ChicamochaNews.net - Multilenguaje

sábado, 14 de mayo de 2016

COHOSAN, 25 AÑOS.

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Asociarse personas naturales o jurídicas es una estrategia antigua y vigente para mejorar la competitividad de sus asociados. En Colombia, la asociatividad es factor de éxito de múltiples empresas, tanto del sector público como privado, bien sea en productores de bienes o prestadores  servicios.

Las cooperativas de hospitales vienen desde la década de los 80, mediante ellas los hospitales asociados adquieren insumos: medicamentos, material médico quirúrgico o dispositivos médicos, material de imagenologia, material de laboratorio, de odontología, dotación hospitalaria, papelería, aseo y cafetería.

Los hospitales, como personas jurídicas en los diferentes departamentos, se unen para constituir la respectiva cooperativa de la que son dueños cada uno de los hospitales, no los gerentes, su carta de navegación son los estatutos,  su máxima autoridad es la Asamblea General de asociados hábiles, es decir, los hospitales que estén al día con sus obligaciones, luego está el Concejo de Administración y la parte ejecutiva esta en cabeza del respectivo Gerente de la cooperativa.

La estrategia para garantizar insumos hospitalarios a costo razonable y de la  mejor calidad, está en su potencial de compras, el cual se mide por la cantidad de los diferentes insumos comercializados en la vigencia anterior. En términos sencillos, para el caso de un medicamento como el Losartan,   cada cooperativa suma las compras de cada uno de los hospitales asociados en el último año, las cooperativas de hospitales a su vez suman sus potenciales de compra, le dicen a los diferentes laboratorios de la industria farmacéutica, para el caso del Losartan, que pueden comprar y comercializar para la siguiente vigencia una enorme cantidad de tabletas, en dicha puja de precios solo pueden participar los laboratorios productores de medicamentos que cumplan con la normas que demuestren la buenas prácticas de manufactura, es decir, que su calidad sea garantizada, que ese producto genere tranquilidad al hospital que lo va a dispensar y seguridad para el paciente que se lo toma. 

El caso del Losartan se repite para centenares de medicamentos de uso intrahospitalario y ambulatorio y otros insumos hospitalarios, esto en la vida real son compras competitivas. Tan importante es el papel de la comercialización de insumos hospitalarios con economía de escala como lo hacen las cooperativas de hospitales, que la norma que establece la calificación de la gestión anual de los Gerentes de hospitales públicos le da buen puntaje al Gerente por comprar los insumos hospitalarios en la respectiva cooperativa. Los hospitales, además de obtener insumos confiables, tienen acceso a los dividendos de la cooperativa, vía asistencia técnica, capacitación y apoyo al bienestar social de los servidores de la salud, en los pacientes hay impacto positivo, evoluciona mejor y más rápido un paciente con peritonitis si recibe antibióticos de procedencia segura.

Vale la pena recordar el escándalo de 2008 en Arauca, al utilizar inyecciones de planificación "chiviadas", compradas por hospitales a "cualquier proveedor". Dicha irresponsabilidad generó embarazos en centenares de mujeres que médicamente no debían embarazarse. Además del perjuicio causado a las señoras, generó enormes reclamaciones económicas a los hospitales y sus representantes legales.  

En la actualidad, en Colombia hay 7 cooperativas de hospitales activas,  COHAN, COODESTOL, COODESURIS, COOSBOY, COODESCOR, COODESCA Y COHOSAN, la de nosotros los santandereanos. COHAN, la cooperativa de hospitales de Antioquia es la más antigua y la de mayores ventas. Existían otras que fueron exitosas y muy útiles para sus respectivos hospitales cuando fueron manejadas técnicamente, desaparecieron al caer en manos de Gerentes de hospitales politiqueros, patrocinados por Gobernadores y Alcaldes irresponsables.

COHOSAN, Cooperativa de Hospitales y Organismos de Salud de Santander, creada en 1.991, asocia a 47 hospitales, 45 de Santander, uno de Bolívar y uno del Cesar, va en línea creciente desde 1998, tiene certificados con norma ISO 9000 sus principales procesos desde el año 2.005, según la firma SGS Colombia. Es sólida financieramente, tiene credibilidad y posicionamiento y hasta ahora se ha salvado de los intentos fallidos de los politiqueros. COHOSAN, por norma, parte de sus excedentes los dedica a apoyar la educación formal primaria de miles de niños campesinos del área de influencia de sus hospitales asociados, por ello, en varias escuelas rurales de Málaga, desde hace algunos años, sin ningún protagonismo, recibieron mesas y sillas de la mejor calidad y muchos niños de García Rovira han recibido kits  escolares.   

Felicitaciones a COHOSAN en sus 25 años, su gestión impacta directamente la salud de los usuarios de la red pública de hospitales gerenciados de manera responsable. Siempre se ha oído que "comprar en COHOSAN es sinónimo de moralidad"; muy bien por vivir en la cultura de "hacer las cosas bien si paga y produce felicidad". Qué lástima que allegados al gobierno departamental saliente, "el de la gente", al no poder manipular a COHOSAN, decidieron  crear un organismo semejante, como proveedor de algunos hospitales, manejados más política que técnicamente, sus escasos compradores fueron  Gerentes que pasaron con más pena que gloria en el arte de generar satisfacción y seguridad a los pacientes, con modelos de atención eficientes y eficaces.

Corresponde a los nuevos Gerentes de Hospitales departamentales y municipales cuidar a COHOSAN, como la mejor estrategia de economía de escala de insumos hospitalarios para favorecer el derecho a la salud y fortalecer a la red pública. Corresponde a los miembros de las Juntas Directivas de cada hospital y a las veedurías ciudadanas, verificar si los proveedores de insumos son garantía  para los pacientes o simplemente son  proveedores  que favorecen intereses individuales.

No hay comentarios: