ChicamochaNews.net - Multilenguaje

jueves, 28 de enero de 2016

PASTUSOS DANDO EJEMPLO EN SALUD

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

No es un chiste, es una realidad palpable resaltada por el Ministro de Salud y comentada por medios escritos serios de nivel nacional. La ingenuidad con la que conocemos a los Pastusos por sus  famosos chistes, en realidad en materia de salud se convirtió en competitividad, porque han demostrado con hechos que en iguales o peores condiciones que las de otras regiones del país, tienen Hospitales Públicos que generan satisfacción y seguridad a los pacientes y familiares porque prestan servicios oportunos, con eficiencia, eficacia y calidez humana, no perfectos, pero notoriamente mejores que la mayoría de nuestra región.  

La existencia de una política pública que cuida y fortalece el sector salud, a través de varias administraciones de Gobernadores y Alcaldes, en el departamento de Nariño les ha permitido hacer realidad el derecho a la salud en condiciones dignas; ahora cuentan con varios hospitales públicos   Acreditados según el ICONTEC y con reconocimientos internacionales.

En nuestra región, las noticias en salud son la quiebra de hospitales, el paseo de la muerte, protestas de servidores de la salud, cierres de servicios y en el país, el 44% de las cerca de 1000 Empresas Sociales del Estado presentan riesgo financiero o están a punto de ser cerradas, asociado al acuerdo perverso  entre Gobernadores o Alcaldes de turno con los Gerentes de los respectivos  hospitales para politiquear con la salud, con los cargos y las compras de insumos ,en muchos casos asociados a corrupción.

En Nariño, las noticias son los logros alcanzados, producto del acuerdo lógico entre Gobernantes y Gerentes de Hospitales para mejorar la prestación de servicios de salud; hoy 3 de las 32 instituciones acreditadas en el país son Nariñenses: El Hospital Universitario Departamental, el de Ipiales y el Infantil los Ángeles.

El Hospital Universitario de Nariño hace 10 años era víctima de la corrupción y la politiquería; hoy, además de ser una de las 32 instituciones acreditadas del país, con el mismo prestigio de sus semejantes como El Pablo Tobón Uribe y la Clínica León XIII de Medellín o la Cardiovascular de Floridablanca, además quedó clasificado en el puesto 32 de las mejores instituciones de salud de LATINOAMERICA por sus resultados en seguridad y dignidad en la atención, el capital humano, la capacidad instalada, la gestión del conocimiento, la eficiencia y su prestigio. El  ex gobernador de Nariño RAÚL DELGADO cree que parte del éxito está en que llegaron Gerentes técnicos, producto del concurso bien hecho por Universidades Publicas y no cuotas políticas, además de la importante inversión de regalías en los hospitales de Nivel I y II.

Por supuesto, la Acreditación, máximo Galardón que entrega el Estado a Hospitales o Clínicas, previa verificación estricta del ICONTEC, no es compatible con la politiquería, la corrupción y la pereza laboral, principales causas del mal servicio en muchos hospitales públicos y no necesariamente las  deudas de las EPS, como lo quieren mostrar algunos Gobernadores, Alcaldes y Gerentes  para justificar  los malos resultados de su pobre gestión en salud.

En nuestro departamento, hace 10 años, producto de una buena decisión, el Hospital Universitario y los de capital de provincia y algunos de nivel uno fueron liquidados, quedaron cero kilómetros en deudas, con la mayor  flexibilidad en costos para adaptarse a las dificultades del sistema, con observación permanente del Ministerio de Salud y Planeación Nacional, lo que debió permitir que hoy fueran verdaderos generadores de satisfacción y seguridad en la atención a los usuarios y con avances significativos en calidad y por qué no, acreditados.

Mientras en Nariño las regalías apoyaron efectivamente la política pública de mejorar la red de servicios de salud, en Santander, el Hospital Universitario  lleva más de cinco años con el reforzamiento estructural, aún no utiliza la infraestructura adecuada en urgencias, sin embargo, en mucho menos tiempo se construyó y está en funcionamiento lo del "Altísimo".

Los escasos logros de algunos de estos nuevos hospitales en Santander, en los últimos cuatro años, sin dejar de mencionar que algunos tienen graves problemas financieros, se asocian únicamente a mayor facturación de servicios con el mismo portafolio de servicios, es decir, le están metiendo la mano a las EPS,  sin impacto positivo en indicadores de salud pública; esto en la práctica   es darle más trascendencia a la plata que a la vida y a la dignidad humana.

Mientras algunos Gerentes reportan tiempos mínimos de espera para las consultas especializadas al Ministerio de Salud, los pacientes desesperan y hasta mueren, antes que les asignen la anhelada cita. Los hospitales con mejores resultados, como los mejores de Nariño, su énfasis está en la  oportunidad, calidad y calidez del servicio, la plata es consecuencia del buen servicio, no el norte de la empresa.

Es falso el paradigma de que en los Hospitales Públicos deben haber "Gerentes de confianza" del Gobernador o del Alcalde para mejorar la gestión, como lo defienden algunos parlamentarios politiqueros que quieren tumbar el concurso meritocrático; estos "Gerentes de confianza", en realidad son solo mandaderos de los politiqueros, incluidos los malos parlamentarios, y para colmo de males, algunas Juntas Directivas los califican bien cada año. Lo ideal son Gerentes idóneos, producto de concursos de meritocracia hechos con universidades idealmente públicas, serias, no permeables a la corrupción, que le den toda la importancia al conocimiento, a la hoja de vida, a los principios y valores, es decir, que gane al saber, al hacer y al ser. 

Lo más malo que le puede pasar a nuestra descuadernada red pública, es que nuevamente se manipulen los concursos, lo que lleva a la venta de los cargos de Gerentes con sus nefastas consecuencias. Son muy contados los casos en Santander donde  amerita la reelección de los Gerentes.

Señores de las Juntas Directivas, en especial  los que representan  a los Gremios  y a la Comunidad o a los Servidores de las Salud, su papel no es el de adular al Gerente a cambio de beneficios personales, su función es la de defender la autonomía de las Empresas Sociales del Estado de la politiquería   y la corrupción para que mejoren día a día  la prestación de servicios de salud.   

Los santandereanos necesitamos Hospitales Públicos libres de politiquería, de corrupción y pereza laboral. ¡A nuestros paisanos, ni un paso atrás, siempre adelante, los pastusos nos están dando sopa y seco en materia de salud!

jueves, 21 de enero de 2016

VERDADES A MEDIAS EN SALUD

Por Darío Elvis Camacho Noriega

En los últimos meses hemos visto por medios nacionales y regionales a servidores de la salud, tanto personal auxiliar y profesional como especialistas, protestando con justa razón,  por el no pago oportuno de su sueldo u honorarios y a algunos Gerentes respondiendo con el argumento del no pago de las cuantiosas deudas de algunas EPS a los Hospitales. También hemos visto a algunos Gerentes de Hospitales y Gobernadores en reuniones con el Ministro de Salud, procurando el pago de las EPS morosas a los respectivos hospitales. El Ministro  se compromete a hacer la gestión, como lo dice siempre, cada vez que algún Gobernador  junto con los Gerentes de hospitales lo visitan para lo mismo, tal como este medio lo publicó en marzo de este año. Aparentemente se ve lógica la problemática, algunas EPS no pagan a tiempo o simplemente no le pagan a los hospitales, esto los deja sin liquidez y no permite el pago oportuno de los servidores de la salud.

Esta verdad es a medias, porque el pago inoportuno a los trabajadores de la salud tiene otras causas de igual o más peso que la ya mencionada, con el agravante de ser   directamente responsables algunos Gobernadores y Alcaldes o sus mandos medios, con la anuencia de algunos miembros de Juntas Directivas, que en uso de la politiquería y la corrupción han manipulado los concursos de meritocracia para la selección de Gerentes, que en teoría deberían ganar las personas con más habilidades, pero los terminan ganando  los mediocres mandaderos de los politiqueros que compran los cargos y son finalmente los mayores responsables de que los procesos administrativos, asistenciales y de apoyo no funcionen bien y lleven además de la insatisfacción de los usuarios y sus familiares a la iliquidez, que no les permite pagar a tiempo sus obligaciones.

Por supuesto, la salida más fácil cuando no hay liquidez suficiente para pagar a trabajadores y contratistas o empresas tercerizadoras, es echarle la culpa a EPS malas pagas, pero  nunca reconocen ni los que salen en las fotos con el Ministro ni el mismo Ministro, que hay graves problemas de desadministración en los hospitales, porque no los han podido desligar de la influencia politiquera.

La plata llegaría más oportunamente a los hospitales públicos y se perderían menos recursos, si por ejemplo, el proceso de facturación fuera perfeccionado, como lo tienen los mejores hospitales públicos, como el General de Medellín, o Clínicas privadas como la Fundación Santa Fe, en donde prácticamente no pierden ningún servicio prestado, ninguna  factura, incluida la atención a habitantes de la calle o hasta los NN, a diferencia de la mayoría de los hospitales públicos en los que en este proceso emplean solo recomendados  de políticos sin ningún criterio de selección, así  no tengan la menor idea de informática, ni el más mínimo conocimiento de facturación de servicios de salud, prueba de ello es que nunca coinciden los estados de cuenta por facturas y por cliente que deben llevar los hospitales con los que si llevan las EPS.

En plata blanca, si un hospital pierde el 8% o el 10% de los servicios prestados en un año, por errores en la facturación, como sucede en varios hospitales de segundo y tercer nivel de atención, por la inadecuada elaboración de soportes de facturas, radicado tardío de facturas, incapacidad para responder glosas, esto equivale aproximadamente a un mes de  pago de mano de obra de todo el personal por cada año.

Si el Hospital padece del cáncer de la corrupción en las compras y la contratación de personal, con las famosas comisiones del 5% o 10% o más, para el Gerente o mandos medios o el politiquero que manda en el hospital, esto equivale a no menos de otro mes de pago de trabajadores de la salud por cada año. Por supuesto, existen otros desaciertos que llevan a gastos o perdidas evitables que también, si se evitaran, harían rendir más los ingresos de los hospitales.

Con estas reflexiones pretendo abrir los ojos de la comunidad para que no pasen entero cuando vean en noticias que los Hospitales no pueden pagar oportunamente a sus trabajadores y contratistas porque las EPS no les pagan.

Existen Hospitales públicos muy bien gerenciados en los que también algunas EPS no les pagan a tiempo, o simplemente dejaron de pagar, pero van al día con sus obligaciones  laborales y contractuales; es más, estos hospitales hasta reciben descuentos para el hospital y no para el Gerente, por el pronto pago de sus compras de medicamentos y otros insumos y les quedan excedentes para invertir en mejoramiento de infraestructura y actualización tecnológica y lo mejor es que generan satisfacción y seguridad para los usuarios y familia, hasta con valor agregado.

¿Será que el retroceso de varios hospitales de Santander está ligado a lo que circuló por las redes sociales de la posible manipulación de los concursos de meritocracia? ¿De qué manera explicar cómo algún Gerente que ganó el proceso, a la Junta Directiva al poco tiempo no le quedó más remedio que descalificarlo y la comunidad públicamente solicitar su salida del cargo mediante marchas? Por supuesto que el resultado de los hospitales está ligado directamente a le decisión de los Gobernantes, y de las Juntas Directivas,  y  esto pesa más en su funcionamiento, que las deudas de las EPS.   

¡Las verdades a medias son propias de los  líderes con doble moral!

SECRETARÍAS DE SALUD DEPARTAMENTALES Y MUNICIPALES

Por Darío Elvis Camacho Noriega, Médico

Las Secretarías de Salud Departamentales y Municipales son la mano derecha en Salud de Gobernadores y Alcaldes; la selección de las personas que estén en estos cargos desde el inicio del nuevo cuatrienio, el próximo año, se convertirá en buen o mal síntoma para lo que será la salud en cada Departamento y Municipio; estos cargos son de libre nombramiento y remoción y su primer actividad será la de formular el plan local o departamental de salud para el nuevo  periodo, basados en el diagnóstico de salud pública.    

La función principal de la Secretaría de Salud Departamental es la inspección, vigilancia y control de las entidades de Salud como instituciones prestadoras de servicios de salud, es decir, Hospitales, Clínicas, Centros de Salud, Consultorios Médicos, Odontológicos, Laboratorios, Centros de Estética y Droguerías, para verificar que cumplan los requisitos mínimos que generen atención segura, al igual que el seguimiento de las Entidades promotoras de Salud - EPS. También tienen a cargo la vigilancia, inspección y control  de actividades de Salud Pública como los programas de Vacunación, Tuberculosis y otras patologías de interés en Salud Publica; además, el control de vectores como el  Pito, que transmite el Chagas; los zancudos, que transmiten Dengue, Chikungunya, Sika y Malaria y todo lo relacionado con la manipulación de alimentos. También son las encargadas de contratar los recursos con los que se atiende lo que no está en el plan de salud de las personas afiliadas al Régimen Subsidiado.   

Las Secretarías de Salud Municipales, en especial las de los pueblos pequeños como los de la Región del Chicamocha, están más orientadas a la promoción de la Salud y la Prevención de las enfermedades que predominen en la región, a contratar con el Hospital o Centro de Salud de su Municipio la ejecución del Plan de Intervenciones Colectivas que son actividades que buscan intervenir factores determinantes de la salud, a procurar y facilitar que toda la población esté asegurada en salud en alguno de los regímenes: contributivo, subsidiado o especiales como el del Ejercito, Policía Nacional y Magisterio, al igual que gestionar y supervisar el acceso a los servicios de salud de la comunidad en términos de oportunidad, eficacia, eficiencia y calidad. Deben promover la participación comunitaria en la vigilancia de los aseguradores y prestadores de salud de la localidad.  

Tanto los Secretarios de Salud Departamentales como los Municipales tienen voz y voto en las Juntas Directivas, máxima autoridad de los Hospitales o Centros de Salud, bien sea del Departamento o del Municipio; Junta Directiva que tiene la obligación, entre otras, de procurar el mejor Gerente para el Hospital o Centro de Salud desde el primero de Abril del próximo año.

Con este repaso breve de la importancia de las Secretarias de Salud, la invitación respetuosa que hago desde esta columna constructiva, es para que los nuevos  Gobernadores y Alcaldes nombren a personas idóneas, preferiblemente del área de la Salud, con liderazgo forjado en el conocimiento y el ejemplo al frente del tema Salud, para no agravar más el problema del sector. No es bien visto, así sea legal, el nombramiento de Secretarios o Secretarias de Salud de profesiones diferentes a las del sector, o más grave: con hábitos no saludables como fumadores, tomadores, sedentarios, obesos o que no hayan sido exitosos en cargos semejantes. 

La salud y la vida de la comunidad dependen de una sabia decisión en este nombramiento por parte de los nuevos Alcaldes y Gobernadores, de lo contrario, lo que se verá será el deterioro de los centros de Salud y de los indicadores de salud pública, es decir, más embarazos en adolescentes, más desnutrición infantil, más alcoholismo, tabaquismo y drogadicción, más muertes maternas y de niños, más mortalidad evitable, más Dengue, Chikungunya, Sika, Malaria, Chagas, Obesidad, enfermedades de transmisión sexual, más enfermedad mental, más accidentes de tránsito, más intoxicaciones alimentarias, más quemados con pólvora, más intoxicados con alcohol adulterado, más paseos de la muerte,  más cáncer de útero y seno, más maltrato intrafamiliar; volverán a verse casos de Rabia Humana, etc, etc. Todo perfectamente evitable si los nuevos gobernantes toman  decisiones técnicas y no politiqueras.  

¡Por favor, piénsenlo un poquito!