la vida real son compras competitivas. Tan importante es el papel de la comercialización de insumos hospitalarios con economía de escala como lo hacen las cooperativas de hospitales, que la norma que establece la calificación de la gestión anual de los Gerentes de hospitales públicos le da buen puntaje al Gerente por comprar los insumos hospitalarios en la respectiva cooperativa. Los hospitales, además de obtener insumos confiables, tienen acceso a los dividendos de la cooperativa, vía asistencia técnica, capacitación y apoyo al bienestar social de los servidores de la salud, en los pacientes hay impacto positivo, evoluciona mejor y más rápido un paciente con peritonitis si recibe antibióticos de procedencia segura.

Vale la pena recordar el escándalo de 2008 en Arauca, al utilizar inyecciones de planificación "chiviadas", compradas por hospitales a "cualquier proveedor". Dicha irresponsabilidad generó embarazos en centenares de mujeres que médicamente no debían embarazarse. Además del perjuicio causado a las señoras, generó enormes reclamaciones económicas a los hospitales y sus representantes legales.  

En la actualidad, en Colombia hay 7 cooperativas de hospitales activas,  COHAN, COODESTOL, COODESURIS, COOSBOY, COODESCOR, COODESCA Y COHOSAN, la de nosotros los santandereanos. COHAN, la cooperativa de hospitales de Antioquia es la más antigua y la de mayores ventas. Existían otras que fueron exitosas y muy útiles para sus respectivos hospitales cuando fueron manejadas técnicamente, desaparecieron al caer en manos de Gerentes de hospitales politiqueros, patrocinados por Gobernadores y Alcaldes irresponsables.

COHOSAN, Cooperativa de Hospitales y Organismos de Salud de Santander, creada en 1.991, asocia a 47 hospitales, 45 de Santander, uno de Bolívar y uno del Cesar, va en línea creciente desde 1998, tiene certificados con norma ISO 9000 sus principales procesos desde el año 2.005, según la firma SGS Colombia. Es sólida financieramente, tiene credibilidad y posicionamiento y hasta ahora se ha salvado de los intentos fallidos de los politiqueros. COHOSAN, por norma, parte de sus excedentes los dedica a apoyar la educación formal primaria de miles de niños campesinos del área de influencia de sus hospitales asociados, por ello, en varias escuelas rurales de Málaga, desde hace algunos años, sin ningún protagonismo, recibieron mesas y sillas de la mejor calidad y muchos niños de García Rovira han recibido kits  escolares.   

Felicitaciones a COHOSAN en sus 25 años, su gestión impacta directamente la salud de los usuarios de la red pública de hospitales gerenciados de manera responsable. Siempre se ha oído que "comprar en COHOSAN es sinónimo de moralidad"; muy bien por vivir en la cultura de "hacer las cosas bien si paga y produce felicidad". Qué lástima que allegados al gobierno departamental saliente, "el de la gente", al no poder manipular a COHOSAN, decidieron  crear un organismo semejante, como proveedor de algunos hospitales, manejados más política que técnicamente, sus escasos compradores fueron  Gerentes que pasaron con más pena que gloria en el arte de generar satisfacción y seguridad a los pacientes, con modelos de atención eficientes y eficaces.

Corresponde a los nuevos Gerentes de Hospitales departamentales y municipales cuidar a COHOSAN, como la mejor estrategia de economía de escala de insumos hospitalarios para favorecer el derecho a la salud y fortalecer a la red pública. Corresponde a los miembros de las Juntas Directivas de cada hospital y a las veedurías ciudadanas, verificar si los proveedores de insumos son garantía  para los pacientes o simplemente son  proveedores  que favorecen intereses individuales.

jueves, 21 de abril de 2016

POR FAVOR, FISIOTERAPIA EN CADA MUNICIPIO

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

En época de elaboración de planes de desarrollo y socializaciones de los mismos, por parte de los nuevos alcaldes, en época de concursos de gerentes para los Hospitales y Centros de  Salud, exhorto a la comunidad sobre la importancia de contar, en cada uno de los municipios, de forma permanente, continua, no de un día a la semana, el servicio de Fisioterapia, como parte de la integralidad en la atención básica en salud que debe haber en  cada municipio de nuestra región, para hacer menos difícil el acceso y la oportunidad a la salud, en especial de población campesina. 

El servicio de Fisioterapia es indispensable e imprescindible en la atención integral ambulatoria o de hospitalizados para tratar problemas asociados a los diferentes sistemas, como por ejemplo, Músculo esquelético: huesos, articulaciones, músculos y tendones; Neuromuscular: cerebro y sistema nervioso; Cardiovascular: corazón y circulación sanguínea  y Respiratorio: tráquea, laringe y pulmones, su bondad va hasta la reducción del excesivo consumo de medicamentos analgésicos, desinflamatorios, relajantes musculares, inhaladores, etc. La fisioterapia también es muy útil en todo lo relacionado con la atención  en problemas de niños en su desarrollo motor; en las embarazadas, como parte del curso psicoprofiláctico y  en el post parto.   

Desafortunadamente, por el predominio del  interés económico sobre el del bienestar del paciente, tanto de gerentes de EPS, como de algunos gerentes de hospitales y centros de salud, con la anuencia por omisión, de alcaldes, secretarios de salud y representantes de los usuarios que hacen parte de las juntas directivas de hospitales y centros de salud, dejaron el servicio de Fisioterapia a las comunidades de la mayoría de nuestros municipios. Además del pobre argumento de que Fisioterapia no es un servicio rentable o auto sostenible, se acogieron los responsables de esa equivocada decisión, al argumento manejable de que es un servicio de nivel dos que debe ser prestado en la capital de provincia, y para completar la frustración de los pacientes, la EPS COMPARTA, predominante en la región, toma la decisión unilateral monetarista, nada acertada, de contratar, solo por evento, dicha atención, con los hospitales que aún tienen el servicio, con el agravante de que cuando alguien requiere algunas sesiones de fisioterapia, el paciente tiene que someterse a la injusta espera de la autorización de las sesiones, cuya cantidad autorizada no es la requerida por el  paciente.

No hay razón para que en los municipios donde no hay el servicio de Fisioterapia, las personas con mínimos recursos tengan que acudir a empíricos que no saben de anatomía o fisiología, con el riesgo de que les causen daño por no tener los recursos económicos ni el tiempo para desplazarse a la capital de provincia a recibir tardíamente la atención en fisioterapia.

El reto para los líderes antes mencionados es garantizar que nuevamente, en cada uno de los municipios de la región del Chicamocha, vuelvan a contar con el servicio de Fisioterapia permanente, idealmente vendido a las EPS por capitación, de manera tal, que al paciente o su familia no le toque mendigar las autorizaciones. Este reto lo pueden conseguir los señores alcaldes, apoyando y acompañando en bloque a todos los gerentes de los hospitales y centros de salud de toda la provincia en la negociación con COMPARTA, a quienes, por supuesto, también les conviene la atención integral resolutiva, efectiva y económica en nivel municipal; para la EPS, es menor gasto administrativo con el tema de autorizaciones, radicado de facturas y auditoría de las mismas, menos remisiones costosas para el segundo nivel y por supuesto, mayor satisfacción para los usuarios, en especial las personas del campo. Para la EPS sí que es conveniente contar con centros de salud y hospitales de nivel uno, más resolutivos mediante contratación justa para las partes y adecuada auditoría; hacia allá va el sistema, por  favor sentido común.     

LÍDERES DE LA SALUD EN LOS MUNICIPIOS: ¡MENOS DISCURSO, MENOS PANTALLA Y MÁS ACCIÓN!

sábado, 26 de marzo de 2016

HOSPITALES ACREDITADOS Y DESACREDITADOS

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

La calidad en la prestación de servicios de salud no es un lujo, es una necesidad básica elemental para generar satisfacción y seguridad del paciente y su familia; además, es  necesaria para asegurar la estabilidad y el futuro de hospitales y clínicas. Las Secretarías  de Salud Departamentales son las encargadas de verificar si los Hospitales o Clínicas cumplen con las normas de habilitación que en la vida real significa verificar si cumplen o no con lo mínimo necesario para que el paciente y la familia no corran peligro al momento de ser atendidos en los diferentes servicios.

La acreditación en salud es un nivel notoriamente superior de cumplimiento de estándares o requisitos de calidad que finalmente llevan a generar mayor grado de satisfacción y seguridad a los pacientes y su familia, marca notoria diferencia con la competencia, les da mayor posicionamiento, credibilidad y sobre todo, garantiza servicios  de salud seguros.

Desde el año 2004, el Instituto Colombiano de Normas Técnicas (ICONTEC) es el organismo único de acreditación en salud de Colombia, es la institución independiente del sector salud que con sus expertos verifica si una entidad de salud cumple con los estándares establecidos en la respectiva norma. La acreditación contribuye a que las instituciones de salud desarrollen un sistema de calidad muy superior y ofrezcan a los pacientes servicios de la mejor calidad. La calidad, factor determinante en la salud de los pacientes y el equilibrio económico de las EPS no ha sido bien entendida, en ocasiones las EPS prefieren comprar servicios a quien les venda más barato no a los hospitales y clínicas que hagan bien las cosas, sin conocer que  el costo de la no calidad, es decir, de las complicaciones, los eventos adversos o los incidentes les vale mucho más.

En algunos hospitales públicos el desconocimiento de las bondades de la calidad, en especial por directivos interesados más en cumplir con los mandados que les imponen los politiqueros que influyeron de manera perversa en su nombramiento, o por el afán de aprovechar el cuarto de hora para beneficio propio, no hacen verdaderos esfuerzos para avanzar en el cumplimiento de estándares de acreditación. La no adopción real de la política pública de calidad de los servicios de salud de algunos Alcaldes y Gobernadores, que son los presidentes de las Juntas Directivas de los hospitales públicos, tampoco permite el avance significativo en la adopción de estándares de acreditación, prueba de ello es que la mayoría de Hospitales Públicos o Universitarios de todo el país, no van a cumplir con el plazo que vence este año para estar acreditados.

No se necesita ser experto en el tema de salud para concluir que el principal obstáculo para que los hospitales avancen, en términos reales de acreditación, es la politiquería y la corrupción. En un hospital acreditado o que esté trabajando en serio el tema de calidad, los servidores de la salud de nivel directivo, bien sea gerentes o miembros de junta directiva, subdirectores científicos o del nivel asistencial, bien sea auxiliares, profesionales, especialistas o subespecialistas o nivel de apoyo, lavandería, cocina, vigilancia o mantenimiento, entran y se sostienen por méritos, porque de manera técnica fueron seleccionados, les hacen inducción, evaluación y capacitación.

En el hospital público común y corriente, o mejor, "desacreditado", ingresan por palanca, a veces hasta con documentos falsos y se mantienen, sean buenos o no, hasta que no cambie de parecer el gamonal que lo recomendó. En suministros, los proveedores de los hospitales acreditados demuestran con hechos que son idóneos, competentes, seguros; en la mayoría de hospitales comunes y corrientes, el proveedor lo impone el gobernante de turno o el gerente, a veces con el único criterio de una jugosa comisión.

En pleno inicio de periodo de gobernadores y alcaldes, que bueno sería para los hospitales públicos, que dentro de las políticas del Plan de Desarrollo se incorpore de verdad el tema de la calidad con énfasis en acreditación y no solamente se limiten a escribir que van a invertir en infraestructura y dotación, que en la mayoría de los casos se utiliza para cobrar comisiones. Qué bueno sería que se afinen más los requisitos para ser Gerentes y que por ahora lleguen a estos cargos, de viral importancia, personas idóneas, honestas, que sepan de principios y valores, que a futuro en las Juntas Directivas estén verdaderos líderes que no vendan su autonomía por prebendas.

Por ahora, felicitaciones a los Nariñenses y Pastusos, por ser la región con más hospitales acreditados y un gran saludo al Dr. VICTOR RAUL CASTILLO, mi profesor, a su equipo de trabajo, a toda la  gran familia FUNDACION CARDIOVASCULAR DE COLOMBIA, por ser la primera clínica acreditada en Santander y de las primeras en Colombia, desde abril 30 de  2008; por obtener y mantener la Certificación Internacional de la JOIN COMMISSION y por estar próximos a inaugurar el HOSPITAL INTERNACIONAL DE COLOMBIA HIC, también en Floridablanca, que para orgullo santandereano y colombiano será de los mejores de Latinoamérica. Santander está en mora de tener hospitales públicos acreditados. En García Rovira, silenciosamente, sin protagonismo personal, un hospital está dando pasos serios y firmes hacia la acreditación en salud, ojala la clase política local y departamental lo apoyen. Los pacientes de a pie también tienen derecho a la calidad en salud.

¡Menos pretextos y más acción!

domingo, 6 de marzo de 2016

AEDES AEGYPTY, ZIKA, ¡LECCION NO APRENDIDA!

Por Darío Elvis Camacho Noriega, Médico

Hace un año en el país se presentó el mayor número de casos de CHIKUNGUNYA, en el nororiente Colombiano el record fue en Cúcuta y en nuestra provincia en Capitanejo, donde la mayoría de la población urbana lo desarrolló y aun después de un año hay pacientes con dolores articulares, en especial los mayores de 50 años, sin dejar de mencionar que otros rovirenses lo presentaron días después de estar en Cúcuta, Bucaramanga y su área metropolitana y por supuesto en Capitanejo.


Zancudo transmisor

Ahora estamos en plena epidemia de ZIKA en el país, junto con no menos de 23 países de nuestro continente; en Colombia, en más de 600 municipios y ciudades que están por debajo de 2.000 metros sobre el nivel del mar, en donde vive el zancudo AEDES AEGYPTY,  vector transmisor, no solo del ZIKA sino del DENGUE y del CHIKUNGUNYA; el resto de población que vive a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar lo puede adquirir si transita o pernocta por los pueblos antes mencionados sin la protección respectiva, al menos del uso de repelentes.

Los pueblos en donde vive el zancudo transmisor si tienen un índice aédico alto, es decir, demasiadas casas urbanas o para urbanas con estos zancudos, el riesgo de que la comunidad sufra el ZIKA y las otras enfermedades transmitidas por el mismo zancudo será más alto. En Capitanejo en el mes de Enero anterior, en el HOSPITAL SAN BARTOLOME, se hizo impresión diagnostica de 49 casos, en este mes de Febrero fueron 45, sin dejar de mencionar los casos de síntomas con menos intensidad que los pacientes controlan con Acetaminofén y otros.

En general los síntomas del ZIKA aparecen entre 7 a 14 días después de que los pique el zancudo AEDES AEGYPTI y duran una a dos semanas; su tratamiento no es complejo y se hace por Medicina General,  el  mayor problema de esta enfermedad  es  que  en  algunos pacientes se asocia con casos de GUILLAIN BARRE, enfermedad que lleva a parálisis flácida  de extremidades y de los músculos de la respiración y deglución, lo que implica atención en Unidad de Cuidados Intensivos; otra posibilidad es que algunos pacientes pueden presentar PARALISIS FACIAL que consiste en la pérdida temporal de la  fuerza de parte o todos los músculos de medio lado de la cara; en las embarazadas que contraigan el ZIKA el riesgo es que alunas de ellas pueden tener niñas o niños con MICROCEFALIA (Cabeza pequeña que impide el desarrollo del cerebro).

La lección no aprendida por las administraciones municipales y en especial por la comunidad por falta de comunicación y educación efectiva con lo vivido con el CHIKUNGUNYA en los pueblos donde hay AEDES AEGYPTI es que se sigue creyendo en mitos y no se hace lo fundamental y necesario para disminuir la cantidad de zancudos AEDES AEGYPTI, que no es otra cosa que destruir sus criaderos.

Mitos y realidades

No es verdad que el virus del ZIKA se transmita por estornudos o por el solo contacto físico con pacientes que lo padecen. Este virus es transmitido por el mosquito AEDES AEGYPTI al picar a un paciente con la enfermedad y luego picar a otra persona; también la hembra del AEDES AEGYPTI lo transmite a sus hijos zancudos por medio de los huevos que pone en agua limpia estancada. No es verdad que el virus se transmita de persona a persona, por saludar de beso o de mano. Se puede transmitir de manera vertical, es decir, una madre puede transmitirlo al bebé en la gestación.
No está confirmado que el ZIKA se transmita por vía sexual. En el mundo solamente se han estudiado reportes pero no son concluyentes.
Tampoco se ha confirmado que el virus del ZIKA se transmita mediante la lactancia materna. Por ser una enfermedad nueva para Las Américas aún no existe evidencia científica en la que se demuestre esta clase de transmisión. No es verdad que la TIAMINA sirva para repeler el mosquito AEDES AEGYPTI, simplemente porque no existe evidencia que así lo compruebe. No es verdad que las llamadas 'bombas', 'matrimonios' o "cocteles" sean efectivos para el tratamiento del virus. Lo indicado es reposo, hidratación y manejo de la fiebre con acetaminofén.
No es verdad que el ZIKA se transmita por utilizar cubiertos y/o platos de una persona con la enfermedad. No es verdad que el virus se transmita por consumir alimentos en tierra templada o caliente.

Lo real y cierto es que lo transmite el zancudo AEDES AEGYPTI, las medidas preventivas deben estar orientadas siempre a evitar los criaderos que son cualquier recipiente abierto que pueda almacenar agua limpia así sea en mínima cantidad, si esto no se hace no sirve la fumigación que es solo una medida complementaria. Ayuda el uso de repelentes  durante el día, los pacientes con la enfermedad, además de repelente deben estar bajo toldillo.

jueves, 28 de enero de 2016

PASTUSOS DANDO EJEMPLO EN SALUD

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

No es un chiste, es una realidad palpable resaltada por el Ministro de Salud y comentada por medios escritos serios de nivel nacional. La ingenuidad con la que conocemos a los Pastusos por sus  famosos chistes, en realidad en materia de salud se convirtió en competitividad, porque han demostrado con hechos que en iguales o peores condiciones que las de otras regiones del país, tienen Hospitales Públicos que generan satisfacción y seguridad a los pacientes y familiares porque prestan servicios oportunos, con eficiencia, eficacia y calidez humana, no perfectos, pero notoriamente mejores que la mayoría de nuestra región.  

La existencia de una política pública que cuida y fortalece el sector salud, a través de varias administraciones de Gobernadores y Alcaldes, en el departamento de Nariño les ha permitido hacer realidad el derecho a la salud en condiciones dignas; ahora cuentan con varios hospitales públicos   Acreditados según el ICONTEC y con reconocimientos internacionales.

En nuestra región, las noticias en salud son la quiebra de hospitales, el paseo de la muerte, protestas de servidores de la salud, cierres de servicios y en el país, el 44% de las cerca de 1000 Empresas Sociales del Estado presentan riesgo financiero o están a punto de ser cerradas, asociado al acuerdo perverso  entre Gobernadores o Alcaldes de turno con los Gerentes de los respectivos  hospitales para politiquear con la salud, con los cargos y las compras de insumos ,en muchos casos asociados a corrupción.

En Nariño, las noticias son los logros alcanzados, producto del acuerdo lógico entre Gobernantes y Gerentes de Hospitales para mejorar la prestación de servicios de salud; hoy 3 de las 32 instituciones acreditadas en el país son Nariñenses: El Hospital Universitario Departamental, el de Ipiales y el Infantil los Ángeles.

El Hospital Universitario de Nariño hace 10 años era víctima de la corrupción y la politiquería; hoy, además de ser una de las 32 instituciones acreditadas del país, con el mismo prestigio de sus semejantes como El Pablo Tobón Uribe y la Clínica León XIII de Medellín o la Cardiovascular de Floridablanca, además quedó clasificado en el puesto 32 de las mejores instituciones de salud de LATINOAMERICA por sus resultados en seguridad y dignidad en la atención, el capital humano, la capacidad instalada, la gestión del conocimiento, la eficiencia y su prestigio. El  ex gobernador de Nariño RAÚL DELGADO cree que parte del éxito está en que llegaron Gerentes técnicos, producto del concurso bien hecho por Universidades Publicas y no cuotas políticas, además de la importante inversión de regalías en los hospitales de Nivel I y II.

Por supuesto, la Acreditación, máximo Galardón que entrega el Estado a Hospitales o Clínicas, previa verificación estricta del ICONTEC, no es compatible con la politiquería, la corrupción y la pereza laboral, principales causas del mal servicio en muchos hospitales públicos y no necesariamente las  deudas de las EPS, como lo quieren mostrar algunos Gobernadores, Alcaldes y Gerentes  para justificar  los malos resultados de su pobre gestión en salud.

En nuestro departamento, hace 10 años, producto de una buena decisión, el Hospital Universitario y los de capital de provincia y algunos de nivel uno fueron liquidados, quedaron cero kilómetros en deudas, con la mayor  flexibilidad en costos para adaptarse a las dificultades del sistema, con observación permanente del Ministerio de Salud y Planeación Nacional, lo que debió permitir que hoy fueran verdaderos generadores de satisfacción y seguridad en la atención a los usuarios y con avances significativos en calidad y por qué no, acreditados.

Mientras en Nariño las regalías apoyaron efectivamente la política pública de mejorar la red de servicios de salud, en Santander, el Hospital Universitario  lleva más de cinco años con el reforzamiento estructural, aún no utiliza la infraestructura adecuada en urgencias, sin embargo, en mucho menos tiempo se construyó y está en funcionamiento lo del "Altísimo".

Los escasos logros de algunos de estos nuevos hospitales en Santander, en los últimos cuatro años, sin dejar de mencionar que algunos tienen graves problemas financieros, se asocian únicamente a mayor facturación de servicios con el mismo portafolio de servicios, es decir, le están metiendo la mano a las EPS,  sin impacto positivo en indicadores de salud pública; esto en la práctica   es darle más trascendencia a la plata que a la vida y a la dignidad humana.

Mientras algunos Gerentes reportan tiempos mínimos de espera para las consultas especializadas al Ministerio de Salud, los pacientes desesperan y hasta mueren, antes que les asignen la anhelada cita. Los hospitales con mejores resultados, como los mejores de Nariño, su énfasis está en la  oportunidad, calidad y calidez del servicio, la plata es consecuencia del buen servicio, no el norte de la empresa.

Es falso el paradigma de que en los Hospitales Públicos deben haber "Gerentes de confianza" del Gobernador o del Alcalde para mejorar la gestión, como lo defienden algunos parlamentarios politiqueros que quieren tumbar el concurso meritocrático; estos "Gerentes de confianza", en realidad son solo mandaderos de los politiqueros, incluidos los malos parlamentarios, y para colmo de males, algunas Juntas Directivas los califican bien cada año. Lo ideal son Gerentes idóneos, producto de concursos de meritocracia hechos con universidades idealmente públicas, serias, no permeables a la corrupción, que le den toda la importancia al conocimiento, a la hoja de vida, a los principios y valores, es decir, que gane al saber, al hacer y al ser. 

Lo más malo que le puede pasar a nuestra descuadernada red pública, es que nuevamente se manipulen los concursos, lo que lleva a la venta de los cargos de Gerentes con sus nefastas consecuencias. Son muy contados los casos en Santander donde  amerita la reelección de los Gerentes.

Señores de las Juntas Directivas, en especial  los que representan  a los Gremios  y a la Comunidad o a los Servidores de las Salud, su papel no es el de adular al Gerente a cambio de beneficios personales, su función es la de defender la autonomía de las Empresas Sociales del Estado de la politiquería   y la corrupción para que mejoren día a día  la prestación de servicios de salud.   

Los santandereanos necesitamos Hospitales Públicos libres de politiquería, de corrupción y pereza laboral. ¡A nuestros paisanos, ni un paso atrás, siempre adelante, los pastusos nos están dando sopa y seco en materia de salud!

jueves, 21 de enero de 2016

VERDADES A MEDIAS EN SALUD

Por Darío Elvis Camacho Noriega

En los últimos meses hemos visto por medios nacionales y regionales a servidores de la salud, tanto personal auxiliar y profesional como especialistas, protestando con justa razón,  por el no pago oportuno de su sueldo u honorarios y a algunos Gerentes respondiendo con el argumento del no pago de las cuantiosas deudas de algunas EPS a los Hospitales. También hemos visto a algunos Gerentes de Hospitales y Gobernadores en reuniones con el Ministro de Salud, procurando el pago de las EPS morosas a los respectivos hospitales. El Ministro  se compromete a hacer la gestión, como lo dice siempre, cada vez que algún Gobernador  junto con los Gerentes de hospitales lo visitan para lo mismo, tal como este medio lo publicó en marzo de este año. Aparentemente se ve lógica la problemática, algunas EPS no pagan a tiempo o simplemente no le pagan a los hospitales, esto los deja sin liquidez y no permite el pago oportuno de los servidores de la salud.

Esta verdad es a medias, porque el pago inoportuno a los trabajadores de la salud tiene otras causas de igual o más peso que la ya mencionada, con el agravante de ser   directamente responsables algunos Gobernadores y Alcaldes o sus mandos medios, con la anuencia de algunos miembros de Juntas Directivas, que en uso de la politiquería y la corrupción han manipulado los concursos de meritocracia para la selección de Gerentes, que en teoría deberían ganar las personas con más habilidades, pero los terminan ganando  los mediocres mandaderos de los politiqueros que compran los cargos y son finalmente los mayores responsables de que los procesos administrativos, asistenciales y de apoyo no funcionen bien y lleven además de la insatisfacción de los usuarios y sus familiares a la iliquidez, que no les permite pagar a tiempo sus obligaciones.

Por supuesto, la salida más fácil cuando no hay liquidez suficiente para pagar a trabajadores y contratistas o empresas tercerizadoras, es echarle la culpa a EPS malas pagas, pero  nunca reconocen ni los que salen en las fotos con el Ministro ni el mismo Ministro, que hay graves problemas de desadministración en los hospitales, porque no los han podido desligar de la influencia politiquera.

La plata llegaría más oportunamente a los hospitales públicos y se perderían menos recursos, si por ejemplo, el proceso de facturación fuera perfeccionado, como lo tienen los mejores hospitales públicos, como el General de Medellín, o Clínicas privadas como la Fundación Santa Fe, en donde prácticamente no pierden ningún servicio prestado, ninguna  factura, incluida la atención a habitantes de la calle o hasta los NN, a diferencia de la mayoría de los hospitales públicos en los que en este proceso emplean solo recomendados  de políticos sin ningún criterio de selección, así  no tengan la menor idea de informática, ni el más mínimo conocimiento de facturación de servicios de salud, prueba de ello es que nunca coinciden los estados de cuenta por facturas y por cliente que deben llevar los hospitales con los que si llevan las EPS.

En plata blanca, si un hospital pierde el 8% o el 10% de los servicios prestados en un año, por errores en la facturación, como sucede en varios hospitales de segundo y tercer nivel de atención, por la inadecuada elaboración de soportes de facturas, radicado tardío de facturas, incapacidad para responder glosas, esto equivale aproximadamente a un mes de  pago de mano de obra de todo el personal por cada año.

Si el Hospital padece del cáncer de la corrupción en las compras y la contratación de personal, con las famosas comisiones del 5% o 10% o más, para el Gerente o mandos medios o el politiquero que manda en el hospital, esto equivale a no menos de otro mes de pago de trabajadores de la salud por cada año. Por supuesto, existen otros desaciertos que llevan a gastos o perdidas evitables que también, si se evitaran, harían rendir más los ingresos de los hospitales.

Con estas reflexiones pretendo abrir los ojos de la comunidad para que no pasen entero cuando vean en noticias que los Hospitales no pueden pagar oportunamente a sus trabajadores y contratistas porque las EPS no les pagan.

Existen Hospitales públicos muy bien gerenciados en los que también algunas EPS no les pagan a tiempo, o simplemente dejaron de pagar, pero van al día con sus obligaciones  laborales y contractuales; es más, estos hospitales hasta reciben descuentos para el hospital y no para el Gerente, por el pronto pago de sus compras de medicamentos y otros insumos y les quedan excedentes para invertir en mejoramiento de infraestructura y actualización tecnológica y lo mejor es que generan satisfacción y seguridad para los usuarios y familia, hasta con valor agregado.

¿Será que el retroceso de varios hospitales de Santander está ligado a lo que circuló por las redes sociales de la posible manipulación de los concursos de meritocracia? ¿De qué manera explicar cómo algún Gerente que ganó el proceso, a la Junta Directiva al poco tiempo no le quedó más remedio que descalificarlo y la comunidad públicamente solicitar su salida del cargo mediante marchas? Por supuesto que el resultado de los hospitales está ligado directamente a le decisión de los Gobernantes, y de las Juntas Directivas,  y  esto pesa más en su funcionamiento, que las deudas de las EPS.   

¡Las verdades a medias son propias de los  líderes con doble moral!

SECRETARÍAS DE SALUD DEPARTAMENTALES Y MUNICIPALES

Por Darío Elvis Camacho Noriega, Médico

Las Secretarías de Salud Departamentales y Municipales son la mano derecha en Salud de Gobernadores y Alcaldes; la selección de las personas que estén en estos cargos desde el inicio del nuevo cuatrienio, el próximo año, se convertirá en buen o mal síntoma para lo que será la salud en cada Departamento y Municipio; estos cargos son de libre nombramiento y remoción y su primer actividad será la de formular el plan local o departamental de salud para el nuevo  periodo, basados en el diagnóstico de salud pública.    

La función principal de la Secretaría de Salud Departamental es la inspección, vigilancia y control de las entidades de Salud como instituciones prestadoras de servicios de salud, es decir, Hospitales, Clínicas, Centros de Salud, Consultorios Médicos, Odontológicos, Laboratorios, Centros de Estética y Droguerías, para verificar que cumplan los requisitos mínimos que generen atención segura, al igual que el seguimiento de las Entidades promotoras de Salud - EPS. También tienen a cargo la vigilancia, inspección y control  de actividades de Salud Pública como los programas de Vacunación, Tuberculosis y otras patologías de interés en Salud Publica; además, el control de vectores como el  Pito, que transmite el Chagas; los zancudos, que transmiten Dengue, Chikungunya, Sika y Malaria y todo lo relacionado con la manipulación de alimentos. También son las encargadas de contratar los recursos con los que se atiende lo que no está en el plan de salud de las personas afiliadas al Régimen Subsidiado.   

Las Secretarías de Salud Municipales, en especial las de los pueblos pequeños como los de la Región del Chicamocha, están más orientadas a la promoción de la Salud y la Prevención de las enfermedades que predominen en la región, a contratar con el Hospital o Centro de Salud de su Municipio la ejecución del Plan de Intervenciones Colectivas que son actividades que buscan intervenir factores determinantes de la salud, a procurar y facilitar que toda la población esté asegurada en salud en alguno de los regímenes: contributivo, subsidiado o especiales como el del Ejercito, Policía Nacional y Magisterio, al igual que gestionar y supervisar el acceso a los servicios de salud de la comunidad en términos de oportunidad, eficacia, eficiencia y calidad. Deben promover la participación comunitaria en la vigilancia de los aseguradores y prestadores de salud de la localidad.  

Tanto los Secretarios de Salud Departamentales como los Municipales tienen voz y voto en las Juntas Directivas, máxima autoridad de los Hospitales o Centros de Salud, bien sea del Departamento o del Municipio; Junta Directiva que tiene la obligación, entre otras, de procurar el mejor Gerente para el Hospital o Centro de Salud desde el primero de Abril del próximo año.

Con este repaso breve de la importancia de las Secretarias de Salud, la invitación respetuosa que hago desde esta columna constructiva, es para que los nuevos  Gobernadores y Alcaldes nombren a personas idóneas, preferiblemente del área de la Salud, con liderazgo forjado en el conocimiento y el ejemplo al frente del tema Salud, para no agravar más el problema del sector. No es bien visto, así sea legal, el nombramiento de Secretarios o Secretarias de Salud de profesiones diferentes a las del sector, o más grave: con hábitos no saludables como fumadores, tomadores, sedentarios, obesos o que no hayan sido exitosos en cargos semejantes. 

La salud y la vida de la comunidad dependen de una sabia decisión en este nombramiento por parte de los nuevos Alcaldes y Gobernadores, de lo contrario, lo que se verá será el deterioro de los centros de Salud y de los indicadores de salud pública, es decir, más embarazos en adolescentes, más desnutrición infantil, más alcoholismo, tabaquismo y drogadicción, más muertes maternas y de niños, más mortalidad evitable, más Dengue, Chikungunya, Sika, Malaria, Chagas, Obesidad, enfermedades de transmisión sexual, más enfermedad mental, más accidentes de tránsito, más intoxicaciones alimentarias, más quemados con pólvora, más intoxicados con alcohol adulterado, más paseos de la muerte,  más cáncer de útero y seno, más maltrato intrafamiliar; volverán a verse casos de Rabia Humana, etc, etc. Todo perfectamente evitable si los nuevos gobernantes toman  decisiones técnicas y no politiqueras.  

¡Por favor, piénsenlo un poquito!