ChicamochaNews.net - Multilenguaje

lunes, 10 de abril de 2017

“COMPARTA NO COMPARTE CON LOS HOSPITALES”

Por Darío Elvis Camacho Noriega - Médico

Hace 22 años, cuando se hizo realidad el Régimen Subsidiado para atención en salud de la población pobre y vulnerable en nuestra   región con recursos del Estado, por medio de la Administradora de Régimen Subsidiado CADISGAR, se hizo entrega de los primeros carnets de salud en todos los municipios de García Rovira. Este hecho constituyó el mayor logro social de las últimas décadas para las personas sin recursos, porque desde entonces podían acceder  sin dificultad a los servicios de salud, incluidos medicamentos oportunos y gratis para los más pobres y a su vez, una muy buena fuente de financiación para los hospitales, que en dicha época los mantenía directamente el Estado con escasos recursos, que solo alcanzaban para gastos de personal e insumos básicos.

Por aquella época, las personas tenían que llevar a los hospitales medicamentos, sueros y hasta suturas para la atención de sus familiares; los pobres eran atendidos de "caridad", y le iba mejor a los trabajadores de la salud, porque podían disfrutar de beneficios sindicales y mal a los pacientes porque les tocaba costearse los tratamientos ambulatorios.  

Posteriormente, en virtud de la economía de escala, las leyes del mercado y la mayor inclusión de atenciones en el POS, las antiguas  ARS pasaron a EPS, CADISGAR cambio su razón social a COPSAGAR luego a COMPARTA, paso de ser provincial a EPS de orden nacional.  

Los primeros años los rovirenses sin recursos por escrito agradecían a CADISGAR COPSAGAR y al INICIO DE COMPARTA las atenciones recibidas en los hospitales y clínicas, ahora a muchos les toca mendigar las autorizaciones, interponer tutelas con sus respectivos desacatos para recibir tardíamente tratamientos o procedimientos.

A los hospitales de la región les fue muy bien en los primeros años del régimen subsidiado, los ingresos, producto de la venta de servicios a CADISGAR, COPSAGAR Y COMPARTA, les permitió, además de hacer realidad el derecho a la salud, fortalecerse institucionalmente,  llegando a generar importantes superávits y los muy bien gerenciados los aprovecharon para actualización tecnológica y mejora de infraestructura física.

Las dificultades financieras de la mayoría de EPS del país, producto de múltiples factores, en algunas más notorias que en otras, como la extorsión de grupos ilegales, politiquería, corrupción y torpeza administrativa, llevaron a la quiebra, liquidación y desaparición de varias de ellas, las cuales dejaron enorme hueco financiero en hospitales y clínicas; en Santander el caso más sonado fue SOLSALUD.

COMPARTA dejo de ser fortaleza para los hospitales de la región, ahora es una amenaza, las dificultades financieras, producto en especial de la torpeza administrativa, de no cuidar como se debe el riesgo en salud, con la elemental medida de corroborar en terreno,  con auditoria médica preventiva y recurrente que verifique que  los servicios de salud de promoción, prevención, recuperación y rehabilitación sean oportunos, eficaces, seguros y eficientes; le ha aumentado notoriamente el gasto, por ende contribuyó al desequilibrio financiero. 

Para ajustar sus estados financieros, COMPARTA, a fin de disminuir  el gasto y la cartera con la mayoría de Hospitales de su área de influencia en Santander, usa su posición dominante al querer pagar menos de lo acordado; han acudido a prácticas no santas como proponer la firma de modificaciones de contratos vigentes, e inclusive, de contratos ya liquidados en los que en la letra menuda, no siempre bien revisada por "Gerentes incautos" de algunos hospitales, llevó a que automáticamente la deuda de COMPARTA con los mismos haya disminuido de la noche a la mañana, lo que a su vez repercute negativamente en las finanzas de los hospitales,  algunos ya en riesgo financiero. 

También hay que decirlo, hay hospitales con grandes falencias administrativas que no tienen claros y bien soportados sus estados de cuenta con COMPARTA y otras EPS, lo que los lleva finalmente a aceptar lo que la EPS tenga a bien reconocerles como deuda. La única EPS en Santander que en diciembre de 2016 no hizo el giro   obligatorio a algunos de los hospitales, en especial de nivel uno, fue COMPARTA, esto hará que algunos de ellos entren en riesgo financiero.

Este año, con justa razón, con argumentos válidos, la mayoría de Hospitales de la provincia no le han firmado el contrato a COMPARTA que debió legalizarse desde principio de enero como lo ordenan la normas, porque COMPARTA, con argucias jurídicas y matemáticas, pretende pagar en promedio mes, menos de lo que les pagaba el año anterior y les pretende obligar inclusive a hacer más actividades. Tampoco ha pagado la totalidad de los servicios prestados en la vigencia 2016, a pesar de tener ya claro el total de la deuda con cada hospital, como se lo exigió recientemente el Ministerio de Salud.

La arrogancia, producto de la posición dominante del que tiene la plata, ha llevado a que a algunos Gerentes de Hospitales, en COMPARTA Bucaramanga, les hayan dicho que entre más se demoren en firmar el contrato, más desventajoso les quedará y que ni los Alcaldes ni la Secretaría de Salud Departamental tienen que ver con la negociación y firma de dichos contratos. Mientras esto pasa, sigue el descuido administrativo de COMPARTA, lo cual le aumenta el gasto.

Son frecuentes los reingresos de pacientes a hospitales en nuestra región, aun con remisiones muy costosas a Clínicas de Bucaramanga, por el elemental descuido de no garantizar los medicamentos ambulatorios a pacientes que los requieren de manera oportuna y permanente, con el error de segmentar hasta las formulas en las que una pastillas las entregan en la cabecera municipal y otras en Málaga. .

El llamado respetuoso desde esta columna constructiva al Señor Gobernador, al Señor Secretario de Salud Departamental, a los Señores Diputados, a los Señores Alcaldes de la provincia, con sus respectivos Secretarios de Salud, a la Asociación de Usuarios de COMPARTA, a las veedurías ciudadanas de la provincia, para que en bloque, con la ayuda de la SUPERINTENDENCIA NACIONAL DE  SAUD, le ayuden de manera efectiva a los hospitales a superar la dificultad con COMPARTA, que de no atenderse oportunamente  repercutirá negativamente en el derecho a la salud de la gente pobre de nuestra provincia, la del mayor índice de necesidades insatisfechas, la del mayor aislamiento geográfico y por supuesto, a la quiebra de los hospitales. 

También, el llamado respetuoso a los líderes de COMPARTA, en especial a los oriundos de nuestra provincia, para facilitar la negociación en mejores condiciones para los hospitales.

¡El futuro del derecho a la salud de los pobres de nuestra provincia  está en la mutua ayuda entre HOSPITALES y COMPARTA, no en el mutuo tumbe!!

No hay comentarios: